Portada

article title

El techo de Marco Asensio

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En diciembre de 2014 el Madrid anunciaba el fichaje de Marco Asensio, procedente del Mallorca, para las próximas 6 temporadas. Pocas veces 4 millones fueron mejor invertidos. Con sólo 21 años, le ha bastado algo más de una temporada como madridista para que todos le veamos como un jugador diferencial a nivel mundial. Un símbolo de esperanza que capitanea la nueva generación de la Selección.

El Madrid tiene ante sí un diamante en bruto. Una joya cada vez más tallada. Son conscientes que tienen al futuro mejor jugador español y no lo cambiarían ni por un cheque en blanco.

Cada vez que juega, rinde. Siempre que tiene una oportunidad, la aprovecha. Cuando es un partido importante, sobresale. Cuando tiene el balón, se intuye que algo sucederá. Acapara elogios de su afición y del rival. Y sigue sin llevar el peto de titular.

La plantilla del Madrid es la única que permite que ver a Asensio en el banquillo repetidamente no suponga tanto sacrilegio. Hay muchos y muy buenos para pocas demarcaciones. De todas formas y aunque el crédito de Zidane vaya en aumento con total merecimiento, debe encontrar la fórmula para otorgarle más minutos. Sacar a James del equipo fue un buen avance. Sacar a Bale del once sería el siguiente paso a dar. Un tridente formado por Cristiano, Isco, Asensio (la ¿CIA?) haría olvidar a buen seguro a la famosa BBC.

Una historia, la de Marco, que no fue siempre un camino de rosas. Cuando era pequeño, su rodilla le dio innumerables problemas a causa del crecimiento. Acababa los partidos con lágrimas por el dolor que sufría y tenía que recurrir a remedios caseros para paliarlo.

A juicio del que esto escribe, si hubiese que destacar sólo dos características del futbolista balear serían en primer lugar, su velocidad endiablada en conducción con el balón. Tiene la capacidad de llevarlo cosido al pie con un talento innato y eso le ha llevado a protagonizar obras de arte como la del Sevilla en Copa donde recorrió más de medio campo con suma facilidad. El otro gran don que posee es, sin lugar a dudas, su facilidad por ver puerta. La estadística de que ha marcado en su debut en todas las competiciones con el Madrid es una buena prueba de ello.

LEER MÁS: Marco Asensio y el insulto al fútbol

Su aparición ha sido fulgurante. La Supercopa nos ha mostrado que está ya para cosas grandes. Sus goles de bella factura acabaron de declinar la balanza del Clásico. Un Clásico que mostró que el Real Madrid está peldaños por encima de un Barça, que aún se está reponiendo de la salida de Neymar.

Mientras tanto, sea titular o juegue sólo 20 minutos, Marco Asensio seguirá rindiendo al máximo nivel para ganarse un sitio privilegiado. Es imposible hablar de su techo. Ahora mismo, no lo tiene.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados