Polideportivo

article title

El reino balear del voleibol

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Existen cuatro rachas conocidas de 100 o más victorias consecutivas en una Liga española de cualquier deporte. El CN Sabadell, de waterpolo femenino, llegó a 142 el año pasado. Este año el Valencia Club Atletismo sumó su 132ª victoria seguida en la liga femenina. El FC Barcelona de balonmano, como el Valencia de atletismo, mantiene activa su serie de triunfos seguidos que ya va por 124 muescas.

Y también es de 124 la otra gran racha del deporte español, la más antigua y la protagonista de este artículo, la del Son Amar Palma de voleibol masculino hace tres décadas.

Los inicios

El Son Amar se fundó en 1970 pero no fue hasta tres años más tarde cuando compitió en una categoría nacional. Después de dos ascensos consecutivos, hasta la máxima división, el equipó bajó, interrumpió su actividad y volvió a empezar desde tercera división.

Pero, otra vez, tan solo necesitó dos años para volver a la máxima categoría, competición que dominaría con los dos primeros títulos de su historia, 1981 y 1982, y en este último año añadiendo la Copa del Rey.

El canto del cisne del Real Madrid

La sección de voleibol del Madrid, desaparecida en 1983, se mantiene como el segundo club con más ligas (siete, por once de Unicaja Almería) y como el Rey de Copas, con doce. Los madridistas fueron el único equipo capaz de quitarle títulos a los palmesanos en su era dorada (1981-1989) con el doblete de 1983.

La derrota que costó una liga

La liga 1982/1983 era un mano a mano entre Son Amar Palma, que buscaba su tercer título seguido y el Real Madrid. Todo estaba listo para que el título se decidiese en los enfrentamientos directos pero en la recta final del campeonato el Son Amar Palma cayó ante Salesianos de Atocha en Alcalá de Henares el 26 de febrero de 1983. Los madrileños empezaron muy bien (15-8,15-13) pero el Palma amenazó con remontar (15-6,16-14). Así que todo se decidió en un quinto set decantado por 15-6 para Salesianos.

Son Amar se quedó sin opciones reales de título pero inició una racha de triunfos seguidos que se extendió hasta finales de 1988.

Otro título y otro descenso

Sin la competencia del Real Madrid, Son Amar no tuvo ningún problema para ganar los 28 partidos del curso 1983/1984 pero a final de temporada, el largo conflicto que enfrentaba al presidente y fundador del club con la federación española unido a la falta de apoyo de las instituciones baleares llevó al club a no salir en máxima categoría y competir en segunda división con un equipo lo suficientemente bueno como para ganar los 17 partidos de la temporada.

El regreso a lo más alto

El club palmesano no acusó el salto de categoría, entre otras cosas por el magnífico trabajo de cantera que sacó jugadores jóvenes de mucho nivel, y volvió a dominar el voleibol nacional con cuatro títulos más de manera consecutiva. En los tres primeros con temporadas perfectas (20, 24 y 26 partidos) y una Liga más donde, por fin, otro equipo insular le derrotó.

El cambio de ciclo

El testigo del Son Amar como equipo hegemónico del voleibol español lo cogió el CV Gran Canaria, que ganó las cinco primeras ligas de los 90 (1990-1994). Nada escenificó mejor ese cambio de tendencia como el partido que les enfrentó en Palma en la sexta jornada de la primera fase de la temporada 1988/1989.

Los grancanarios visitaron al Son Amar cuando estos llevaban 124 victorias seguidas y 5 años y 284 días sin perder en Liga. El partido, todavía con el antiguo sistema de puntuación del voleibol, empezó muy igualado (17-16,10-15,17-15) pero el Gran Canaria lo decantó claramente en el cuarto y, a la postre, último set con un parcial de 15-5.

Las gestas europeas

Como sempiterno campeón nacional el Son Amar participó en cinco ediciones de la Copa de Europa y en una de la Recopa durante su mágica década de los 80.

Su debut en la máxima competición continental (1981/1982) se saldó con derrota ante Mladost Zagreb en primera ronda. Pero al año siguiente, tras eliminar a Maccabi Tel Aviv, Estrella Roja de Praga y vengarse el Mladost Zagreb, fue el primer club español en meterse en la Final Four, aunque acabó cuarto y último. Un cuarto puesto que mejoraría en 1990 al acabar como tercer mejor club de Europa.

El otro gran éxito del Son Amar Palma a nivel continental se produjo en la Recopa de 1984 donde fue subcampeón solo por detrás del Torino que ese mismo año también ganó la liga italiana.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados