Psicología deportiva

article title

¿Entrenas mentalmente a tus porteros?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Raúl Jiménez | El otro día observé cómo un joven portero se iba a la deriva del partido. Esto sucede frecuentemente y sin darnos cuenta. Conductas tan importantes como un saque de puerta pueden verse afectadas si como portero no controlas tus emociones. Un elevado nivel de activación en estas conductas puede determinar físicamente la potencia o la dirección en el golpeo. El rendimiento en esta acción en concreto es inversamente proporcional al grado de estrés o ansiedad de esa situación. Esta ansiedad o estrés puede haberse generado en la jugada inmediatamente anterior al lanzamiento, como puede ser un choque con el atacante o incluso por no haber trabajado el nivel de activación y la predisposición de actitudes previamente al partido. Normalmente este aspecto psicológico se trabaja en los momentos del calentamiento y el vestuario, si es que se ha entrenado al portero para que sepa trabajarlo.

Hay una frase de Luis Llopis que me encanta “Tenemos que ser justos con el portero, no se le puede pedir que haga cosas que no ha entrenado”. Esta frase es totalmente cierta, tanto para el aspecto físico, táctico, técnico y también psicológico. No puedes esperar que un portero controle su nivel de activación para mejorar un saque, su actitud hacia el partido, sus mensajes internos, su comunicación con la defensa, su liderazgo en el campo o el vestuario… no puedes esperar que mantenga la concentración durante todo el encuentro, o que vuelva a meterse en el partido manteniendo el mismo rendimiento después de cometer un fallo o recibir un gol, si no lo has dotado de herramientas o técnicas para entrenar estas situaciones.

Ningún preparador o escuela de porteros podrá llegar a la Excelencia o tan siquiera ofrecer un servicio de calidad a sus alumnos, si no trabajan el plano psicológico. Todos sabemos que ser portero es algo muy especial, pero no todos gozan de las características personales para llegar a ser un portero de primer nivel. Algunos ya vienen con esas habilidades aprendidas, pero la inmensa mayoría debe entrenarlas.

Lo peor en muchos casos, es que es el propio chico el que se culpa por no tener “madera de portero”, cuando en realidad es una carencia en su formación. Los padres de jóvenes porteros que están leyendo esto sabrán de lo que hablo. No es justo, mucho menos para un niño o adolescente, dejar que asuman el 100% de la responsabilidad de los errores si ni siquiera lo has fortalecido con herramientas para que afronte determinadas situaciones o al menos para que sepa valorar sanamente su rendimiento. Igual de desaconsejable es enseñar al chico a que atribuya la causa de los errores a factores externos, como si no tuviera nada que ver con él.

El efecto de los errores, los fallos o las malas actuaciones tras un partido puede tener un impacto emocional mucho más potente en aquellos casos en los que el joven portero vincula fuertemente la percepción de su rendimiento deportivo a su propia autoestima, más aún los porteros que más horas y esfuerzo le dedican a su preparación.

La causa del abandono o desmotivación de muchos jóvenes porteros es precisamente esto, nadie les ha ensañado a interpretar su rendimiento de una forma mentalmente saludable, “encajar un gol o mantener la portería a 0 no te dice nada de tu rendimiento”.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados