Fútbol alemán

article title

El Robben del Bayern, el más duradero y letal

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Desde su irrupción en el PSV Eindhoven, en un ya lejano 2002, Arjen Robben mostró su gran talento. Apenas dos años en la Eredivisie le bastaron para unirse a uno de los proyectos más excitantes de Europa cuando fichó con el Chelsea de Jose Mourinho en 2004.

Solo llegar a Londres significó un par de lesiones importantes para Robben, que a pesar de dejar un gran rendimiento apenas jugó 27 partidos en la temporada. Las dos siguientes campañas con el Chelsea fueron menos accidentadas, llegando a jugar 40 y 37 partidos, respectivamente, saliendo rumbo al Real Madrid en gran parte gracias a la mala relación ‘Mou’. Su paso por Stamford Bridge lo cerró con 18 goles en 104 partidos.

En su paso por Madrid nunca encontró estabilidad, a pesar de dejar buenos momentos, especialmente en su primera temporada. Robben solo jugó 28 partidos en su primera temporada en Madrid y aunque llegó a aparecer en 37 en el segundo año, su protagonismo se fue desvaneciendo y cuando Florentino Pérez llegó con su segunda oleada de “Galácticos”, se le mostró la puerta de salida. En el Santiago Bernabéu jugó 65 partidos y marcó 13 goles.

Su llegada a Munich no generó tantas expectativas, era sospechoso por su forma física y su reciente rendimiento, pero encontró su lugar en el mundo. Con Franck Ribéry creó la famosa sociedad “Robbery”, que guió a varios títulos al Bayern.

Su primera temporada en Munich fue la mejor en términos estadísticos, anotando 23 goles en 37 partidos. Hasta la temporada 2015/2016, en la que marcó 7 tantos, su aportación nunca bajó de los 13 goles por temporada e incluso en la 2013/2014 llegó a disputar una marca persona de 45 partidos.

Mientras en su paso por Chelsea y Real Madrid su media no pasaba de 0,2 goles por partido, en el Bayern Robben promedia 0,52 tantos por encuentro y ha jugado más del 40% de los partidos de su carrera. Cuando todo apuntaba a un jugador que se perdería entre las lesiones y su individualismo encontró el norte al sur de Alemania.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados