Se habla de:

Fútbol italiano

article title

El renacimiento del fútbol italiano

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La primavera ha vuelto a la Serie A. Tras una década cuanto menos oscura, precedida de amaños, descensos, clubes al borde de la quiebra, conflictos xenófobos en las gradas y problemas donde la política salpica al futbol constantemente, el fútbol italiano vuelve a tener brotes verdes. Como en el propio renacimiento los mecenas han sido necesarios para que se vuelva a suscitar cierto brillo en los ojos de los tifosi, provocado por el presunto aumento de competividad, los refuerzos que suenan, los jugadores que van ligando sus nombres a equipos italianos, y el preludio al resurgir de los clásicos del fútbol en el país transalpino.

La fidelidad por los equipos es un valor que cada día más cotiza a la baja. Atrás quedan los días donde jugadores míticos como Alessandro Del Piero jugó en la Serie B, tras el descenso de la Juventus o jugadores actuales como Totti o De Rossi con una vida ligada a la Roma. Los jugadores aconsejados más que nunca por sus representantes son conscientes de que su vida profesional es efímera y buscan firmar grandes contratos y vender su imagen más como estrellas de rock que como futbolistas. En esta ecuación de buscar siempre un valor al alza en la vida profesional del futbolista hay que añadir la liga en la cual juega, por lo que un jugador que disputa la Liga BBVA o la Barclays Premier League tiene un valor de mercado y un atractivo mucho mayor que si desarrolla su talento futbolístico en cualquier otra liga del mundo.

Pero esto no siempre ha sido así. Hubo un tiempo no excesivamente lejano donde la Serie A brillaba con intensidad con jugadores como Edgar Davids, Toldo, Batistuta, Ronaldo, Adriano, Robinho, Cafú, Mihailovic, Ronaldinho, Batistuta entre otros muchos daban un gran atractivo a la competición liguera italiana y atraían dinero de patrocinadores, llenaban estadios y creaban temor en el enfrentamiento con sus equipos en competiciones europeas. Todo esto pasó a ser papel mojado como si se tratase del imperio romano, pasando a ser una liga decadente que en muchas ocasiones ha sido comparada con un cementerio de elefantes, un lugar donde los jugadores van a retirarse, donde juegan los que ya no pueden disputar grandes competiciones o los jugadores que en su mayoría carecen de aptitudes óptimas.

El regreso de la época dorada de la Juventus, la compra del Inter de Milán por Erick Thohir, un magnate indonesio, la entrada en el AC Milan de un conglomerado de empresarios asiáticos representados por el tailandés Bee Taechaubol, unido al incesante espíritu guerrero de los equipos romanos, Lazio y Roma, y a una Fiorentina que intenta reverdecer los laureles hacen prometer una época donde el cambio en la Serie A acaba de empezar.

Estos hechos han desencadenado fichajes de grandes jugadores como son Mandzukic (Juventus), Miranda (Inter de Milán), Carlos Bacca (AC Milan), Kondogbia (Inter), Khedira (Juventus), Dybala (Juventus), y todo esto se ha producido en las primeras semanas del periodo de fichajes estival.

Italia está reclamando su sitio entre las tres primeras ligas mundiales a base de grandes refuerzos, saneamiento de clubs, y sanciones a aficionados que no tengan una actitud correcta en los estadios.

Aficionados al fútbol; el Calcio ha vuelto.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados