FC Barcelona

article title

El renacer del mago de Bayrampaşa

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El fichaje de Arda Turan por el Fútbol Club Barcelona generó unas expectativas, el hype que ahora está de moda, difícilmente realizables teniendo en cuenta la dificultad del estilo y la feroz competencia que se encontraría en ‘Can Barça’. A su paso previo por el Atlético de Madrid demostró toda su magia y el listón estaba a una altura de récord del mundo desde su llegada a Barcelona para el genio de Bayrampaşa.

La sanción de la FIFA al conjunto azulgrana no ayudó en su integración y la ansiedad por jugar, viendo como sus compañeros se lucían en una primera mitad de temporada espectacular cargó de nerviosismo al jugador turco. Junto con la inexorable falta de ritmo de competición y la adaptación a un juego posicional completamente nuevo, provocó que sus primeros detalles dejaran boquiabiertos a los aficionados culés pero no como Arda esperaba.

Su participación se limitó a varios encuentros intrascendentes en Copa del Rey con la eliminatoria muy favorable, partidos como local donde el Barça es muy superior a los equipos modestos y segundas partes de choques; o bien resueltos donde no quedaba nada nuevo por aportar, o bien cuesta abajo donde el tiempo apremia y el nerviosismo dificulta la actividad.

LEER MÁS: Las dudas de Alcácer

Pero hubo un día donde todo parecía posible. Un partido en San Mamés donde el turco pudo mostrar detalles de la magia escondida en su lámpara. Aquel día, el Barça necesitaba un plus por parte de todos sus futbolistas. Con Luis Suárez sancionado y Messi tocado, se jugaba buena parte de sus opciones en la ida de cuartos de final ante el Athletic Club en ‘La Catedral’. Y era un día diferente puesto la inusual ausencia de Messi le brindaba a Arda Turan la oportunidad de desempeñar en el extremo derecho y no en el interior; donde los automatismos, movimientos y competencia le eclipsaban.

La pausa del turco fue clave en el primer gol del Barça y su actuación hizo ver que la calidad no estaba perdida, que solo necesitaba tiempo, confianza y minutos de juego. Tres aspectos que Luis Enrique podía y quería brindarle. Se especuló con una posible salida en el mercado estival pero el técnico asturiano confia en Arda y estaba convencido de que recuperaría su mejor nivel o incluso lo superaría.

La ausencia de Neymar por los Juegos Olímpicos y la lesión de Messi en el inicio de la presente campaña le permite disfrutar de minutos como extremo, la confianza de Lucho se mantiene intacta y el tiempo ha permitido que se adapte al estilo del Barça. Y voilà. Arda Turan ha participado en 9 encuentros de temporada 16/17 y ya lleva 5 goles (solo en tres temporadas de toda su carrera ha superado esa cifra; su récord está en 13 y puede superarlo). Es importante, se sabe importante y está demostrando que nunca se fue, que su lámpara maravillosa está intacta y que el mago de Bayrampaşa tiene aun muchos -sus mejores (?)- trucos por enseñar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados