Se habla de:

Fútbol inglés

article title

El San Bernardo que salvó al Manchester United

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La Lancashire and Yorkshire Railway Company fue la mayor compañía ferroviaria de Gran Bretaña. Antes de reagruparse en la London and North Western Railway en 1922, su fuerza había crecido considerablemente desde su aparición en 1847. Para entonces, en plena expansión del ferrocarril, la compañía contaba con más de 1.650 locomotoras y una buena plantilla de trabajadores en nómina.

Los empleados del departamento de carga y mantenimiento del centro urbano de Newton Heath, en Manchester, habían comenzado a vestir de verde y oro -los colores de la compañía- para jugar una serie de pachangas con otro equipo de la misma empresa al que se conocía como Newton Heath Loco. Ubicados en el viejo estadio de North Road, los trabajadores empezaron a lucir las siglas LYR para diferenciarse de sus oponentes.

En 1878, adoptarían el nombre de Newton Heath LYR Football Club y, ciertamente, cuando jugaron el primer partido oficial del que se tiene constancia -contra los reservas del Bolton Wanderers el 20 de noviembre de 1888-, no eran conscientes de que estaban dando forma a uno de los equipos más grandes de Inglaterra.

El partido frente al Bolton, del que saldrían derrotados por un estrepitoso seis a cero, fue el primero de una larga lista de amistosos hasta su participación en la Lancashire Cup, su primera competición oficial que le abriría las puertas de la Manchester and District Challenge Cup en 1884, donde obtendrían notables resultados, y de la FA Cup.

Su debut en la competición más antigua de la historia tuvo lugar un sábado 30 de octubre de 1886 frente al Fleetwood Rangers. Para entonces, el Newton Heath LYR había comenzado un pequeño proceso de expansión contratando a un puñado de jugadores conocidos a nivel nacional, entre los que se encontraba Jack Powell, uno de los primeros capitanes del equipo.

Su primera experiencia en la FA Cup no sería nada satisfactoria. El partido contra el Fleetwood terminaría con un empate a dos. Aunque el partido necesitaría de un replay, el árbitro insistió en una prórroga, algo a lo que Jack Powell se negó en rotundo y se concedió la victoria al Rangers. En un movimiento surrealista, el Newton Heath protestó a la Asociación de Fútbol, que no le dio la razón. El equipo se negó a volver a jugar la FA Cup, algo que mantendrían hasta 1889.

En 1888, el club se convertería en miembro fundador de The Combination, una suerte de liga regional que tan solo duró una temporada debido a serios problemas económicos, por lo que el Newton Heath entró en la Football Alliance. La organización integraba a once conjuntos que no formaban parte de la Football League, entre los que se encontraban Sunderland, Bootle, Crewe Alexandra, Walsall, Birmingham St. Georges, Long Eaton Rangers, Sheffield Wednesday, Darwen, Small Heath y Forest.

El Newton Heath debutó en la Football Alliance frente al Sunderland en un North Road al que acudieron 3.000 personas y se llevó el encuentro por cuatro a uno, con goles de Jack Doughty, Stewart, Tait y Wilson. Fue la primera de las nueve victorias que lograron en la temporada 1889/90 en la que finalizaron en octava posición, a doce lejanos puntos del Sheffield Wednesday, el campeón de la liga.

La Football Alliance tocaría a su fin después de tres temporadas en 1892, año en el que se fusionaría con la Football League y que llevaría al Newton Heath a jugar en la First Division. Compuesto todavía por unos cuantos trabajadores de la ferroviaria, el club comenzaba a desvincularse de la empresa, dejando de utilizar las siglas LYR y abandonando North Road para instalarse en Bank Street, en Clayton.
Pero tras dos temporadas en la categoría más alta, el Newton Heath descendió a Segunda División y comenzó a arrastrar graves problemas financieros.

Partido del Manchester United en 1908 | Topical Press Agency/Getty Images

El perro de Harry Stafford

A principios de febrero de 1901, la situación del club era crítica y las deudas contraídas superaban las 2.600 libras. Una de las primeras ideas para la recaudación de fondos fue la de montar un mercado benéfico en el St. James’ Hall en Oxford Street, auspiciado por Harry Stafford, por entonces capitán del Newton Heath. La idea de Stafford era recaudar más de 1.000 libras en un mercado que permanecería abierto durante cuatro días. A partir de ahí tocaba cruzar los dedos, ya que el equipo había recibido un ultimátum que vencía el 22 de febrero.

La mayor atracción del mercado resultó ser Major, el San Bernardo de Harry Stafford, que se paseaba con una caja sujeta a su collar para que la gente hiciese sus donaciones. Pero de tanto andar de aquí para allá, el perro acabó extraviándose.

Major terminó siendo encontrado por Mr. Thomas, el dueño de un pub que pertenecía a John Henry Davies y, a la larga, fue el golpe de suerte que necesitaba el Newton Heath para resucitar.

John Henry Davies había nacido en Tutbury (Staffordshire) y sus primeros pasos en el negocio del alcohol los había dado al frente de la cervecera John Henry Lees, en Moss Side. Para 1912, Davies controlaba la compañía de cerveza de Manchester, que operaba en la ciudad y en Salford, y la Daniel Clifton & Company, lo que le aseguraba manejar más de 50 pubs y un buen puñado de licencias para la venta de alcohol. Además, su matrimonio con la nieta de Henry Tate, magnate del azúcar, había hecho que su ya de por si gran fortuna, se incrementase.

Mr. Thomas colocó un cartel en la puerta de su pub con la descripción del San Bernardo, que sirvió para que Harry Stafford diera con él y fuese a reclamarlo. Para entonces, Henry Davies había visto en Major el regalo perfecto para su hija, por lo que tuvo que llegar a un acuerdo con el capitán del Newton Heath. Y el acuerdo estaba muy claro: Stafford estaba dispuesto a dejar su perro al magnate a cambio de que este inviertiese en el club y saldara su deuda.

Davies no era demasiado aficionado al fútbol. Conocía alguna de sus reglas, pero apenas si prestaba atención a la evolución que vivía aquel deporte. Lo único que le importaba de verdad era que aquellos que lo seguían llenaban sus locales antes y después de los partidos. Eso era bueno para el negocio y, en consecuencia, bueno para su bolsillo. Pero además, Davies vio potencial en el Newton Heath. Y no se equivocó.

El 26 de abril de aquel año de 1901, Harry Stafford acudió puntual a una cita en el New Islington Hall. Allí le esperaban cuatro empresarios británicos, entre ellos el magnate cervecero John Henry Davies. La reunión llegó a buen puerto sin ningún tipo de complicación: se invertía dinero para saldar la deuda del equipo y se creaba un consorcio con Henry Davies como máximo responsable.

El Newton Heath rompió los escasos hilos que le quedaban con la ferroviaria, enterró el verde y oro para lucir camiseta roja y pantalón blanco y John Henry Davies se convirtió en su presidente, además de conseguir un bonito San Bernardo para alegría de su hija.

Tras barajar los nombres de Manchester Celtic y Manchester Central, el 24 de abril de 1902 se aprobaba la sugerencia de Louis Rocca -un joven de 19 años que después entraría a trabajar en el club- y el Newton Heath se convertía en Manchester United.

Cinco años después de la cita de Harry Stafford con unos empresarios en el New Islington Hall, el equipo ganaba 13 de sus primeros 14 partidos en su regreso a la First Division y terminaba la temporada alzando el título de liga.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR