Brasil

article title

El último día que la pentacampeona mostró su magia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hoy se cumplen 13 años que la selección canarinha se alzó con su quinto título mundial, justo hoy es el decimotercer aniversario desde que los Cafú, Roberto Carlos, Lucio y las ‘3 R’ como era conocido el trío de ataque de la verdeamarela: Ronaldinho, Rivaldo y Ronaldo, mostraban al mundo el ‘Jogo Bonito’ y lograban vencer a Alemania por dos goles a cero. Brasil se impuso en todos los encuentros de ese Mundial de Corea y Japón 2002 con un bagaje de 18 goles a favor y 4 en contra, volviendo a demostrar a todos quién era el verdadero rey del fútbol mundial.

Aquella ‘seleçao’ pentacampeona era dirigida por Scolari, pero daba la sensación de que podía ser entrenada por cualquier técnico del mundo, que con tanto talento dentro del campo, era imposible no conseguir la victoria. Los laterales, actuaban de carrileros en ataque, eran posiblemente los dos mejores de la historia del fútbol, o por lo menos los dos mejores de la historia reciente del balompié: Roberto Carlos y Cafú, que fue el encargado que levantar el título. Los centrales eran de los buenos, de los que sabían sacar la pelota con la cabeza arriba, que tanto gustan en Brasil: Lucio, Roque Junior e incluso Edmilson, que jugaba algo más adelantado, pero que a la hora de atacar retrocedía para que los laterales adquirieran protagonismo ofensivo. Incluso el centro del campo, que era con diferencia la zona más floja del equipo, tenía mucho recorrido con Gilberto Silva y Kleberson. Pero si algo tenía esta pentacampeona era magia en los tres jugadores de arriba.

 

 

Ronaldinho, que quizás era quién mejor personificaba esa alegría y vistosidad en el juego de la ‘seleçao’, y que a pesar de haber dado muestras de su calidad en el fútbol francés, sorprendió a todos con una habilidad fuera de lo normal que decidió encuentros trascendentales como el que disputó la selección canarinha frente a Inglaterra en cuartos de final; Rivaldo, que ya era una estrella en el FC Barcelona, fue otro de los más destacados, ya que llegó a anotar hasta en 5 encuentros consecutivos y era una de las grandes armas ofensivas de los de Scolari.

Pero sin duda alguna, el futbolista más destacado del Mundial de 2002 fue Ronaldo. El 9 de la pentacampeona del mundo anotó 8 goles, dos de ellos en la final ante Oliver Kahn y fue la gran estrella brasileña. O fenómeno fue el máximo artillero del torneo y al que todos los niños brasileños querían imitar con su pelado (se afeitó al cero sólo media cabeza, dejando la otra mitad con pelo). El hombre gol volvía a recuperar la sonrisa tras sus dos graves lesiones de rodilla que lo habían apartado del fútbol durante 6 meses en primer lugar y 1 año cuando recayó. Y vaya si la recuperó. Hizo volver a vibrar a los 170 millones de brasileños que por entonces tenía el país de la samba, y a todos los aficionados al buen fútbol. Ese fue el Mundial de 2002 para Brasil, el último día en que la pentacampeona mostró su magia, esa que ahora con los Dunga, Scolari, Ribeiro, etc. se ha perdido.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados