La Liga

article title

El lado oscuro de la jornada 6 de La Liga

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Infierno. Ya nadie se acuerda del último partido que ganó el Levante en la Liga. Hay que buscar en la temporada, pasada y viajar hasta el 28 de abril, cuando el conjunto granota ganó 1-0 al Córdoba con tanto de David Barral. Desde entonces, los de Alcaraz han jugado diez partidos que se han traducido en cinco empates y cinco derrotas. La última vez que iniciaron tan mal un campeonato liguero -temporada 07/08 fue el último descenso del Levante a Segunda División.

Penumbra. El Granada suma cinco derrotas en seis jornadas y la victoria del Sevilla les ha relegado a la última posición de la tabla. Todavía no han ganado en casa, y pese a que su juego merece más puntos de los que hasta ahora posee, Sandoval no da con la tecla y los números empiezan a preocupar en afición y directiva. Mejor no cabrear a los Pozzo.

Tormenta. Las alarmas se encendieron en el Camp Nou cuando Messi mostró serios gestos de dolor en su rostro. Se había lesionado a los diez minutos de pisar el césped. Poco después se encontraba en el hospital, y tras terminar el encuentro se confirmó el pronóstico: el argentino estará entre 7 y 8 semanas de baja. ¿Cómo afectará a los azulgranas la baja de su mejor jugador?

MADRID, SPAIN - SEPTEMBER 26: Cristiano Ronaldo of Real Madrid CF grimaces in pain during the La Liga match between Real Madrid CF and Malaga CF at Estadio Santiago Bernabeu on September 26, 2015 in Madrid, Spain. (Photo by Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images)

El gatillazo. 31 remates a puerta. 31. Y por unas cosas o por otras, ninguna entró en la portería de Kameni. El camerunés estuvo de 10, pero jugadores como Cristiano, Benzema o Isco fallaron goles cantados. El Madrid perdió el liderato ante el penúltimo de la Liga y pudo incluso perder de no ser por un Keylor Navas que volvió a estar a la altura. Es el segundo 0-0 de los blancos en esta Liga.

El ‘malo’ de la película. Isma López no tuvo su día ante el Betis. El lateral fue el principal señalado de los dos goles verdiblancos en la segunda mitad. En el primero, Cejudo le roba la cartera en su campo y acaba en la testa de Joaquín. En el segundo, se come el balón largo de Adán que recibe y ejecuta magistralmente Rubén Castro. Una mañana de domingo para olvidar.

Silbato oxidado. El penalti más claro que se ha visto en mucho tiempo no fue pitado en Anoeta. Illarramendi se tiró con las manos levantadas a detener un lanzamiento de Aduriz. El ex del Madrid ejerció de ‘Rulli’ y mandó el balón a córner. Ni Velasco Carballo ni sus asistentes vieron el despeje con las manos del centrocampista. Error imperdonable.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados