Se habla de:

Argentina

article title

El llanto de un Messi que deja la Selección

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hizo méritos. Hizo méritos para perder cada final que ha jugado. Y no hablo de Messi, no, hablo de la Selección de Argentina. Un combinado que, plagado de estrellas mundiales, ha sido incapaz de ganar ninguna de las tres finales que ha disputado en los últimos tres años. De locos. De locos porque en ninguna de las tres se mostró con plena capacidad de ganar. Básicamente porque el equipo no funciona, de hecho, poco tiene de equipo. Y es que el combinado sudamericano se lleva agarrando varios años a lo que haga Leo Messi, que no sabe dónde meterse después de haber fallado en la tanda de penaltis de la Final. Pese a ello, es el mejor, es de otro planeta, juega como los dioses, tira del equipo… Pero claro, el equipo no le acompaña. Y el sólo no puede.

Da la sensación de que Messi tenga que dejarle todo mascado a sus compañeros para que algo positivo pase. Porque si Leo no hace acto de presencia, Argentina entera está condenada al naufragio. ¿Y cómo es posible que eso suceda teniendo a gente como Otamendi, Mascherano, Banega, Agüero, Higuaín y compañía en un mismo equipo? ¿Cómo es posible que no sean capaces de asociarse? ¿Cómo es posible que Messi no pueda tirar ni una sola pared con un compañero? Debe ser muy triste ser el mejor jugador del mundo y ver que tus compañeros de selección no te ayudan sobre el campo.

Pero todo eso pasa desapercibido para la prensa. O al menos para la mayoría de ella. Porque, ¿cuántas veces hemos oído eso de “es que no lo da todo con su país”, “no juega con Argentina como juega con el Barcelona”, “juega caminando”, etc.? Y así es normal que luego se diga que Messi no quiere volver a ir convocado. Es normal ver ese tipo de rumores porque les preceden unos ataques a su implicación con su país que no se corresponden con la realidad. Por eso hay que ser realistas: en este equipo sólo juega el chico de Rosario con el ‘10’ a la espalda, y el sólo no puede ganar. Y quizás se haya dado cuenta, pues en zona mixta después de perder la final soltó una bomba que ha causado un revuelo en Argentina: “La Selección se terminó para mi”. El llanto de Messi será eterno.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados