Fútbol inglés

article title

El Sunderland, colista por méritos propios

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Paco LÓPEZ – ¿El Sunderland colista? ¿Cómo puede ser con Giaccherini, Johnson, Fletcher, Altidore…? El Sunderland lleva un punto en ocho jornadas. Cinco goles anotados por su larga nómina de atacantes y veinte encajados gracias a una defensa y un portero que difícilmente hacían esperar otra cosa. Una plantilla con doce caras nuevas que ha sembrado un clima difícil para que los recién llegados consigan sentirse cómodos.

Ya sin el espejismo de las celebraciones de Di Canio, llamando la atención en la banda cuando en lo más importante no consiguió resultados, ha llegado Poyet. La toma de contacto ha sido una gran bofetada, 4-0 en casa del Swansea y la sensación de una plantilla apática. Ahora mismo el Sunderland ha sumado talento en el banquillo a una buena plantilla, pero es difícil remar cuando la situación actual es producto de años caóticos.

La dinámica de los black cats es descendente. Las dos últimas temporadas rondando el descenso ya han dado suficientes pistas. Ni Martin O’Neill, ni mucho menos Paolo Di Canio, consiguieron cohesionar las piezas de un puzzle que debe empezar a sacrificar nombres para buscar un estilo palpable.

Desde que el Sunderland ascendió allá por 2007, el gasto realizado ha sido de equipo ambicioso. Fichajes sobrepagados  como Connor Wickham, John O’Shea, Danny Graham o Alfred N’Diaye… y continuas incorporaciones marcadas más desde los despachos de los agentes que por las necesidades del club (buen ejemplo son los precios pagados por los exUnited que han pisado el Stadium of Light desde 2007).

En los banquillos la cosa cambia. El Sunderland es un equipo atípico, que no se piensa dos veces destituir a un técnico. En los últimos años sólo Steve Bruce ha sido capaz de calmar el temporal. El mejor ejemplo de esta política es Paolo Di Canio. Un entrenador al que se le ha permitido hacer y deshacer todo el verano, confeccionando una plantilla nueva y al que sólo le han dado cinco semanas de competición de crédito. Una incongruencia que ahora sitúa al Sunderland último, con un entrenador nuevo, una plantilla sin rodaje entre sí y un comportamiento pésimo de los jugadores en el último partido.

La situación del Sunderland no es nueva para ellos, Martin O’Neill también rescató al equipo de la última plaza. Queda mucho, Gustavo Poyet está capacitado para revivir al conjunto y la plantilla tiene potencial para vivir sin apuros. El problema es que los días pasan y nos plantamos en los últimos días de octubre con los black cats con un solo punto. El golpe de efecto se espera para cambiar la situación de la temporada. Poyet tiene el reto de cambiar la dinámica de todo el club, que desde 2007 gasta como un grande y se comporta como un pequeño.

[Sigue la actualidad del Sunderland en @SAFCsphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados