Europa League

article title

El milagro del Dundalk

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Este va a ser un artículo muy reivindicativo. El 8 de diciembre de 2016 debe ser una fecha para el recuerdo para cualquier aficionado al fútbol, especialmente el irlandés. El Dundalk, el peor conjunto que jugaba en Europa este curso según su coeficiente, estuvo muy cerca de conseguir un billete para los dieciseisavos de la Europa League. Su grupo, además, era de una complejidad extrema para un club como el de su calibre. Zenit, AZ y Maccabi Tel Aviv eran escuadras de una enjundia muy superior pero tuvieron que competirle hasta la última jornada para dejarlo colista. Antes de comenzar esta Europa League ningún equipo del país había alcanzado la fase de grupos de un torneo continental. Los irlandeses, sorprendentemente, se marchan con cuatro puntos.

Para entender una hazaña así, primero hay que mirar a su competición doméstica. Una liga que es prácticamente semi profesional y que mira constantemente a la Premier League. Allí lo tienen claro, si hay un cadete que sobresale se lo va a llevar algún equipo inglés. Todo esto sin contar, que los chicos entrenados por Stephen Kenny llevan sin competir desde octubre ya que su liga terminó ese mes.

Sin embargo, el camino empieza muy atrás. Arrancó en Islandia, en julio, frente al FH en una eliminatoria de liga de campeones. Tras mucho sufrimiento, consiguieron avanzar a la siguiente ronda donde se encontrarían con todo un BATE Borisov. El partido de ida fue un desastre. Los de Kenny cayeron en Bielorrusia por la mínima dejando una imagen pésima que se encargarían de arreglar en su estadio con un histórico 3-0. La Europa League estaba asegurada. Solo quedaba soñar.

El último escollo sería el poderoso Legia. Los polacos, más acostumbrados a competir internacionalmente, se aprovecharon de los errores cometidos por los lilywhites en el primer choque y dejaron casi resuelto el envite (0-2). Aun así, los irlandeses tiraron de orgullo y tan solo un gol final de los de Varsovia (1-1) acababa con la historia del Dundalk en la Champions. Pero esa historia solo acababa de empezar con su ingreso a la segunda competición continental.

Algunos jugadores de la plantilla, en enero, partirán hacia el Championship. Igual que muchos de los jóvenes que despuntan en el país, buscando algo mejor. Pero el Dundalk ha conseguido ganar al Maccabi Tel Aviv, empatar al AZ y adelantarse al Zenit en su propio feudo. Cuando la UEFA se plantea hacer una competición con solo equipos grandes, despreciando el fútbol más modesto, los humildes siguen dando puñetazos encima de la mesa. Este deporte no es un club de tan solo unos pocos. Nunca desprecien a equipos así, el fútbol es mucho más que eso.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados