Se habla de:

Fútbol alemán

article title

El milagro del Kaiserslautern: del ascenso al título

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En la historia del deporte hay muchos casos en los que entre el éxito y el fracaso hay prácticamente poco tiempo de diferencia. No son muy abundantes los casos en los que, después de ganar un gran título, un equipo acaba descendiendo de categoría o luchando por no descender. También, al contrario, que suben u al año siguiente quedan campeones. El texto que vamos a tratar aquí es sobre el segundo caso. De como el 1.FC Kaiserslautern pasó de descender a 2.Bundesliga a, en dos años, volver y ganar el título.

Para ello hay que remontarse a inicios de los años 90 y pasar, de manera breve, por ese momento en la historia del club. El club no ganaba un título desde la década de los 50, cuando conquistó el campeonato alemán en dos ocasiones, venciendo a Preussen Münster (1951) y Stuttgart (1953). Sin embargo, no fue hasta 1990 cuando volvieron a levantar un título. Fue el de la DFB Pokal, con Bruno Labbadia y Stefan Kuntz como autores de los goles ante el Werder Bremen en la final. Luego vino un nuevo título de liga y unos años entre los mejores clasificados, hasta que, en la 95-96, con Friedel Rausch y Eckhard Krautzun dirigiendo al equipo desde el banquillo a lo largo del torneo. Se quedaron a dos puntos de la permanencia. Debían afrontar una temporada, al menos, en la Segunda División.

En la plantilla había jugadores muy interesantes. Estaba un veterano Andreas Brehme, con 35 años y un subcampeón europeo, Pavel Kuka, jugador de la República Checa que cayó ante Alemania en la famosa final del Gol de Oro. El Kaiserslautern ascendió junto al Wolfsburg y el Hertha BSC. En el banquillo, para afrontar el retorno a la 1.Bundesliga, Otto Rehhagel. Para comenzar la nueva temporada no tuvo un buen rival. El calendario dio con el Kaiserslautern visitando el estadio del vigente campeón, el Bayern. Un gol del danés Michael Schjönberg a falta de diez minutos para el final del partido supuso la primera victoria de aquel año. Los de Rehhagel estuvieron invictos durante las siete primeras jornadas, cediendo solamente un empate en Colonia.

La plantilla de Rehhagel ocuparon el liderato durante treinta y dos de las treinta y cuatro jornadas de la competición, siendo ocupado el primer puesto en las 1ª y 3ª jornada por el Karlsruher que, casualmente, a final de temporada acabó descendiendo, tras ocupar el 16º lugar. El Kaiserslautern había pasado en menos de un año, de jugar en la 2ª División a conquistar una de las ligas más importantes del viejo continente. Aquella temporada sirvió, también, de despedida del internacional alemán Andreas Brehme, cuyo primer gran club fue el Kaiserslautern y al que regresó tras jugar en el Bayern, en el Inter de Milán y el Real Zaragoza, clubes con los que conquistó varias ligas y copas, antes de retornar al equipo para retirarse a lo grande.

Olaf Marschall junto a Harry Koch, celebrando el título de 1.Bundesliga con el Kaiserslautern (Marcus Brandt/Bongarts/Getty Images)

Aquel verano, el 1.FC Kaiserslautern tuvo poca representación en el Mundial de Francia. Berti Vogts llamó a Olaf Marschall como único representante germano de los Diablos Rojos, Michael Schjönberg fue convocado por Dinamarca y Marian Hristov con Bulgaria. Poco premio en un gran torneo para un equipo que había conseguido algo que muy pocos lograron. Pero claro, Alemania venía de ganar la Eurocopa dos años atrás y eso había que respetarlo.

El Kaiserslautern se saltó, al año siguiente, las rondas previas de la Liga de Campeones, relegando al Bayern a tener que jugar dicha fase. El sorteo les emparejó en un grupo junto a Benfica, PSV Eindhoven y HJK Helsinki. El inicio de aquella fase de grupos fue muy bueno. Solamente el conjunto portugués pudo vencer a los alemanes en una fase en la que el conjunto de Rehhagel sumó trece de dieciocho puntos posibles, finalizando como líder. Hubo duelo teutón en cuartos de final. El sorteo deparó un duelo entre los Diablos Rojos y el Bayern, que acabó llevándose el conjunto bávaro por un contundente global de 6-0. Al igual que en 1992, el sueño europeo del Kaiserslautern de los 90 se cortaba en cuartos. A pesar de todo, nadie les quita lo conseguido en las dos temporadas anteriores. El equipo supo reponerse de un descenso y subir como campeón, para luego ganar a los todopoderosos equipos germanos en la Primera División. Ese fue, sin duda, el milagro del Kaiserslautern.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados