Se habla de:

Fútbol italiano

article title

Entrenadores reutilizables

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Ya es un clásico de la Serie A en los últimos años. Como un pañuelo de usar y tirar y volver a recoger de la papelera. El baile de entrenadores con la temporada ya iniciada es una constante en Italia y desde hace un tiempo se repite habitualmente una fórmula: despedir a un técnico, contratar a uno nuevo y posteriormente, unas semanas más tarde, destituir al segundo y llamar otra vez al primero para ocupar el puesto del que fue echado.

El último protagonista de este guirigay ha sido Fabrizio Castori. Después de ser uno de los artífices del histórico ascenso del Carpi a Serie A, fue despedido tras la dura goleada sufrida en Roma en la 6ª jornada. Todavía no había conseguido ningún triunfo, pero se había enfrentado y competido bien contra el Napoli -empate- Fiorentina e Inter -derrotas por la mínima-.

Su sustituto, Giuseppe Sannino, consiguió la primera victoria de la entidad emiliana en la élite, tras imponerse al Torino en su debut el 4 de octubre. Pero un mes, tres derrotas y un empate más tarde, el técnico napolitano ha sido destituido. Su puesto en el banquillo será ocupado, evidentemente, por Fabrizio Castori. La afición nunca estuvo de acuerdo con su primer despido, mostrándole constantemente su apoyo desde entonces, el equipo apenas ha cambiado desde su marcha y la directiva no ha tenido más remedio que readmitirle. Y no fue para nada inesperado.

En los diez últimos años, esta situación se ha dado al menos una vez cada temporada. Antes de 2006, casos así solían suponer una excepción. Ahora, son prácticamente una norma. Hasta el punto de darse episodios como el de los entrenadores del Palermo en la 2012/13, cuando fueron despedidos, uno detrás de otro, el propio Sannino, Gasperini y Malesani, para luego readmitir a Gasperini, destituirle de nuevo y volver a contratar a Sannino. La historia terminó en descenso, claro. Un Palermo reincidente, puesto que ya lo hizo entre 2006 y 2008 (incalificable el Guidolin-Pergolizzi-Guidolin-Colantuono-Guidolin-Colantuono) y en 2011 (Rossi-Cosmi-Rossi).

Captura de pantalla 2015-11-03 a las 17.31.16

En esta lista destaca Alberto Malesani, protagonista en tres equipos diferentes: Sassuolo, Palermo y Genoa, donde fue despedido dos veces en una temporada. O el caso del mismo Fabrizio Castori, que, además de en Carpi, ha sufrido la misma situación en otras dos ocasiones: en la Salernitana en la temporada 2008/09, cuando fue sustituido por Bortolo Mutti y readmitido mes y medio más tarde; y en el Cesena 2007/08, cuando sufrió la misma situación con el técnico Giovanni Vavassori como segundo protagonista. Estos últimos ocurrieron en Serie B, un campeonato en el que en la última década se ha dado 29 veces esta fórmula de despido y readmisión.

Un modo de actuar que en la mayoría de los casos supone un mea culpa de las directivas, al menos de cara a la galería. Además, es una buena demostración de que en bastantes casos un cambio de técnico no modifica la dinámica de un equipo, sino que simplemente los entrenadores son usados como cabezas de turco para tratar de virar una trayectoria descendente.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados