futbol sala

article title

El mago del fútbol sala juega en Torrejón

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Puede resultar una afirmación extraña, sobre todo para los que no conozcan el fútbol sala a fondo, pero es cierto. En esta pequeña ciudad de Madrid juega nuestro protagonista, la máxima estrella del fútbol sala mundial. Es portugués, no llega a los 170 centímetros de estatura, pero tiene mucha magia, él es Ricardinho. El gran público le conocerá por su gran actuación en la última Eurocopa celebrada en Serbia, donde marcó dos goles antológicos, pero la magia de Ricardinho lleva muchos años brillando.

El bueno de Ricardinho comenzó su carrera en su Portugal natal, donde jugaba al fútbol 11. Cuando tan solo tenía 10 años presenció un incendio que le marcó para siempre, perdieron todas sus cosas, y se quedaron prácticamente con lo puesto. Se tuvieron que cambiar de barrio, se trasladaron a uno similar al suyo, también muy humilde. Allí enseguida fueron acogidos con cariño y se sintieron como en casa. Pero Ricardinho sufrió otro varapalo importante, el Oporto le rechazó por ser demasiado bajo, pero lo que no sabían los entrenadores de los Dragões era que en su poca estatura residía una cantidad de magia impensable.

 

 

Después de eso Ricardinho únicamente jugaba al fútbol en la pista de cemento de su barrio, donde destacaba ampliamente sobre el resto de los niños. Hasta que un día, cuando jugaba en aquella pista, apareció alguien que le cambió la vida. Ella era Carolina Silva, la entrenadora del equipo de fútbol sala del barrio, fue ella quien le intentó convencer para que se metiese a fondo en este apasionante deporte. Pero él no quería, hasta que un día decidió probar y se enganchó. El propio Ricardinho habla de Carolina con muchísimo cariño, ya que considera que es la persona más importante en su carrera deportiva, quien le dio su primera oportunidad para brillar.

Un tiempo después decidió irse a una de las grandes potencias del fútbol sala portugués y europeo, el Benfica. En el equipo lisboeta deslumbró de igual manera, y poco a poco se fue labrando un nombre en el mundo del fútbol sala. Su derrota más dolorosa la sufrió en una final de Copa de Europa frente a Interviú, actual Movistar Inter, su equipo. Tiempo después, reconoció que después de esa final, estaba convencido de que algún día iba a jugar en ese maravilloso equipo, le costase lo que le costase. Después de su paso por el Benfica probó suerte en Japón, donde le recibieron como a un auténtico ídolo, y donde fue clave para el desarrollo de este deporte en el país nipón.

Después de pasar por Japón y después de poco tiempo en Rusia, volvió a su querido Benfica. Allí fue donde consiguió sus mayores éxitos, ambos en el año 2010. Ese año por fin consiguió alzar la Copa de Europa, uno de sus grandes sueños. En esa misma temporada fue designado mejor jugador del mundo, aunque como él mismo ha afirmado en varias ocasiones, le da más valor a los trofeos conseguidos con sus clubes que a las distinciones individuales.

 

LNFS

 

Y en 2013 por fin se cumplió aquella predicción que había hecho años atrás, su fichaje por Movistar Inter. Su principal valedor fue José María García, presidente del club. Él fue quien en multitud de ocasiones contactó con Benfica y con el Nagoya, su equipo en Japón, para hacerse con los servicios del astro portugués, pero siempre recibía negativas, hasta que en 2013 lo consiguió. Hoy en día Ricardinho sigue deslumbrando a propios y extraños en la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS).

Su gran ídolo en esta disciplina es el brasileño Falcao, del que intentaba copiar todos sus movimientos cuando era mucho más joven. Tanta es su admiración por el crack brasileño que tiene tatuado su nombre y su número encima de un balón, acompañado por la leyenda: “The number one”. Como futbolista Ricardinho es diferente, un jugador imaginativo y que hace las filigranas que le vienen a la mente, casi siempre con un éxito increíble. También destaca por su sacrificio defensivo, algo poco habitual en jugadores con tanta clase.

Ricardinho tiene mucho que ofrecer a los aficionados de Movistar Inter y a los aficionados del fútbol sala. Esperemos disfrutar muchos años de su magia en las pistas de la LNFS. Porque sí, el mejor jugador del mundo de fútbol sala, el mago, el futbolista diferente, juega en Torrejón.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados