Se habla de:

Almería

article title

Quique González: “Discrepo con la afirmación de que no soy un goleador”

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Nacido en Valladolid, hace poco más de 27 años, Enrique González Casín vive uno de los mejores momentos de su carrera futbolística en la U.D. Almería, el club que apostó por él hace casi tres años tras protagonizar una gran temporada en Guadalajara. Hace escasas semanas, renovó su vinculación con el club almeriense por tres temporadas más y en las últimas tres jornadas luchará junto a sus compañeros para que el club presidido por Alfonso García logre salvar la categoría y vuelva a competir la próxima temporada en la división de plata del fútbol español. Repasamos con Quique su trayectoria hasta llegar a ser en la actualidad el jugador referente en materia goleadora de su equipo, la gran esperanza ofensiva para lograr la salvación del conjunto rojiblanco.

LOS INICIOS DE QUIQUE

P. Empecemos por tus orígenes. ¿Cuándo nace tu pasión por el fútbol?

R. “Es algo que desde pequeño me empieza a gustar, algo que tienes dentro, y en el colegio desde muy pequeño empiezo a jugar con los amigos. En categoría alevín empiezo en el Real Valladolid, tras hacer la pruebas. Me iba a apuntar al equipo de mi colegio, pero justo salió para hacer las pruebas en el Valladolid, fui a hacerlas y me cogieron”.

P. En el momento en que comienzas a alternar filial con primer equipo del Real Valladolid, ¿qué crees que faltó para asentarte en la primera plantilla?

R. “Si lo supiera lo diría, pero no lo sé, la verdad. Lo que sí que me hubiera gustado es hacer lo que ahora estoy haciendo en el Almería, en el Valladolid antes. Por lo que fuera, no se dio, y yo lo que tenía bien claro es que quería ser futbolista y el fútbol no se acababa en Valladolid. Está claro que cuando uno es de Valladolid, el primer equipo en el que juega es el Valladolid y pasa tantos años en las categorías inferiores hasta llegar al primer equipo, lo que quiere es asentarse y triunfar allí. Por lo que fuera, no ha sido así y me obligaron a marchar, pero es lo que hay.

P. Tus primeras experiencias fuera del Valladolid son en Logroño, cedido, y en Guadalajara. ¿Qué crees que te aportaron ambas y qué destacarías de cada una de ellas?

R. La primera en Logroño, es una cesión a un 2ªB para coger minutos, a un equipo que en teoría iba a pelear por disputar los playoff y la temporada no terminó siendo buena a nivel colectivo. El equipo en la primera vuelta estaba abajo, en la segunda vuelta hicimos números de playoff que casi nos alcanzan para ser cuartos… A nivel individual, mi primer partido lo juego de titular en Burgos, hago muy buen partido, pero en el minuto 80 tengo un esguince de segundo grado en el tobillo, estoy 2 meses de bajas, pero me recupero y no cuento para el míster y tengo participaciones en muchos partidos pero desde el banquillo y sin apenas minutos que no te dan tiempo a mostrarte. Me fui de allí con la sensación de haber entrenado bien, de haber sido un profesional y la pena de que en Logroño la gente que fue al campo a Quique no lo conocieron como futbolista. Guadalajara fue un año perfecto que me hace firmar por un equipo de Primera División”.

LA CONSAGRACIÓN DE QUIQUE

P. La gran temporada en Guadalajara te lleva al Almería. ¿Hubo más ofertas? ¿Qué te hizo decantarte por el Almería?

R. “Estás en 2ªB, viene un equipo de Primera División, en ese momento fue el Almería y era algo que es muy difícil de dar el salto a Primera. Después de venir del Logroñés, vuelves al Valladolid y no juegas en 2ªB. Me tocó dar un paso atrás, jugar con el filial en Tercera y hacer las cosas bien para relanzarte. El Valladolid por lo que fuera no quería contar conmigo y me tuve que buscar la vida fuera. En Guadalajara salió el año perfecto para luego poder ir al Almería en Primera. El paso es tan grande y tan bonito que, tras la temporada tan buena que hice en Guadalajara, firme por el Almería y fue algo muy importante. Ahora en Segunda llevo dos años a nivel individual buenos, aunque es verdad que a nivel colectivo estamos luchando por lo contrario, pero es la realidad, es lo que hay, y hay que afrontarlo”.

P. Ya en el Almería, sales nuevamente cedido al Racing de Santander. Tu rendimiento allí también fue bastante bueno pero el equipo cántabro acabó descendiendo. ¿Fue la peor experiencia a nivel profesional de tu vida deportiva hasta la fecha?

R. “Cuando llego al Almería, no tengo minutos y el club me propone salir cedido a un equipo de Segunda para tener minutos. Tuve los minutos que quería, jugué prácticamente todo… La pena fue ese descenso en la última jornada, pero me sirvió de mucho para crecer como futbolista, como persona. Eran mis primeros partidos en el fútbol profesional y le agradezco mucho al Racing que apostara por mí. Estoy convencido que si dura unas jornadas más la Liga nos salvamos, porque acabamos descendiendo pero el equipo estaba en el buen camino, con la flecha para arriba. Muy contento de jugar en un equipo tan histórico y tan importante como el Racing y sólo deseo que este año pueda volver a Segunda División.

LA ACTUALIDAD EN LA U.D. ALMERÍA

P. Tras aquella experiencia, vuelves al Almería y en esta ocasión, ya sí, para ser protagonista. 15 goles la temporada pasada, en esta ya alcanzas los 14. Son grandes cifras para un jugador al que no se define habitualmente como goleador, como el típico delantero.

R. “Yo siempre he sido delantero, que haya jugado en otras posiciones también te viene bien porque la polivalencia también te hace jugar mejor que si te cierras a una posición. Pero soy delantero, y en la afirmación de que no soy un goleador discrepo.

P. Es evidente que goleador eres, los números lo certifican. En Almería, sin embargo, por los comentarios de sectores de afición o medios de comunicación, se habla de que puedes aportar más en banda que como nueve, por ejemplo.

R. “Te puedo decir que cada persona tiene su opinión, y la respeto. Pero he jugado siempre como delantero, he hecho goles siempre y ahora lo estoy demostrando. Es verdad que he jugado en otras posiciones, pero mi posición es la de 9, lo estoy demostrando y encantado de seguir haciendo goles, que es mi misión”.

P. En cierto modo, tiene incluso más mérito la cifra de goles que alcanzas en las últimas temporadas precisamente por esto, por haber alternado bastante la posición de 9 con posiciones también ofensivas pero desplazado en banda.

R. “Yo juego donde me ponen y hay que hacerlo bien donde te ponen. No valen excusas. Uno es bueno donde le pongan, obviamente si eres delantero y te ponen de defensa pues no. Pero si te ponen en otras posiciones en las que puedes jugar, tienes que tratar de hacerlo igual de bien que en su posición natural. Ya cada uno es libre de expresión”.

P. La temporada pasada se buscaba hacer una plantilla para aspirar al ascenso. Sin embargo, las últimas temporadas el equipo se ve envuelto en la lucha por la salvación. ¿Qué causas encuentras para que el rendimiento del equipo esté por debajo del esperado a priori?

R. “Ya el año pasado fue una decepción y esta temporada tampoco contábamos con estar en la misma situación. Pero la realidad hay que afrontarla y tenemos en nuestra mano la salvación. Ello pasa por ganar el sábado sí o sí al Mirandés, que no está matemáticamente descendido pero sí virtualmente. Está claro que no nos van a regalar nada, y una vez más tenemos que ganar sí o sí en el Mediterráneo. Creo que ahora estamos en el buen camino y haciendo las cosas bien. Es verdad que en Mallorca no estuvimos bien y nos volvimos de allí jodidos, pero no queda otra que mirar adelante. A ver si el sábado, haciendo nuestro fútbol, nuestra presión y combinando bien balón de lado a lado, las cosas salen mejor y aprovechamos las ocasiones para meter una más que el contrario al menos”.

LOS CAMBIOS EN EL BANQUILLO Y LA RECTA FINAL

P. Cuando las cosas no marchan bien, lo primero que se mueve es el banquillo. Si nos quedamos con los últimos entrenadores, ¿qué crees que ha aportado Ramis respecto a Soriano que ha hecho al equipo reaccionar desde su llegada y salir de las posiciones de descenso?

R. “Cada entrenador tiene sus cosas. Lo que está claro es que ha llegado Ramis y el equipo está mejor, es más difícil de ganar, es más difícil hacerle daño. Está haciendo las cosas mejor a nivel de resultados, pero todos los entrenadores que han estado han sumado. No les salieron las cosas, y no hay que buscar culpables. Ahora estamos con Luis Miguel Ramis, estamos a muerte con él, creemos en lo que hacemos y sabemos que hacer esas cosas es el camino para lograr la victoria”.

P. Hace una semana, cumplías 27 años, y aprovechamos para felicitarte con algo de retraso. Además, hace pocas semanas, has renovado tu contrato con el Almería, por 3 temporadas, y lo hiciste cuando el equipo estaba en una situación más comprometida que la de ahora, en descenso y en una situación preocupante. ¿Es una muestra de tu compromiso con el club y tu confianza en el proyecto?

R. “A ver, el Almería es el equipo que me ha dado la oportunidad de jugar en el fútbol profesional y le estaré agradecido siempre. Estoy cómodo aquí, es cierto que obviamente me hubiera gustado como a todos estar en mejores puestos para disfrutar de otras cosas, pero los años han venido así. Esto te hace madurar, crecer y aprender de muchas cosas. De todo se aprende, y a nivel individual no me puedo quejar porque estoy jugando prácticamente todo, haciendo goles… Estoy feliz, tanto el Almería como  yo queríamos ampliar el contrato y así ha sido, y espero estar muchos años más aquí”.

P. En ese sentido, en ocasiones se encuentran pequeños sectores de la afición que se muestran críticos con tu juego. ¿Tú te sientes valorado y querido por la afición del Almería?

R. “Ya te digo que cada uno tiene su opinión. Pero creo que un aficionado lo que pide es entrega, trabajo y darlo todo. Luego te pueden salir mejor o peor las cosas en los partidos, pero la entrega y el sacrificio creo que en los partidos que llevo en el Almería es innegable. Tanto yo como mis compañeros, estaremos más o menos acertados en un partido pero… La gente puede opinar de mí lo que quiera, pero siempre desde el respeto. Creo que estoy dando todo lo que tengo por el Almería, que es lo mínimo que tengo que hacer, y que la gente me critique o no me da exactamente igual. Mi labor es darlo todo por el Almería y lo estoy haciendo y lo seguiré haciendo. Les podré gustar a unos más y a otros menos, pero siempre se puede opinar, desde el respeto. La dedicación que tengo para el Almería es muy grande, seguiré teniéndola y dándolo todo”.

P. Hablemos de un compañero en concreto, de Uche. Es obvio que la afición le adora, y desde su vuelta está siendo importante. ¿Es uno de los compañeros con los que mejor te entiendes en la zona ofensiva?

R. “Me llevo bien con él, la pena es que ahora está lesionado, pero como todos. Al final tienes que intentar entenderte dentro del campo lo mejor posible, es el bien del equipo y el bien tuyo”.

P. ¿Crees que la presión del Mirandés, al que sólo le vale la victoria para mantener opciones, os puede beneficiar el sábado?

R. “Ellos saben que tienen que ganar. Nosotros, si ganamos tenemos la salvación a tiro de piedra y es un partido que no será nada fácil, porque aunque estén virtualmente descendidos, tienen opciones matemáticas y hay que respetar al rival como se merece. Esperamos tener la posesión, el dominio y crear ocasiones, porque cuantas más tengamos tendremos más posibilidades. Habrá que tener calma, en estos momentos la cabeza y el corazón tienes que controlarlos. Son momentos delicados y es necesario tener la cabeza fría para saber lo que hacer”.

EL FUTURO PRÓXIMO

P. Supongamos que el Almería salva la categoría. ¿Qué objetivos crees que ha de marcarse el club de cara al futuro más próximo?

R. “Al final, las hipótesis no te valen en el fútbol. Primero salva la categoría, y luego que venga lo que tenga que venir. Estamos en una situación delicada, pero que la tenemos que sacar porque un descenso a 2ªB para el club es algo dramático. No pensamos en eso, ni tampoco en el futuro. Cuando se consiga la salvación matemática ya se hablará de otras cosas”.

P. ¿Estás de acuerdo con lo que muchos opinan cuando se habla de que la Segunda División es una de las categorías más difíciles e igualadas del fútbol europeo?

R. “Bueno, lo que está claro es que es una competición muy larga, sin descanso… Ascender es muy difícil, cualquiera gana a cualquiera. Es muy competida, equipos que a priori deben estar arriba se ven abajo, y al revés, puede pasar de todo. Lo que la caracteriza sobre todo es que es muy larga, sin descanso, que no es fácil llegar fresco al final. Se hace pesada, tantos partidos, hacen que tengas que tener la cabeza muy fría. Son 42 partidos, y ya no te digo nada si te toca jugar playoff. Hay que mantener una regularidad y una constancia que hacen que ascender tenga mucho mérito.

P. El mejor momento vivido hasta ahora en el fútbol.

R. “El debut en Primera División, que es al final donde uno quiere jugar. Y el último partido de la temporada pasada en Córdoba, marcar el gol que da la salvación a tu equipo, que es algo importante para el club y muy bonito, aunque más bonito sería el gol de un ascenso. Fue un gol importante, que nos mantuvo en Segunda”.

P. El peor.

R. “El descenso con el Racing. Hicimos mucho para no descender y te da rabia que en la última jornada desciendas cuando piensas que con una jornada más te hubieras salvado”.

P. Un sueño por cumplir, una meta por alcanzar.

R. “Jugar en Primera División y hacer goles en Primera División como lo estoy haciendo ahora”.

 

Fotos: UD Almería y Liga 123

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies