Polideportivo

article title

El squash mantiene viva la esperanza de ser olímpico

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El squash no cede en su empeño de ser deporte olímpico en 2020. Los amantes a este deporte aún mantienen una chispa de esperanza respecto a que pueda ser incluido en los juegos de Tokio. Parece que la campaña emprendida hace aproximadamente un año por diversos deportistas famosos aún puede tener su recompensa.

La historia comienza cuando en mayo de 2013 la comisión ejecutiva del COI, reunida en San Petersburgo, decide que el squash, la lucha y el béisbol/sóftbol, son los tres deportes que se disputarán un puesto en los juegos de 2020. Estas tres especialidades se impusieron entre los ocho aspirantes que optaban a ser finalistas para obtener la preciada plaza y que completaban el karate, la escalada, el wu-shu, el wakeboard y el patinaje.

Para ese momento el mundo de la raqueta ya había puesto en marcha una ambiciosa campaña para intentar que el squash fuera deporte olímpico en Tokio. El presidente de la Federación Mundial de Squash, Narayana Ramachandran, junto con algunas personalidades destacadas como la australiana cinco veces campeona del mundo, Sarah Fitz-Gerald y la número uno mundial, Nicol David, además de otros compañeros de este deporte promovieron el squash por todo el mundo.

La jugadora de Malasia Nicol David se tomó la campaña como un reto personal y con su carisma ha consiguió que se conozca en todos los rincones del mundo. Nicol es una leyenda viva de este deporte, no en vano ha sido campeona del mundo (World Open) en siete de las ultimas nueve ediciones y es número uno mundial desde 2005. Suma 73 títulos WISPA y además posee el record de haber sido campeona de Asia en 8 ocasiones, a las que se suman sus 4 victorias en el Open Británico. La asiática es considerada por muchos como la mejor jugadora de squash de todos los tiempos.

Uno de los deportistas destacados que ha colaborado con la iniciativa ha sido Gus Hansen. El danés es conocido por ser uno de los grandes jugadores profesionales del circuito de póker mundial pero, además de ello, es un destacado jugador de squash y de racketlon, disciplina esta última que combina los deportes de raqueta como son el tenis de mesa, bádminton, squash y tenis, y en la que Hansen pelea para estar al nivel de los mejores del mundo.

Además de los deportistas de squash, desde otros deportes también apoyan esta candidatura, así lo han hecho los tenistas Roger Federer, Andy Murray,  Caroline Wozniacki o Andre Agassi. Del mismo modo se han sumado deportistas de otras disciplinas diferentes a la raqueta como fueron los jugadores de la selección inglesa de rugby, Chris Robshaw, Chris Ashton y Lee Dickson o el árbitro de futbol Howard Webb, entre otros.


El apoyo de los grandes del tenis | Fotos: Gus Hansen

El 8 de septiembre de 2013 la lucha (49 votos) fue la elegida por el COI en Buenos Aires para recuperar su lugar dentro de los deportes olímpicos que había perdido solo 7 meses antes, por lo que el béisbol/sóftbol (24 votos) y el squash (22 votos) quedaban fuera del programa. Mucho se ha especulado sobre la eliminación y posterior reingreso de la lucha en el programa olímpico. Muchos piensan que el único fin de su expulsión fue el de presionar para que la Federación Internacional de Lucha (FILA) realizara algunos importantes cambios en su reglamento y el de provocar la salida de su polémico presidente, el suizo Raphael Martinetti, que fue sustituido por el serbio Nenad Lalovic. Hay que tener en cuenta que la lucha es olímpica en la actualidad y lo iba a ser en 2016, pero su eliminación del programa estaba fijada para los juegos de 2020, en los que ahora ha sido readmitida.

La decepción de la plataforma para el Squash 2020 tras su eliminación se atenuó el pasado diciembre cuando el nuevo presidente del COI, Thomas Bach, dejó caer la posibilidad de aumentar el número de deportes olímpicos para Tokio 2020. Los 28 deportes actuales pueden ser revisados y según Bach, podría ser reducido el número de atletas en algunas disciplinas lo que permitiría llegar a las 29 ó 30 con la incorporación de deportes nuevos.

En palabras de Nicol David, esto es un rayo de esperanza para el squash, toda vez que por las manifestaciones de Thomas Bach de añadir nuevos deportes, entiende que de los 3 que se presentaron a la final de Buenos Aires, el único que nunca había sido deporte olímpico es el squash,  ya que el béisbol/sóftbol fue excluido tras los juegos de Pekín.

Pero las buenas noticias para el squash no terminan ahí. Recientemente el presidente de la Federación Mundial de Squash, Narayana Ramachandran, ha sido elegido nuevo Presidente de la Asociación Olímpica India. Ramachandran fue invitado a Sochi por el presidente del COI para la cena que el presidente Vladimir Putin ofreció a todos los jefes de los Comités Olímpicos Nacionales.

Ramachandran, que había encabezado en 2013 la candidatura para añadir el squash como deporte olímpico, según sus propias palabras, no perdió la oportunidad para tratar de influir a favor de este deporte.

Con estos últimos acontecimientos se abre una nueva ventana a la esperanza para todos los que luchan por hacer del squash un deporte olímpico para Tokio. Es admirable presenciar el tesón que con el luchan por este objetivo deportistas como Fitz-Gerald, ya retirada, o la mismísima campeona Nicol David, que actualmente tiene 30 años y cuenta ya con pocas posibilidades de llegar a una cita olímpica, o hacerlo en su mejor momento.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados