Multideporte

article title

El rugby de Lomu

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El neozelandés Jonah Lomu, el jugador de rugby con más impacto global de toda la historia, murió esta semana a los 40 años. Tuvo una carrera brillante y fugaz porque una rara enfermedad renal –síndrome nefrítico– interrumpió su carrera al máximo nivel con apenas 27 años. Tras someterse a un necesario trasplante de riñón volvió a la actividad jugando incluso la Copa de Europa. Nunca se desvinculó del todo del rugby, como corresponde al principal icono de este deporte, y fue una pieza importante en la carrera olímpica del seven, modalidad que también practicó.

All Black

Jonah Lomu jugó su primer Test el 26 de junio de 1994 en Christchurch ante Francia. Fue un estreno agridulce porque la derrota por 8-22 estuvo acompañada de un récord ya que Lomu, con 19 años y 45 días, se convirtió (y sigue siendo) en el jugador más joven de la historia de Nueva Zelanda arrebatando el récord a Edgar Wrigley que lo poseyó durante 89 años. Durante sus nueve años como All Black disputó 63 partidos, logró 37 ensayos y ganó tres títulos, los Tri Nations de 1996, 1999 y 2002.

Mundiales

Lomu no llevó a Nueva Zelanda hasta el título mundial pero nunca se podrán olvidar sus actuaciones. En 1995 participó en las exhibiciones de Nueva Zelanda ante Irlanda (43-19), Gales (34-9), Escocia (48-30 en cuartos) e Inglaterra (45-29 en semis). Este último partido fue el mejor de su carrera con cuatro ensayos, en uno de ellos atropellando literalmente a la defensa inglesa. La Sudáfrica de Stransky le apartó del título con un drop en la prórroga en una final sin ensayos.

La venganza debió llegar en 1999 pero Lomu no fue suficiente. Anotó hasta ocho ensayos durante el torneo (récord histórico igualado luego por Habana en 2007 y Savea en 2015) pero Francia, en una excelsa segunda parte donde anotó 33 puntos, le derrotó en semifinales. Lomu jugó el partido por el tercer puesto ante Sudáfrica donde no pudo aumentar sus 15 ensayos en la historia mundialista, récord igualado en la última edición por Bryan Habana.

Tri Nations

En el Tri Nations tanto Sudáfrica como Australia fueron capaces de parar a Lomu que jugó veinte partidos (11 triunfos y 9 partidos perdidos) y sólo consiguió cuatro anotaciones, dos de ellas en derrotas. Nueva Zelanda, con Lomu, ganó tres veces el torneo pero durante 1998 sufrió cinco derrotas consecutivas, la segunda peor racha de toda su historia sólo superada por las siete de 1949.

SuperRugby

Lomu disputó la liga de franquicias del hemisferio sur durante ocho temporadas (1996-2003), enrolado en tres equipos neozelandeses diferentes, Blues, Chiefs y Hurricanes. Con los Blues ganó las dos primeras ediciones de la historia (1996 ensayando en la final y 1997) y fue subcampeón en 1998. En los Chiefs sólo jugó un año, 1999, y no pudo meter al equipo en playoffs. Sus últimas cuatro temporadas las pasó en los Hurricanes con tres años muy discretos a nivel colectivo y un último, 2003, donde alcanzó las semifinales.

Europa

Tras su trasplante regresó a la actividad en los Cardiff Blues donde ayudó a los galeses a acabar en cuarta posición en la Celtic League y a conseguir un par de victorias, ambas ante los italianos del Calvisano, en la Copa de Europa. Una inoportuna lesión en el tobillo acortó su etapa en Cardiff antes de regresar a la competición provincial neozelandesa y retirarse de manera definitiva jugando tres partidos con el Marsella Vitrolles en la tercera categoría del rugby francés.

Seven

Jonah Lomu participó en el despegue de esta modalidad que en menos de un año, gracias a él entre otros muchos, hará su debut olímpico.

Lomu participó en las dos primeras ediciones de las Series Mundiales, ambas ganadas por Nueva Zelanda, compitiendo en tres torneos. En Punta del Este 2000 ganó el título en la final ante Fiyi, los fiyianos se vengaron en Wellington 2000 mientras que en Wellington 2001 Lomu y sus compañeros acabaron en la peor posición en la historia del país en 136 torneos, el séptimo puesto igualado luego en cuatro ocasiones.

Pero el Seven existía antes de las Series Mundiales y en 1998 debutó en el programa de los Commonwealth Games en Kuala Lumpur. Nueva Zelanda, con Lomu, ganó a Tonga, Bahamas (91-0, tercera mayor paliza en la historia del Seven en cualquier competición), Gales, Samoa y consiguió el oro al vencer a Fiyi en la final.

La última aparición de Lomu en la selección de Seven fue en el Mundial de 2001. Nueva Zelanda había sido incapaz de ganar el título en las dos ediciones anteriores y reclutó a su mejor jugador para conseguir el oro con cierta facilidad ya que ganó sus ocho partidos por 10+ puntos y solo Australia, en una final ganada 31-12 por los All Blacks, le anotó más de un ensayo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados