Ciclismo

article title

El positivo de Marque y el doping en el ciclismo luso

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZÁlex Marque, ciclista español semidesconocido en España pero con cerca de una década de carrera a sus espaldas en equipos de tercera fila portugueses, saltaba hace unos meses a la primera plana ciclista tras imponerse en la Volta a Portugal, prueba de reconocido prestigio a nivel continental. Poco después se anunciaba su fichaje por el Movistar Team, equipo del World Tour y, por tanto, el gran salto de su hasta ahora anónima carrera con 32 años. Sin embargo, tal y como ha publicado el diario El País por medio de Carlos Arribas, el ciclista gallego había dado positivo durante la prueba portuguesa.

El propio Marque, primero a través de un comunicado y  de una rueda de prensa, a la que se presentó entre otros junto a su amigo Ezequiel Mosquera -que dio positivo en la Vuelta a España 2010, en la que finalizó segundo-, ha reafirmado su inocencia. El gallego reclama que usó la sustancia detectada en su orina, betametasona, un tipo de corticoide, para infiltrarse por una lesión de rodilla, todo ello con conocimiento de la UCI. Así lo ha demostrado mostrando el certificado médico que lo corroboraba. Esto justifica un uso adecuado de sustancias prohibidas para tratar lesiones o enfermadedes, si bien muchas veces estos certificados se han usado como enmascarante de un uso ilegal de tales sustancias, en busca de potenciar el rendimiento.

Por el momento, Movistar ha anunciado que Marque no correrá con ellos la próxima temporada, rescindiendo el contrato que les unía para el año 2014, una vez “realizadas las comprobaciones oportunas”. Y, a la espera de la decisión que tome la UCI ante el positivo y la versión del ciclista, la victoria en la Volta a Portugal pasaría a su compañero de equipo, también gallego, Gustavo César Veloso. 

Por desgracia, los precedentes relacionados con el dopaje que han venido sucediendo durante los últimos diez años en el seno del ciclismo portugués, muchos de ellos con protagonismo español, dan pie a la desconfianza. El mayor ejemplo es el equipo Maia, gran dominador del ciclismo luso y que vivió sus mejores años en los inicios del nuevo siglo, participando en la Vuelta a España en 2001 y 2002.

En 2003, tras las sorprendentes exhibiciones del equipo en carreras del nivel de París-Niza o el Tour de Romandía, los españoles David Bernabéu -había ganado una etapa en París-Niza- y Fran Pérez -dos en Romandía, además de perder el liderato solo en la última etapa- y el portugués Rui Lavarinhas daban positivo por EPO y corticoides. Su médico, Basil Ribeiro, fue suspendido, en un equipo en el que también corrían Ángel Edo -cliente de Eufemiano Fuentes, como Bernabéu-, Claus Michael Moller -vencedor de una etapa en Aitana en la Vuelta 2002- o Txema Del Olmo, que había dado positivo por EPO con Euskaltel un par de años antes.

Años después, en 2008, tendría lugar el escándalo que pondría el punto y final a la historia del equipo Maia, entonces renombrado como LA-MSS por temas de patrocinio. El ciclista Bruno Neves fallecía en la Clásica de Amarante, y lo que en principio se reportó como muerte por una caída, resultó tras la autopsia ser un paro cardíaco. En el registro de la sede del equipo y las casas de ciclistas y directivos fue encontrado numeroso material adecuado para la manipulación sanguínea, bolsas de sangre en frigoríficos y EPO. Cuatro ciclistas portugueses, el histórico director del equipo Manuel Zeferino y el doctor Marcos Maynar fueron suspendidos.

Un equipo donde corrían Tino Zaballa o Ángel Vicioso, también vinculados a la Operación Puerto dos años antes. Y es que, al igual que ellos, muchos otros ciclistas metidos en la trama de dopaje del Eufemiano Fuentes encontraron 'refugio' en Portugal, tras la no-sanción después de las investigaciones, como es el caso de Mancebo, Rubén Plaza, Koldo Gil, Santi Pérez, David Blanco -ganador de cinco Volta a Portugal-, Isidro Nozal o Nuño Ribeiro. Precisamente estos dos últimos serían en 2009 'cazados' tras dar positivo por CERA en el Liberty, junto al español Héctor Guerra. Y su doctor, Alberto Beltrán, sería también el médico del Xacobeo Galicia en la Vuelta a España 2010 donde darían positivo el ya mencionado Ezequiel Mosquera y David García Dapena.

Desde hace tiempo se viene criticando desde el mismo seno del ciclismo lo poco controlados que se encuentran los equipos continentales -tercera división del ciclismo- en comparación con los equipos de categorías superiores, especialmente en lo referido al pasaporte biológico, y sus actuaciones zanormalmente superiores en algunas pruebas UCI ante otros ciclistas a priori de mayor nivel. Conocidos son los casos del equipo Torku -nuevo equipo de Juanjo Cobo, por cierto- al que pertenecían los dos últimos vencedores del Tour of Turkey, Ivailo Grabovski y Mustafa Sayar, ambos positivos por EPO, o el del vencedor de la Volta a Portugal 2012 Sergio Ribeiro, sancionado 12 años, además del reciente caso de Tiernan-Locke, fichado por Sky en 2013 tras sus espectaculares resultados en el Endura, y cuyos valores sanguíneos anómalos ese año están siendo investigados.

Así pues, los numerosos precedentes en Portugal, al igual que la falta de confianza en las actuaciones de algunos equipos continentales no ayudan a Marque. Pero si demuestra su inocencia, tampoco estos precedentes deberían arrojarle a los leones.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados