Balonmano

article title

Balonmano, el privilegio de ser España

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

OLGA TORRES | La primera gran cita del año ya ha comenzado, ya está en marcha el primer gran evento que va organizar Catar durante los próximos años: el Mundial de Balonmano. La primera oportunidad de este país para demostrarle al resto del planeta todo lo que es capaz de hacer con su poderío económico. Estamos hablando pues de una cita especial que hasta el próximo 1 de febrero va a acaparar los focos y la atención del mundo del deporte, unos atraídos por el embrujo catarí, otros por su adicción al entorno de los siete metros.

Un escenario ideal con 23 actores corales, y un protagonista destacado, un bloque que ocupa el lugar que todos quieren ocupar, 23 grandes conjuntos y otro formado de dieciséis privilegiados, un equipo llamado España.

Seamos conscientes de ello, somos unos privilegiados. Nosotros estamos bailando con esa chica que todos quieren sacar a bailar y vamos a hacer todo lo posible para seguir bailando con ella. Quizás no seamos el rey del baile, quizás haya otros con más estrellas, con más triunfos, con nombres y hombres más determinantes, puede que se den todos esos quizás, pero ninguno tiene lo que nosotros tenemos, el privilegio de defender el título.

Y eso siempre te otorga un plus, algo que a veces podemos llamar presión, pero que Manolo Cadenas (León, 1955) y los suyos van a convertir en motivación. Eso también es gracias a otra virtud muy hispana, convertir los supuestos problemas en oportunidades, el típico “darle la vuelta a la tortilla” aplicado a la competición.

No nos asusta defender la corona, nos pone alerta tener algo que todos quieren. Respetamos al rival, pero no nos condicionan. Son los otros los que tienen que pensar cómo van a hacer para ganarnos, es otro de los privilegios de ser el campeón.

Cada partido que salten a jugar, van a jugar dos partidos en uno. Nuestros 16 elegidos van a ser 16 jugadores cargados de privilegios: además de disfrutar de su pasión y buscar una nueva estrella, ellos y sólo ellos tendrán a su lado a la más deseada de la fiesta.

En una frase se podría definir las virtudes y el objetivo de España: defender nuestro título y atacar para otro, algo que sólo pueden hacerlos privilegiados ‘Hispanos’.

Desde ayer, la música de los pasos, la pega y los lanzamientos de cadera, ya suena en Catar, el baile ya está en marcha. Muchos bailan bien, pero por ahora sólo hay un rey: ocupar el trono es un privilegio y esa suerte es nuestra.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados