Sudamérica

article title

El Trinche Carlovich, leyenda de Rosario

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Más que una realidad, lo que rodea al Trinche tiene aura de leyenda. Casi todos los rosarinos afirman haberlo visto jugar, verdad o no, la afirmación es cierta. Asimismo, todas las personas que le han visto jugar han concluido que su juego les emocionaba, y que nunca habían visto algo de aquel calibre en los campos de Rosario. El Trinche era un jugador diferente, posiblemente hoy no llegaría al ser el mito que fue en los setenta. Carlovich era casi a partes iguales vistoso y poco sacrificado, algo que en el fútbol de hoy penaliza mucho. Sea como fuere, la leyenda del Trinche es real, y todo Rosario la conoce, desde los más pequeños, hasta los mayores que sí le vieron jugar.

Carlovich es uno de los grandes símbolos de ese fútbol romántico que muchos aficionados al fútbol añoran. El Trinche hacía disfrutar a todos los que se congregaban en los estadios rosarinos. En una entrevista reciente, Jorge Sampaoli afirmaba que él disfrutaba más del fútbol antiguo que del actual. En aquel fútbol estaba Carlovich, al que Sampaoli vio jugar y de quien quedó prendado. Sus cualidades técnicas eran innegables, pero también lo era su falta de sacrificio. Algo que sin duda le penalizó, y por lo que no llegó a ser un jugador de talla mundial.

Grandes mitos del fútbol argentino como Maradona o Menotti hablan del Trinche como uno de los grandes jugadores de la historia de Argentina. Todo esto sin haber jugado nunca en primera división. De hecho, casi todos los que le vieron sostienen esta teoría. Hay algo que hace que este mito se magnifique, la falta de vídeos. No hay documentos audiovisuales que nos permitan ver cómo era el Trinche. Esto favorece sin duda a la leyenda. Tenemos que creer las experiencias de quienes le vieron, porque nunca podremos verlo nosotros.

Sin duda alguna, su mejor partido y el que la gente más recuerda fue un amistoso. Este partido se disputó el 17 de abril de 1974, y enfrentaba a la selección de Rosario con la selección argentina. La selección rosarina estaba conformada en su gran mayoría por jugadores de los grandes clubes de la ciudad, Newell´s y Rosario Central. De los 11 titulares cinco eran de Rosario y cinco de Newell´s, el futbolista que faltaba era obviamente el Trinche, que jugaba en Central Córdoba. Aquel fue el partido que convirtió a Carlovich en eterno.

Leer más: Nacka Skoglund, el mejor vendedor de alfombras del mundo

Aquel partido acabó con un 3-1 favorable a la selección de Rosario. Al descanso, con 3-0 en el marcador, el seleccionador argentino pidió que retirasen al Trinche después del espectáculo que había ofrecido. En aquel encuentro, mostró a todo Argentina su jugada maestra, el ‘doble caño‘. Jugada en la que hacía un primer caño, esperaba a que el rival volviese para devolverle el caño por el lado opuesto. Una jugada en la que se mezclaba la calidad y la chulería a partes casi iguales.

La leyenda del Trinche es eterna, y tiene una magnitud increíble, sobre todo, en Argentina. En España solo los locos del fútbol conocemos su historia. Verdaderamente es algo que merece la pena saber. Este mito es precioso, el de un jugador que puede ser de los mejores de la historia de su país, pero que nunca jugó en Primera. Este era el Trinche, una figura que enamoraba a todos los que le veían jugar.

Imagen principal | tricksrooftop.com

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies