Judo

article title

El judo español en zona de incertidumbre

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Se estrecha el cerco para el judo español con la clasificación olímpica que echa el cierre a finales de mayo con el Master de Méjico para los que estén entre los top ten del ranking mundial y para el resto con el Grand Prix de Almaty a mediados de ese mismo mes.

No quedan muchas pruebas puntuables hasta esa fecha y se persigue un buen resultado que proporcione numerosos puntos para asegurar el billete a Rio, poder preparar el europeo y la cita olímpica con cierta tranquilidad, esto es justo lo que no está pasando, arrecian nervios y tensión con la fecha cada vez más próxima viajando a los confines del mundo para lograr apenas puntos, y es que a esas citas que son los Grand Prix y Grand Slam está acudiendo lo más granado del judo mundial, y las potencias en este deporte son las que se están llevando el gato al agua, la estrategia para los grandes está sirviendo en cambio el judo español en este punto presenta cuestiones.

Aquella generación de oro que allá donde acudía volvían con resultado no está y no es que ahora mismo no haya gente experimentada y de resultados, es que se está viendo que sobre el tatami no se está encontrando lo que se va a buscar y es que el circuito se endurece de modo sobrecogedor ante la proximidad de tan magna cita dando señales claras y evidentes de ello. La primera prueba puntuable del año fue el abierto de Túnez en el mes de enero contaba con más de 250 judokas llegados de todos los continentes se lograba un oro de Cinta García, una plata de Javier Ramírez y un bronce de Isabel Puche, estos son los resultados que se han logrado hasta llegar aquí y ahora restan por celebrarse los grandes torneos de Tbilisi, Samsun, Baku y Almaty donde no hay nada accesible y la representación de las potencias mundiales es máxima.
JuliaFigueroa

Los grandes están siendo torneos más espinosos a medida que la cita olímpica se aproxima, celebrándose en países potencia mundial con el anfitrión presentando 4 deportistas por categoría, desvaneciéndose así las posibilidades de medalla. La última vez que hubo metal para España fue con Julia Figueroa en el Grand Slam de París después la cosecha ha sido en blanco tras acudir a China, Corea, Japón, Cuba, Francia y Alemania este fin de semana.

Las citas de los open son también numerosas y a menudo se cuenta con las ausencias de la flor y nata mundial que está reservándose para los otros, la cuantía en número de puntos no es la misma pero las posibilidades quizás sean más amplias.

En zona de clasificación ahora mismo estarían Fran Garrigós en -60 Kg. Sugoi Uriarte en -66 Kg. Javier Ramírez y Kiyoshi Uematsu en -73 Kg. Adrián Nacimiento en -81 Kg. David Ruiz en -90 Kg. Julia Figueroa en -48 Kg. Laura Gómez en -52 Kg. María Bernabeu en -70 Kg. Laia Talarn en -78 Kg. con serias posibilidades anda Isabel Puche en -63 Kg. Si todo se afianzase y saliese como deseamos el judo español presentaría uno de los equipo más numerosos.

La situación es un bucle: participando en pruebas de alto rango con rondas preliminares haciendo de verdugo, enfrentamientos con rivales que a buen seguro están entre los top ten del ranking y viéndose fuera del torneo a primeras de cambio, se vuelva para casa de vacío y vuelta a empezar no con el stress de antes sino agudizado al ver que no quedan mucho donde acudir y el final de la clasificación ya ha puesto su línea en el horizonte temporal.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados