article title

Enésimo ridículo de Inglaterra en las inferiores

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Manu MAÑERO – No, Inglaterra tampoco ha pasado el corte en el Mundial sub20 y ha vuelto a quedarse fuera del torneo en la fase de grupos, tras no ganar ninguno de sus tres encuentros ante Iraq, Chile y Egipto. Sangraron especialmente en este último, donde una victoria podría haberles dado el pase como mejor tercera a la siguiente ronda, pero acabaron sucumbiendo ante los africanos por 2-0. La historia no es nueva, porque los ingleses, pese a haber inventado el fútbol, llevan décadas saltando de decepción en decepción en las competiciones de categorías inferiores.

Hay números que hablan por sí mismos: el más elocuente, que a lo largo de su historia, han ganado sólo tres torneos de esta tipología (la Eurocopa sub17 de 2010 y las sub21 de 1982 y 1984), menos de los que ha conseguido, por ejemplo, España, desde 2011. Siendo generosos, podríamos aumentar la cifra a cinco, contando los Juegos Olímpicos de 1908 y 1912, títulos de los que han pasado ya un siglo. Pero no se trata sólo de lo ganado –pues ganar en las inferiores no siempre implica éxito posterior-: sino de lo competido, de lo lejos que han llegado sus selecciones (o de lo presentes que han estado, de su tradición) en este tipo de torneos.

Por ejemplo, Inglaterra nunca ha ganado una Eurocopa sub19. Pero no sólo eso: ha faltado a casi la mitad de ediciones (5 de 12) y en otras tres no pasó la fase de grupos. Jugó las semifinales de 2010 y 2012 y fue subcampeón en 2005 y 2009, pero nunca triunfó. Sus prestaciones suben en la siguiente categoría (sub21), donde se proclamaron campeones de manera consecutiva en 1982 y 1984 (va para 30 años), y fueron subcampeones en 2009. Este palmarés esconde un detalle horrendo: no lograron clasificarse para siete de las 13 ediciones disputadas desde 1990, y en otras cuatro de ellas también cayeron a las primeras de cambio.

Pero su verdadero hueso, como han demostrado en Turquía, son los Mundiales. Particularmente en los sub17; de las 14 ediciones disputadas, sólo han jugado dos, en las que además, fueron eliminados en la misma ronda (cuartos de final) y por el mismo rival (Alemania), en 2007 y 2011. El mismo mal ataca a los sub20; su mejor puesto en un Mundial de la categoría data de 1993, cuando fueron terceros tras ganar la final de consolación a Australia, y sólo en otra ocasión (1981, hace 32 años) se colaron entre los cuatro primeros.

Por supuesto, la anegación del fútbol base inglés, paradójicamente un bien especialmente mimado en Inglaterra, atañe indirectamente y a medio plazo a la selección absoluta, en la que no se recuerda una aparición joven relevante y con permanencia en el tiempo más allá de Theo Walcott en el Mundial de 2006, con apenas 17 años –no disputó un solo minuto-. En la última Eurocopa Inglaterra llevó a ocho sub23, de los cuales tres no jugaron (Butland, Phil Jones ?y Kelly), otros tres no disputaron más de 90 minutos (Walcott, lesionado, Oxlade-Chamberlain y Henderson, 173 minutos entre los tres) y sólo dos, Andy Carroll y Danny Welbeck, contaron para Roy Hodgson hasta la eliminación en cuartos a manos de Italia. Apunte preocupante, sobre todo si consideramos que Inglaterra fue la tercera selección más joven del torneo, sólo por detrás de Polonia y Alemania.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados