Se habla de:

Fútbol inglés

article title

El milagro del Blackburn Rovers del ’95

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Leicester City de Mahrez, Vardy, Kanté y compañía, comandado por el viejo zorro Ranieri, se encuentra a tan solo ocho partidos de hacer historia. Lidera la clasificación de la Premier League con cinco puntos de diferencia sobre el segundo clasificado; el Tottenham. Un sueño inimaginable para los foxes poco tiempo atrás. La magia del fútbol. Sin embargo, hace ya más de 20 años, otro modesto club inglés logro la épica hazaña de arrebatar el título de liga de las manos de los todopoderosos. Se trata del milagro del Blackburn Rovers del ’95.

El difunto multimillonario de Blackburn, Jack Walker, realizó una ingente inversión de dinero en el club a principios de los 90. Se hizo con el control total de la entidad de la rosa en 1991 y en sus tres primeros años invirtió 25 millones de libras en fichajes, con el mítico Alan Shearer a la cabeza. También remodeló el estadio del equipo, Ewood Park, hasta superar las 30.000 localidades de aforo en otro proyecto que superó los 20 millones de libras. En octubre de 1991 tomó una de las decisiones más exitosas para el club de Lancashire; contratar a la leyenda del Liverpool, Kenny Dalglish, como director técnico. Fue el inicio de la época más brillante en la historia de los Riversiders.

En las postrimerías de la temporada 1991-92 el Blackburn certificó su ascenso a la máxima categoría del fútbol inglés. Terminó la fase regular en 6ª posición, la última que otorga el privilegio de jugar los Play-Offs y, casualidades del destino (?), derrotaron en la final para el ascenso al Leicester por 1-0, el 25 de mayo de 1992 en Wembley. El ambicioso proyecto financiado por Walker y capitaneado por Dalglish tuvo su primera recompensa. El Blackburn Rovers sería uno de los 22 equipos en participar en la primera Premier League de la historia, ya que su creación fue precisamente en 1992.

Alan Shearer fichó por el Blackburn en aquel verano de 1992. La temporada 1992-93 fue una inesperada a la par que agradable sorpresa. Alan Shearer rindió magníficamente y el Blackburn terminó en 4ª posición con 71 puntos. A un solo punto de clasificar para la Copa de la UEFA. Su éxito no sería un espejismo que se desvanecería con la misma facilidad que un barco desaparece entre la bruma del muelle de Lancashire. La campaña venidera 1993-94 se convertiría en el preludio de que algo grande podría suceder. El Blackburn, a lomos de su pura sangre inglés Alan Shearer, finalizó como subcampeón de la Premier con 84 puntos. Lejos del Manchester United, pero con el premio de jugar en Europa. Todo un honor para la reducida ciudad de Blackburn, de apenas 100.000 habitantes.

Pero sin lugar a dudas, la edición que nunca olvidarán los aficionados blue and white será la 1994-95. Con la ilusión del niño ante su nuevo juguete, el Blackburn tendría la oportunidad conseguir un título dado que el Manchester United consiguió hacer el doblete de Liga y Copa; la FA Charity Shield (Supercopa de Ingleterra, para que nos entendamos). Pero de nuevo el United fue superior y se impuso por 2-0. La temporada, en cambio, resultó mucho más igualada. Alan Shearer, pichichi con 34 tantos, y Chris Sutton, fichaje estrella procedente del Norwich City, lideraron a la escuadra blanquiazul hacia la victoria.

Una fecha mágica: el 14 de mayo de 1995

Todo por dilucidar en la última jornada; el Blackburn Rovers llegaba líder a Anfield, escenario otrora fetiche para su técnico Kenny Dalglish, con 89 puntos. Por su parte, el Manchester United visitaba Upton Park, domicilio del West Ham. El Liverpool derrotó al Blackburn. Todo el trabajo y la ilusión de un club modesto ante una oportunidad única que se cae por la borda del barco de Lancashire. Si el todopoderoso United de Giggs, Cantoná, Andy Cole, Roy Keane, Schmeichel y demás estrellas gana al West Ham se proclama campeón.

Pero el dios del fútbol a veces se pone del lado de los clubes modestos y aquel 14 de mayo de 1995 lo hizo. El partido terminó en Londres con el resultado de empate a uno. EL BLACKBURN ROVERS ES CAMPEÓN DE LA PREMIER LEAGUE. Un hito, una proeza, una gesta histórica que jamás olvidará ningún aficionado de ese equipo, ni del fútbol en general. Como luce su escudo en latín: Arte et labore; arte y trabajo. Un David contra Golliat que cada vez es menos habitual en el fútbol moderno, el fútbol del dinero, los jeques y las televisiones, pero no de los aficionados. Los libros de historia del fútbol guardan con especial ilusión el capítulo dedicado al Milagro del Blackburn del 95’ y quién sabe si, tal vez, 22 años después, otro modesto mucho más humilde y con menos recursos que aquel Blackburn puede reinar en una Premier infestada de petrodólares y superestrellas. Porque sí amigos, el fútbol es maravilloso y, en ocasiones, impossible is nothing. Seguro que los jugadores y aficionados de aquel Blackburn por homología, los nostálgicos del fútbol de antaño, los soñadores utópicos y casi cualquier ser humano estamos deseando poder ver y escribir algún día sobre El milagro del Leicester en 2016’.

XI del Blackburn Rovers en el trascendental partido contra el Liverpool en Anfield en mayo de 1995 y sus últimas referencias profesionales:

POR: 1 – Tim Flowers. Actualmente es entrenador de porteros.

LTD: 2 – Jeff Kenna. En 2011 se unió al staff de la IMG Academy, Florida.

DFC: 5 – Colin Hendry. En la actualidad es entrenador, aunque sin equipo.

DFC: 25 – Ian Pearce. En 2011 jugaba en un equipo de categoría regional en Inglaterra.

LTI: 20 – Hanning Berg. En el año 2015 entrenaba al Legia de Varsovia, en Polonia.

MC: 23 – David Batty. Se retiró en 2004. Patrocina el evento benéfico ‘The Match’.

MC: 4 – Tim Sherwood (C). Entrenaba al Aston Villa hasta su destitución en 2015.

MD: 7 – Stuart Ripley. En la actualidad ejerce de abogado.

MI: 6 – Graeme Le Saux. En 2012 fichó, junto con otras estrellas, por el Wembley F.C. de la 9ª división inglesa.

DC: 9 – Alan Shearer. Es analista para la BBC en el programa ‘Match of the day’.

DC: 16 – Chris Sutton. Entrenaba al Lincoln City hasta el año 2012.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados