article title

El Porto despide a Fonseca el día de su cumpleaños

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Brais TOURIÑO – A la tercera fue la vencida. Tras poner hasta tres veces Paulo Fonseca su cargo a disposición del club, en la mañana del miércoles era cesado de sus funciones como entrenador del FC Porto, decisión que curiosamente era tomada mientras el técnico dirigía su último entrenamiento.

El empate a dos ante Vitória de Guimaraes de la pasada jornada, llevó al desánimo definitivo del técnico, que tras haber hecho lo propio la semana anterior tras las derrota en casa con el Estoril, volvía a reunirse con Pinto da Costa para ofrecerle su salida del club, pues ni el mismo se sentía con fuerzas de asumir el reto de resucitar al equipo.

Y es que estos resultados recientes, además del empate en casa contra el Eintracht, son lo que ha terminado de minar la confianza de (y en) Fonseca. Remontándonos un poco más, la decepción tras la pronta eliminación de Champions en un grupo asequible y las derrotas en Liga contra Benfica (12 de enero), Marítimo (1 de febrero) y Académica (30 de noviembre de 2013), son el caldo de cultivo de que Fonseca, hoy, día de su cuarenta y un cumpleaños, deje de ser entrenador del FC Porto. Lejos quedan la exhibición del conjunto portista en la SuperTaça, donde las cosas podían predecirse bien distintas.

Lo cierto es que tras la gesta de Fonseca la pasada campaña con el Paços de Ferreira, este año en el conjunto presidido por Pinto da Costa, quien le proporcionó fichajes “suyos” como el caso de Carlos Eduardo o Josué, no ha funcionado en casi ningún momento de la temporada. La plantilla no es la de otras temporadas, pero el rendimiento está tremendamente alejado del máximo que puede dar. Máxime cuando el propio técnico no cree en si mismo para arreglar el problema.

Ahora, tras la interinidad  de Luis Castro (entrenador del equipo B) y con la temporada, prácticamente perdida, veremos que camino toma el club. Si bien opta por un entrenador con dilatada experiencia (¿Villas-Boas?) o arriesga con el entrenador de moda en Portugal, que no es otro que el (prometedor) entrenador del Estoril, Marco Silva.

Seguro que hoy Fonseca se ha sacado un gran peso de encima, tras verse incapaz de asumir el gran reto que tenía por delante. Ese ha sido su regalo de cumpleaños. Parabéns, Paulo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados