Fútbol Español

article title

El lado oscuro de la jornada 23 de Liga

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Infierno. Es ya un clásico, pero su temporada empieza a ser más que grotesca. El Valencia perdió ante el Betis, un equipo que llevaba nueve jornadas sin ganar -no lo hacía en casa desde septiembre- y ya está a sólo cuatro puntos del descenso tras acumular doce partidos sin conocer la victoria. Neville no sabe lo que son tres puntos de una tacada -nueve partidos de Liga, cinco empates y cuatro derrotas- y en la memoria perdura todavía el 7-0 de la pasada semana en Copa. Bajar a Segunda ya no es una utopía.

Penumbra. El Espanyol ha encajado once goles en los dos últimos partidos. Su última victoria fue el 19 de diciembre. El 0-5 de la Real Sociedad en Cornellá destrozó cualquier sensación positiva de un equipo que está a un punto del descenso y va directo al hoyo. Galca pende de un hilo y según distintos medios, Caparrós ya está en camino.

Tormenta. El Deportivo es el Rey del Empate. Esto, según se mire, puede ser bueno -no pierde- o malo -no gana-, pero lo cierto es que los de Víctor Sánchez del Amo aspiraban a Europa a principios de temporada y ahora, a base del punto a punto, están ya a catorce de Champions y a cuatro de Europa League. Como el Espanyol, no ganan desde el 19 de diciembre y sólo Lucas Pérez y Luis Alberto tiran del carro.

SAN SEBASTIAN, SPAIN - JANUARY 16:  Lucas Perez of Deportivo La Coruna looks on prior to the start the La Liga match between Real Sociedad de Futbol and RC Deportivo La Coruna at Estadio Anoeta on January 16, 2016 in San Sebastian, Spain.  (Photo by Juan Manuel Serrano Arce/Getty Images)

El gatillazo. El que se presuponía como el partidazo de la jornada acabó siendo un tostón de los buenos fruto de la competitividad con la que los dos equipos afrontaron el encuentro. Athletic y Villarreal se jugaban muchas de las opciones de estar en Champions la próxima temporada, y salvo dos ocasiones de Soldado y alguna de Williams, el resto se convirtió en una espiral de sopor, patadas y tarjetas (10 amarillas y dos rojas).

El ‘malo’ de la película. Volvía a casa tras un periplo más que breve en el Tottenham. Lo hacía de titular, en Vigo, en un partido importante para meterse de lleno en la lucha por estar en Liga de Campeones el próximo curso. Sin embargo, no fue precisamente el día de Federico Fazio. El central argentino vio dos amarillas a los 24′ y dejó a su equipo con diez demasiado pronto. El Sevilla resistió casi una hora con 0-1 en el marcador, pero toda la pizarra de Emery se echó a perder por un error de novato.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados