Fútbol italiano

article title

El Milan dice adiós sus jugadores símbolo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Alessandra Roversi Hubo una época en la que el Milan era sinónimo de jugadores símbolos. No fue hasta hace mucho que los rossoneri tenían una plantilla llena de esos que en Italia llaman ‘senadores’, jugadores históricos con voz en el vestuario. Era la época en la que el Milan era el orgullo de Italia en Europa, el equipo que galopaba en Champions League y llegaba a las instancias finales con una facilidad alarmante. Era una generación dorada que parecía haberse olvidado de tener edad; los jugadores crecían pero jamás envejecían y cada vez eran que pisaban el césped dejaban una huella indeleble, ya fuera contra un modesto equipo de Serie A o contra un grande de Europa. 

Esa época dorada que pareció eterna duró más de dos décadas: desde finales de los 80, cuando fue el último equipo en ser campeón de Europa en dos temporadas consecutivas, hasta hace unos pocos años cuando sonaron las 12 campanadas y el cuento de hadas terminó bruscamente. Fue como si de repente la directiva del Milan se hubiese dado cuenta que a todos los jugadores le habían caído los años encima de un día para otro y había cambiarlo todo.

En verano de 2011 legó el primer adiós ilustre, el de Andrea Pirlo, que no fue más que el preludio al cataclismo de dimensiones épicas de un año más tarde, cuando el Milan decidió no renovar a Filippo Inzaghi, Gennaro Gattuso, Clarence Seedorf y Alessandro Nesta.

Este año le tocó a Massimo Ambrosini. “Tras 18 años, los caminos  de Ambrosini y el Milan se separan”, fueron las inexpresivas palabras de Adriano Galliani, vice-presidente del rossonero, para comunicar que el capitán no sería renovado. Como si fuera poco, el directivo también anunció que “si Abbiati no tiene ningún problema, el nuevo capitán será Montolivo”. Christian Abbiati, el último de los mohicanos, no ha sido echado a la calle (aún) pero se le desplaza para darle la banda de capitán a un jugador con apenas 39 presencias con el Milan.  

Es cierto que el pasar de los años lo exige un cambio generacional y, de alguna manera, también lo exigen las nuevas normativas económicas UEFA que te obligan a medir cada centavo que gastas (y las fichas de los históricos son siempre las más altas). Pero hasta ahora la nueva ‘fórmula Milan’ no sólo no ha dado resultados  sino estos han ido en un preocupante decrescendo.

Ahora mismo la prioridad de cuadro milanés debe ser volver a la élite del fútbol mundial con el material que se tiene. Volver a ser protagonistas en Italia y Europa, a la espera de que el tiempo devuelva al fútbol símbolos milanistas.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados