NBA

article title

El viaje a ninguna parte de los 76ers

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El pasado martes, los Philadelphia 76ers evitaban convertirse en el equipo con el peor arranque en la historia de la NBA con una victoria en casa ante los Lakers de Bryant. Sacudidos por el reciente anuncio de la retirada del “24”, y en una de las primeras paradas de la gira de despedida de Kobe (que se marcó un 7 de 26 para anotar 20 puntos), los Lakers permitieron que Philadelphia hiciera valer la ventaja con la que llegaron al último cuarto para anotarse su primera victoria.

Este equipo de Philadelphia pasará a la historia, ya que a pesar de no conseguir el peor inicio de temporada, su marca vale para igualar a los Nets de 2009-2010, que también empezaron la temporada 0-18. Cuesta recordar, que hace sólo 4 temporadas, los 76ers llegaron a jugar las semifinales de la conferencia este contra los Celtics de Pierce y Garnett.

Todo comenzó al final de esa temporada, la 2011-2012. El equipo necesitaba dar un paso adelante para llegar a ser un candidato al título, y en el verano de 2012 realizó un traspaso muy arriesgado. Los 76ers se hicieron con el pívot de los Lakers Andrew Bynum, que pese a su historial de lesiones de rodilla, había demostrado sobradamente que cuando estaba sano era uno de los interiores más dominantes del campeonato. A cambio, Philadelphia se deshizo de su mejor jugador por aquel entonces, André Iguodala, además de 2 jovenes prometedores como Maurice Harkless, y sobre todo Nikola Vucevic. Bynum no llegó ni siquiera a debutar con el equipo. Por su parte, André Iguodala, tras un paso por los Denver Nuggets, fue elegido el año pasado MVP de las finales con los Warriors. Nik Vucevic ha promediado un doble-doble en las 3 temporadas que lleva ya en Orlando Magic, y se ha hablado de él como candidato a ser elegido para el All-Star.

Sin Bynum, el equipo no se clasificó para playoffs en esa temporada. Ese mismo verano, Sam Hinkie se convirtió en el General Manager del equipo, y decidió emprender una reconstrucción total. Se deshizo de Jrue Holiday, que había sido All-Star con el equipo, a cambio de Nerlens Noel y una elección de draft. Noel, que ya estaba lesionado cuando lo eligieron, se pasó todo su año de rookie sin jugar. Durante la temporada, se fue deshaciendo de todas las piezas que quedaban de los últimos 76ers competitivos. Mandó a Evan Turner y a Lavoy Allen a Indiana a cambio del contrato de Danny Granger, a quien luego hicieron el buyout (le pagaron todo el dinero que le quedaba por cobrar, y quedó libre de firmar por otro equipo) de su contrato.

Ya entonces comenzaron las críticas a la gestión de Hinkie. El equipo parecía construido para perder partidos, y así poder conseguir una mejor posición en el draft, y todos los movimientos se hacían con el objetivo de aligerar salarios y conseguir elecciones para el draft. Los 76ers acabaron la temporada con un récord de 19 victorias y 63 derrotas.

Ese verano, Hinkie se deshizo del último jugador que quedaba del equipo que jugó aquella serie contra los Celtics. Thaddeus Young se iba rumbo a Minnesota, a cambio de Shved, Mbah a Moute, y por supuesto una elección de draft. El equipo llegaba al draft con 6 elecciones, entre ellas los números 3 y 10. Con el 3 seleccionaron a otro jugador lesionado, Joel Embiid, de la universidad de Kansas. 1 año y medio después, Embiid no ha jugado un solo minuto con el equipo. Con el 10 cogieron a Elfrid Payton, pero inmediatamente lo intercambiaron con los Magic por Dario Saric. El talentoso alero croata aún no se ha decidido a dar el salto a la NBA.

Jahlil Okafor y Nerlens Noel. 2 frágiles pilares para los 76ers | Getty Images

Jahlil Okafor y Nerlens Noel. 2 frágiles pilares para los 76ers | Getty Images

El equipo empezó la temporada casi tan mal como este año, 0-17. En febrero, y a cambio de más elecciones de Draft, Hinkie se deshizo de 2 de los jugadores más prometedores del equipo. Mandó a Michael Carter-Williams (que había ganado el premio al rookie del año la temporada pasada) a Milwaukee, y a K.J. McDaniels, que pese a haber sido elegido en segunda ronda estaba siendo el novato más destacado del equipo, a Houston. La temporada volvió a ser nefasta, y para este año escogieron a Jahlil Okafor en el draft. El equipo hizo un traspaso con los Kings, para obtener a Nik Stauskas, Jason Thompson y Carl Landry a cambio de 2 elecciones de 2ª ronda. La franquicia se deshizo de Thompson y Landry poco después. “Trust the process”. Ese es el lema que se repiten los aficionados de los 76ers para seguir creyendo en el equipo. La esperanza de que alguno de los jóvenes jugadores que el equipo está intentando desarrollar sea el próximo MVP es lo único que le queda a la parroquia de Philadelphia.

En la NBA siempre ha habido reconstrucciones, pero lo que se está haciendo en la ciudad del amor fraternal no tiene precedentes. La franquicia ha tirado 3 temporadas a la basura. Cuando parece que alguno de sus jóvenes promesas empieza a destacar (Michael Carter-Williams), lo traspasan a cambio de más elecciones. ¿Qué busca conseguir Hinkie? Elecciones de jugadores lesionados, interminables rachas de derrotas, y una de las mejores aficiones de la liga teniendo que ver noche tras noche al peor equipo que se ha visto en la NBA en décadas. Ese es su balance en estos 3 años de gestión.

Los jugadores de los 76ers están en una posición complicada. Sin las voces de veteranos experimentados en el vestuario, es difícil que ellos crezcan como jugadores y que el equipo empiece a ser competitivo. Además, conforme crecen las derrotas, crece la presión para ellos, y es más fácil que pasen incidentes como el que tuvo Jahlil Okafor en Boston. El ex de la universidad de Duke se enzarzó en una pelea en un pub con unos aficionados que se mofaron de lo mal equipo que son los 76ers. El propietario tiene que plantearse a final de temporada si realmente quiere seguir con Hinkie. Por ahora, lo único que ha conseguido en estos 3 años, es ensuciar el nombre de una franquicia histórica en la NBA.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados