Fútbol Europeo

article title

El lado oscuro de Steven Gerrard en las grandes citas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Pura leyenda viva del fútbol inglés. Ejemplo de perseverancia y lealtad. Enamorado del color rojo que tiñe su camiseta. Una camiseta que defiende desde hace 17 años. Pasión por un escudo que es símbolo de uno de los clubes con más historia del fútbol europeo y al que adora desde su niñez. Él es Steven Gerrard. Todo tan perfecto, tan bonito, pero hasta el bueno de ‘Stevie’ tiene un lado oscuro.

Gerrard ha sido el foco de muchas críticas en los últimos días tras su expulsión en el clásico inglés frente al Manchester United. En la cita más importante del Liverpool, ante su máximo rival,  el gran capitán fue suplente, saliendo al inicio de la segunda parte y, en apenas 40 segundos, el árbitro del encuentro le mostró la tarjeta roja de forma directa, tras cometer una dura entrada a destiempo sobre Ander Herrera. Menos de un minuto duró su último clásico, su última gran cita en el fútbol inglés. Tras el partido, pidió disculpas, culpándose de la derrota de los suyos.

Lo del pasado domingo, desgraciadamente, no es un hecho aislado. Las pocas expulsiones que ha sufrido Gerrard a lo largo de su carrera han sido en grandes enfrentamientos, cuando la tensión es máxima, cuando sus intereses se ven comprometidos ante rivales directos, ante los que tienen una gran rivalidad y hay algo más que fútbol en juego.

En 1999, vio su primera cartulina roja. Fue en su primer derbi de Merseyside como titular. El Liverpool perdía 0-1 y, fruto de la impotencia por el resultado, cometió una dura falta sobre Kevin Campbell, clavándole los tacos en el muslo. Dos años más tarde, en 2001, vería de nuevo la tarjeta roja en dos ocasiones. Una ocurriría ante el Aston Villa y otra ante el Leeds. En ambos partidos los Reds fueron derrotados en casa y, para colmo, ‘Stevie’ había marcado el único gol de su equipo en los dos encuentros.

Dos años después, en Stamford Bridge, de nuevo fue expulsado. El Liverpool viajaba a Londres en la última jornada de la temporada 2002-2003, jugándose el cuarto puesto que les permitiría disputar la previa de la Champions League al año siguiente. Los ‘reds’ perdían 2-1 y estaban a punto de perder esa plaza, cuando de nuevo la desesperación y la rabia se apoderaron de Gerrard y, en el minuto 90, con todo acabado, le pegó una patada a Le Saux sin ninguna intención de ir a por el balón. El inglés se marchó al vestuario con doble amarilla y no sin antes pegarle una colleja al defensor del Chelsea que todavía estaba en el suelo.

En marzo de 2006, Anfield era escenario de un nuevo derbi de Merseyide frente al Everton. Otro choque siempre apasionante entre los dos grandes equipos de la ciudad de Liverpool. En esta ocasión, también sería protagonista por dejar a su equipo con uno menos. Corría el minuto 18 de juego, cuando cometió otra imprudencia al derribar a Kilbane por detrás. El árbitro le mostró la segunda tarjeta amarilla y el gran capitán tuvo que abandonar el derbi antes de tiempo. Esta vez el Liverpool se acabó llevando el partido, pero nuevamente Gerrard caía en una gran cita.

Por último, en 2011, en otro clásico frente al conjunto de Old Trafford. En juego estaba el pase a los 1/16 de final de la FA Cup. Giggs adelantó al Manchester United a los dos minutos de juego y treinta minutos después, quizá fruto otra vez de la desesperación, Steven Gerrard arrolló a Carrick en una entrada feísima que le costó la roja directa yla eliminación de su equipo.

¿Qué le pasa a Steven Gerrard en las grandes citas? ¿Es superado por sus sentimientos? Es un futbolista que ama su trabajo y ama al club para el que trabaja. Lo da todo y lo ha dado todo por él, pero a veces esos sentimientos le hacen sacar su lado oscuro. Así lo confesó Jamie Carragher, leyenda del Liverpool que coincidió durante años con Gerrard.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados