NBA

article title

El Warriors-Cavaliers en 3 claves

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La madrugada del 16 al 17 de enero no era una cualquiera. Los actuales subcampeones de la NBA recibían a los campeones tras 4 derrotas consecutivas contra ellos. Frente a frente, los dos mejores equipos del mundo. Frente a frente, los dos mejores jugadores. Podía pasar cualquier cosa y el partido fue un espectáculo. Aquí, algunas claves de la holgada victoria de Golden State frente a los Cavaliers:

1) Ambición. Los Warriors llevaban tiempo esperando esta cita y demostraron el por qué. A ningún equipo le gusta perder y menos aún hacerlo en 4 ocasiones consecutivas. En minuto y medio de partido, el resultado era ya de 7-0 y el Big 3 –Curry, Durant, Klay– ya había visto canasta. A los 3 minutos, Green ya se había sumado a la fiesta. Confianza, defensa dura y acierto local, las claves de que el partido se rompiera en un abrir y cerrar de ojos. Con el partido roto, los Warriors rozaron la excelencia. De hecho, hay una jugada que define a la perfección lo que fue la primera mitad del equipo de Kerr: Lebron ataca, Curry presiona, roba, lanza el contragolpe y asiste para el triple de Klay. Robo, contragolpe y canasta: la pura esencia de los Warriors. Esta vez el tema psicológico no pudo con ellos y la segunda mitad fue un paseo. El resultado final fue un abultado 126 a 91.

2) Defensa. Es tan importante encontrar el acierto en ataque como defender. Los Warriors sacaron su mejor versión en esta faceta: se mostraron activos y duros, lo cual dificultó y mucho el ataque visitante. Tanto es así que los actuales campeones de la NBA solo fueron capaces de anotar 91 puntos. A destacar los 11 tapones locales (5 de Green y 3 de Durant), por tan solo 4 visitantes (todos de Thompson).

3) Las estadísticas no dejan lugar a dudas. Los Warriors fueron superiores en todas las facetas del juego. Especialmente en cuanto a juego en equipo: los púpilos de Steve Kerr volvieron a superar la barrera de las 30 asistencias, situándose en esta ocasión en las 37; Cleveland repartió 11. Tampoco dieron oportunidad bajo los aros, dado que capturaron hasta 23 rebotes más: 58-35. Un tercer dato significativo a destacar es el 44% en tiros de 3, con 15 triples anotados de 34 posibles: Curry & compañía volvieron a sentirse cómodos y así lo muestran sus porcentajes. Finalmente, si nos centramos a nivel individual, el Big 4 no falló a la cita: Green sumó su tercer triple-doble de la temporada con 11 puntos, 13 rebotes y 11 asistencias; Klay volvió a mandar en la faceta ofensiva con 26 puntos; Durant, como Green, pusó el carácter y a sus 21 puntos le sumó 6 rebotes, 5 asistencias y 3 tapones, y Curry volvió a ser, una vez más, el líder de la manada con 20 puntos, 11 asistencias y 4 robos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados