Fútbol Español

article title

El lado oscuro de la jornada 7 de Liga

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Infierno. En las islas todavía cuesta imaginar a su equipo en Primera División. Son ya siete jornadas, y pese al buen hacer de Las Palmas en muchos partidos, los de Paco Herrera no consiguen dar con la tecla para sumar de tres en tres. La única victoria llegó ante el Sevilla, y se vio coraje en el empate a tres ante el Celta, pero en ‘su’ Liga, no suma. La derrota en casa ante el Eibar deja a los canarios en penúltima posición y certifica el peor inicio de su historia.

Penumbra. Es la Liga más emocionante de la última década a estas alturas, por eso también posee el líder con menos puntos desde la temporada 2006-07. El Barça, por ejemplo, tenía tres puntos más que el Villarreal en la jornada siete del campeonato anterior. Además, ninguno de los seis primeros clasificados logró la victoria este fin de semana.

Tormenta. La defensa del Barça preocupa gravemente, pero también su puntería. Dos graves errores pusieron al Sevilla 2-0 por delante, pero los azulgranas solo pudieron marcar de penalti. Los remates al palo y la gran actuación de Sergio Rico fueron determinantes, pero Suárez y Neymar deben dar el do de pecho ante la ausencia de Messi. El dato es demoledor: los de Luis Enrique tienen sólo tres goles más a favor que en contra (12-9).

Club Atletico de Madrid v Real Madrid CF - La Liga

El gatillazo. Antoine Griezmann tuvo en sus botas empatar el partido en un momento crítico. Los rojiblancos, que fueron mejores que el Madrid en un tramo mayor del encuentro, no pusieron las tablas en el marcador hasta el minuto 83, por medio de Vietto. Pero pudo ser antes, muchísimo antes (en el 22′), cuando el francés se dispuso a lanzar el penalti provocado por Ramos. Por desgracia para él, enfrente tuvo a un Keylor Navas en estado de gracia. Si quiere ser uno de los mejores del mundo, Griezmann deberá aparecer también en los partidos importantes.

El ‘malo’ de la película. Bojan Jokic fue titular ante el Levante para dar descanso a Jaume Costa, quien jugó los dos últimos partidos completos. El esloveno, sin embargo, desperdició la oportunidad provocando dos amarillas absurdas que dejaron al Villarreal con diez durante casi una hora. Demasiado para un equipo acusado por las lesiones y el exceso de partidos. El Submarino perdió su primer partido de Liga por muchas razones, pero el error de Jokic fue más que determinante.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados