Se habla de:

El Scouting

article title

El ostracismo de Lloyd Isgrove

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En ocasiones, la vida prepara giros inesperados. Algunos radicales, de 180 grados, que cambian la realidad de manera radical. Algo así le ha sucedido al joven extremo del Southampton Lloyd Isgrove, que, tras un gran trabajo en pretemporada, ha pasado de contar con la confianza de Koeman a no entrar siquiera en las convocatorias saints. Y todo ello casi de un día para otro.

La llegada de Koeman en verano supuso un punto de inflexión para varios futbolistas del Southampton. Uno de ellos fue Lloyd Isgrove, que pasada la mitad de la pasada temporada tuvo que marcharse cedido al Peterborough United, de la tercera división inglesa, en busca de esas oportunidades que no tenía con Pochettino. Nacido un 12 de enero de 1993 en Yeovil, aunque de ascendencia galesa, Isgrove, una de las más firmes promesas de la Saints Academy, a la que lleva enrolado desde los nueve años, necesitaba desfogarse. Había sido convocado incluso con la selección absoluta de Gales, y el equipo Sub-21 del Southampton no parecía la mejor manera de seguir creciendo.

Aquella temporada, su participación en la primera plantilla saint se había limitado a un encuentro de Copa ante el Barnsley, y el club decidió mandarle a préstamo a la League One. En Peterborough rindió bien. Le costó entrar en la dinámica, pero luego fue importante para que el equipo disputase los playoff de ascenso a Championship, en los que cayó a las primeras de cambio frente al Leyton Orient. Sin embargo, en la ciudad del Titanic todavía no le veían preparado para la Premier, y cuando todo estaba preparado para encontrarle una nueva cesión en verano, llegó Koeman y la paralizó. El preparador holandés quería probar a los tres jugadores que habían regresado de préstamo y que parecían relegados a un segundo plano antes de tomar cualquier decisión: Manny Mayuka, Billy Sharp, y el propio Isgrove. Así, se les llevó a las diferentes giras de pretemporada. Los tres lo dieron todo y sorprendieron al técnico, que finalmente decidió quedarse con Mayuka y el extremo galés, que se destapó como la gran sensación de la pretemporada. Discípulo del también canterano saint Gareth Bale, muy rápido, trabajador, constante y difícil de parar en el uno contra uno, Isgrove se había ganado un hueco en la primera plantilla del Soton.

Así arrancó la nueva temporada. El Southampton se medía al Liverpool en Anfield, y lo hacía con el joven atacante en el banquillo. Koeman había confiado en él durante la preparación al curso y lo dejaba claro. Incluso, tras el gol de Sturridge a falta de diez minutos para el final, que establecía el 2-1 que a la postre sería definitivo, decidió darle entrada al campo sustituyendo a Steven Davis para tratar de remontar el partido. Era su debut en la Premier, en un estadio mítico, y el trofeo perfecto a todo su trabajo desde la base. La siguiente jornada, repitió convocatoria en casa ante el West Bromwich, y en Copa, salió como titular frente al Millwall. Todo parecía ir como la seda para el joven extremo natural de Yeovil. Parecía. Porque aquel día todo cambió de repente. Isgrove se marchó lesionado a la media hora de juego con un fuerte golpe en la rodilla. Las alarmas se dispararon, pero finalmente la lesión no sería tan grave como parecía, y el extremo apenas tendría que estar un mes alejado del verde. Koeman seguía confiando en él. De hecho, ni siquiera se planteó abrirle la puerta de salida el último día de mercado tras la llegada de Sadio Mané, algo que sí que hizo con Gastón Ramírez, que se marchó a préstamo al Hull.

Sin embargo, lo cierto es que aquel fue el último partido del atacante con el primer equipo saint. Regresó a finales de septiembre con el equipo Sub-21 ante el Norwich, pero no ha volvió a ser llamado a filas por el entrenador holandés hasta el partido de ayer ante el United, en el que no salió del banquillo, y al que fue convocado por el alto número de lesionados en el Southampton (Alderweireld, Schneiderlin, Cork, Ward-Prowse, Jay Rodriguez y Gallagher, nada menos). De hecho, Koeman ha llegado a presentar convocatorias con hasta cuatro defensas suplentes, y con el joven Lloyd en la grada.

La pregunta está clara. ¿Qué ha pasado con Isgrove? No hay respuesta, al menos fácil. Varios equipos han preguntado al club de Hampshire por su cesión, muchos de ellos de la Championship. El más interesado parece el Leeds United, curiosamente contra el que el joven extremo debutó con la elástica saint en Copa hace dos temporadas, y donde terminó marchándose su excompañero Billy Sharp en verano. Su contrato termina el próximo mes de junio, y al menos de momento, no hay signo alguno de que vaya a prolongarse. Como tampoco se explica lo sucedido con una de las más firmes promesas de Staplewood, que, casi sin quererlo, ha pasado del cielo al infierno en cuestión de tres meses.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados