Miscelánea

article title

“El mejor portero del Caribe” es guardián en Orriols

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Miquel MORO – Sólo la salida de Gustavo Munúa puede superar en cuanto a rareza su asentamiento en el once del Levante. Como tantos otros, llegó a última hora en el mercado estival cuando Manolo Reina era el portero ‘del ascenso’ y costó que el uruguayo convenciera, sobre todo a la grada, hasta convertirse en el fijo del mejor Levante liguero en su centenaria historia. Le precedía la pelea con Aouate y una personalidad fuerte pero se hizo un hombre importante sobre el césped y en el vestuario. Lo que fue su cara y su cruz. Por el camino cerró las puertas al mentado Reina (que menuda trayectoria inició desde su salida de Orriols) y planteó un reto de paciencia para Keylor Navas.

El costarricense fue otra de las apuestas de Manolo Salvador, consiguiendo una cesión primero cuando el Albacete bajó a Segunda B y después haciendo un pago de alrededor de doscientos mil euros (un esfuerzo importante) para hacerse con su ficha. Sonaba raro que el Levante pagase dinero por un portero reserva, vamos, que habría posiciones con más minutos de juego. Pero el tiempo dio la razón a Salvador y premió la profesionalidad de Navas, quien tuvo el honor de ser el portero en la única participación en la Europa League del equipo granota. Y ojo, que no desentonó para nada. De la misma forma que cuando al final de la pasada temporada Juan Ignacio Martínez decidió apartar a Munúa del once hasta que se aclarase el tema del famoso partido contra el Deportivo de La Coruña del pasado curso y, casi en frío, defendió la meta del Levante en el Camp Nou parándole un penalty a Villa para firmar una notable actuación.

El cambio de entrenador y la llegada de un nuevo portero iniciaban un nuevo debate bajo los palos en un equipo de la Liga. No tan seguido como los de otros equipos, quizás porque en este sólo iban a intervenir factores meramente futbolísticos. Tan pronto Keylor agarró la forma física se ha hecho indiscutible en el once de Caparrós y su rendimiento, siendo uno de los mejores porteros de la Liga, es una de las grandes razones de la cómoda situación clasificatoria a poco de cumplir con el ecuador del torneo regular.

Vale que a veces hace intervenciones para la foto o que su fuerte no sean los balones colgados, pero sus reflejos y hasta la mejora a la hora de ser quien inicia los ataques en largo hablan de un portero con una proyección más que interesante al que rápidamente el club ha propuesto una mejora contractual. Se la ha ganado, por lo que rinde en el campo y por lo profesional que fue cuando calentaba el banquillo.

El pasado domingo tuvo la fortuna de no encajar los goles con los que el Villarreal castigó al Levante… pero por haber sido expulsado antes. Este hecho provocó el debut en partido oficial de Javi Jiménez con el Levante. El portero ex del Murcia llegó libre el pasado verano y hasta entonces sólo había participado en amistosos. A muchos en la grada hasta les sorprendió porque a pesar de conocerle nominalmente no habían proyectado su imagen sobre el césped. Pero ya no se olvidarán. Se llevó tres goles pero transmitió buenas sensaciones dejando la parada del partido a tiro de Bruno.

Tras el 0-1 y quedarse con uno menos pocos esperaban remontar a un equipo tan hecho como el Villarreal, que supo gestionar sin desgaste una victoria importante, pero ante la posibilidad de un partido sin ‘el mejor portero del Caribe’ (permítanme la licencia que oí en una Copa Oro) la participación de Javi Jiménez parece la mejor garantía posible. Hay portero.

[Sigue la actualidad del Levante en @LevanteSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados