FC Barcelona

article title

El jugador de la semana: Leo Messi

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Barcelona-Celtic

Los días de Champions, esa competición que se creó en la primavera de 1955, en un hotel de París, siempre son especiales. Parece mentira, pero una competición deportiva, me genera un sentimiento, un cosquilleo en mi interior que nada ni nadie me puede hacer sentir, es algo diferente. Me despierto, desayuno y asisto a clase con la melodía de la champions en la cabeza, imaginando qué jugadas y goles nos regalará esa noche, y si me iré a dormir con una sonrisa, o a la espera de que llegue otra de estas jornadas especiales en la que el futbol te da otra oportunidad. Por ese cumulo de emociones, el partido que haga un jugador en esta competición para mi es más valorado, especial, por el valor simbólico que tiene levantar ese metal que te convierte en el rey de Europa.

Me imagino que para los jugadores es parecido, se deben levantar con ganas de dejar huella en los libros de la historia del fútbol europeo. A algunos de ellos, ese sentimiento le puede derivar en motivación, y a otros en presión no productiva, pero en general no es el caso, de ahí vienen las grandes noches y finales europeas.

Al Barça le tocaba enfrentarse al Celtic, equipo que venía de golear a su eterno rival, el Rangers por 5 goles a 1 en una jornada histórica. El conjunto azulgrana venía de perder por 2 goles a 1 contra un recién ascendido como es el Alavés, por lo tanto, eran dos situaciones completamente diferentes, pero como he dicho, la champions es la champions, y lo que haya pasado en el fin de semana, se difumina cuando suena el himno que eriza la piel a todo un continente.

El Barcelona ganó 7-0 al Celtic, y Messi contribuyó a la goleada con 3 tantos. Leo se dedicó a hacer lo que sabe hacer, mimar la pelota, mirarla, pisarla, levantar la cabeza, repartir juego, y ser en definitiva, ese jugador multifunciones, ese comodín, ser ese ‘10’ que define el juego del equipo, el que marca el compás. En sus 3 goles, aprovechó la gran actuación de su compañero Neymar. ¿Por qué digo esto?

Neymar realizó, además de anotar un gol, 4 asistencias durante los 90 minutos, de esas 4, 3 fueron para Messi.

Por lo tanto, Messi anotó el sexto hat-trick de su carrera en Champions League, con lo que rompió otro record, ya es el que más veces ha conseguido batir tres veces al portero en un partido de copa de Europa, casi nada, parece fácil.

Además de esto, Messi regaló una asistencia, pases de 40 metros (de esos que tanto le gustan hacer, de punta a punta del campo), regates indefendibles, y lo más importante, sonrisas a ese niño, adulto o anciano, que se despertó, desayunó e hizo su vida normal, con la melodía de la champions en la cabeza.

Barcelona-Leganés

Este era un partido en el que un equipo al que le gusta tocar, elaborar las jugadas, hacer que el portero sea un jugador más y tener la posesión, juega contra otro que se basa en el juego físico, de lucha continua, de duelo al choque, de realizar faltas si son necesarias y que cree que no necesita tener el balón (es decir, la posesión) para ganar el partido. Me gusta comparar esta clase de partidos con una guerra entre vikingos (grandes, fuertes, físicos e imponentes) y caballeros (más finos, con más cabeza, que montan a caballo con elegancia).

El primer perfil de juego, pese a que no es agradable a la vista, no significa que no sea efectivo, al contrario, se han ganado champions y otros títulos nacionales e internacionales con este juego. En cuanto al segundo perfil, algunos defienden que es mejor, más bonito, que nutre más al fútbol, pero como todo, son opiniones. Haciendo referencia a esta ‘caricatura’, El Leganes pertenecería al primer perfil, mientras que el Barça se perfilaría al segundo.

El Barça visitaba el campo del Leganes, Messi y compañia, se ponían la armadura de nuevo, 4 días después de la noche de champions que se vivió en el Camp Nou.

Leo lideró al equipo, abrió el marcador en el minuto 15 a pase de Suarez, esa es una de las características de Messi, eso que tanto cuesta, abrir la lata en un partido, lo hace con una facilidad sensacional. Sacó coraje e impulso al equipo en un campo difícil, con una asistencia regalando un gol a ‘lucho’, a boca de gol, y además otro gol de penalti, si, de penalti, una de las cosas que peor se le dan, lo tiró con una técnica perfecta, con potencia, alta y bien colocada al lateral. Digamos que cuando las cosas salen, salen, y la semana de Messi en lo futbolístico ha sido entrañable. Hay que destacar que en estos dos partidos Messi ha generado 7 goles (5 tantos y 2 asistencias).

Messi anotó en su lista de víctimas al Leganés, y cada vez son menos los rivales a los que no ha marcado.

No sabemos cuándo este caballero (caballero porque nutre el fútbol, porque hace lo imposible) se quitará la armadura, pero todos a los que nos gusta ver rodar el balón esperamos que sea dentro de mucho tiempo, porque será leyenda, porque podremos decir que vimos jugar a un mago, de Rosario, que a todos enamoró haciendo lo que más le gustaba, jugar al fútbol.

 

“Qué bueno que viniste”.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados