La Liga

article title

El Real Madrid exhibe su pegada en Sevilla

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Christian DÍEZ – Inventa Luka, carbura el Real Madrid. La fuerza, inteligencia y plenitud del jugador croata ha cambiado el dinamismo de un equipo que poco a poco encuentra su rumbo. En Sevilla, ante un pobre Real Betis, el conjunto blanco se dio un auténtico festín. Un 0-5 que sirve para dormir este sábado como colíder junto a Atlético y Barça, que jugarán el domingo.

No hubo piedad. El Real Madrid pasó como una auténtica apisonadora por Heliópolis. Los blancos mostraron su mejor versión, eso sí, ante el colista. Una versión con Di María en el once, con las balas en banda, y con el fúsil cargado arriba. El argentino se desenvolvió adecuadamente en ataque, solvente en la agilización de juego y con las ideas bien claras. Atrás quedó su escarceo con la grada del Bernabéu. Ancelotti le ha perdonado, y le ha bendecido. Ni las grandes actuaciones de Jesé sientan al ‘Fideo’. Precisamente de sus botas nació el primer gol de la tarde, el del nuevo Balón de Oro, Cristiano Ronaldo. Corría el minuto diez cuando el portugués dibujaba un misil tierra-aire desde veinte metros que quitó las telarañas de la escuadra derecha del marco defendido por Andersen.

El Betis pagó su inocencia, su inestabilidad defensiva para conceder una falta peligrosa en su frontal, con lo que eso supone ante tiradores como Cristiano o Bale. Fue el galés quien probó suerte y quien encontró su premio. Entre la perplejidad del guardameta danés y la calidad del extremo blanco, el resultado era obvio. Llegaba el segundo. 25 minutos de juego y el partido ya estaba sentenciado.


Modric celebra cn Benzema el 0-3 vs Real Betis | Getty Images

El Real Madrid no tenía rival. Modric manejaba los tiempos, movía al equipo e impulsaba a sus compañeros a buscar la goleada. Así llegaría el tercero, al filo del descanso, precisamente con el croata como protagonista. Como si de una bailarina de ballet se tratase, el balcánico desplegó sus alas, bailo en el área y se inventó un lujo para servir el gol en bandeja a Benzema. El Betis hacía aguas en todas sus líneas. Ni un ápice de sentido común reinaba en el equipo verdiblanco, que se limitaba a ver, oír y admirar.

Ancelotti y los suyos disfrutaban ante un equipo que a estas alturas de campeonato sólo suma once puntos, habiendo encajado 43 goles, por sólo 16 a favor. Unos números que le invitan a ser carne de Segunda División. Con esas, los blancos se gustaron un poco más. Di María encontraría el premio a su buen partido en lanzamiento desde la frontal, de primeras, ante la atenta mirada de toda la zaga verdiblanca y la de su portero, Andersen, todo un bendito.

Con el tiempo casi cumplido llegaría la puntilla, el quinto. Un gol que bien refleja la situación de un equipo que deambula en el pozo de la tabla clasificatoria. El tanto de Morata ante la perplejidad de la zaga bética. Mala pinta. Todo lo contrario que el Real Madrid, que cruza el ecuador del mes de enero con buen nota, encontrando poco a poco acomodo a las ideas de Ancelotti. Sumando su quinto partido consecutivo sin recibir un gol en contra. Obligatoriedad si este Real Madrid quiere salir campeón.

[Sigue la actualidad del Real Madrid en @RMsphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados