Fútbol Español

article title

El lado oscuro de la jornada 38 de Liga

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Infierno. El Getafe es carne de Segunda. Tras una temporada paupérrima, con una segunda vuelta nefasta en la que llegó a enlazar 13 jornadas sin ganar, los azulones llegaron al último partido dependiendo de sí mismos. Debían ganar a un Betis que no se jugaba nada. Ni siquiera empataron. Perdieron 2-1 y acabaron con diez. Trágico final tras doce temporadas en la élite.

Penumbra. Cinco años después, el Rayo desciende a Segunda División. Lo hace tras una temporada horrible, por mucho que su presidente, Martín Presa, culpe al Villarreal. Lo hace tras ser una sangría en defensa y un arma inerte en ataque en momentos clave. Lo hace ganando en el último partido, pero perdiendo una jornada antes en Anoeta. Algunos jugadores son investigados por aquella derrota -sospechas de que se dejaron ganar-, según El Mundo. De ser cierto, Vallecas no será de Primera en mucho tiempo.

Tormenta. El Real Madrid llegó tarde, demasiado tarde, a la lucha por la Liga. Zidane consiguió devolver la vida a un muerto, y con ayuda de un mes oscuro del Barça, llegó a colocarse a un solo punto de la cabeza, e incluso llegó a ser campeón durante unos minutos. Pero los azulgranas dependían de sí mismos y no fallaron en Granada. Un año más sin conquistar el título de Liga. Solo una de las últimas ocho. Hristo Stoitchkov se burlaba así:

Haha como entrenan los 2 dones de liga

Una foto publicada por HRISTO STOITCHKOV (@hristo8oficial) el

El gatillazo. Del posible 0-1 del Getafe al 1-0 del Betis. Scepovic tuvo la ocasión más clara del partido en un centro desde la derecha que, a bocajarro, estrelló contra el cuerpo de Dani Giménez. Minutos después, Pezzella marcaba y dejaba a los azulones al borde de un abismo en el que acabaron cayendo.

Real Madrid CF v Getafe CF - La Liga

El ‘malo de la película’. Fue el señalado por todos tras la victoria del Sporting ante el Villarreal. Marcelino confesó que se alegraría por la salvación del equipo donde fue jugador y entrenador, y durante la semana le apalearon hasta la derrota por 2-0 final. Martín Presa le acusó de no ser competitivo y Esnáider soltó un “Estará contento”. En cualquier caso, respeto. Y en este en concreto, un consejo: no culpemos de nuestros errores a los otros.

Silbato oxidado. Gil Manzano no señaló penalti a favor del Betis por mano de Pereira en la primera parte, y sí el que dio pie al 2-0, en una falta fuera del área. Al final no fue decisivo en el resultado, pero dos graves errores en un partido tan dramático pudieron tener consecuencias notables.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados