Fútbol inglés

article title

El infierno de Mamadou Sakho

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Daily Mail, de la mano de uno de sus periodistas encargados de cubrir la actualidad del Liverpool, Dominic King, ha publicado que Jürgen Klopp estaría meditando la opción de ceder al central francés Mamadou Sakho.

El objeto del préstamo sería que Sakho recuperase su aptitud física y mental después de los incidentes sufridos con el técnico alemán en pretemporada y su polémica de presunto dopaje. El defensor francés fue titular indiscutible y uno de los héroes y goleadores Reds el día de la épica remontada ante el Borussia Dortmund en Europa League. Uno de los capítulos más brillantes en los últimos años en Anfield. Debería haber sido de otra forma, pero desde entonces, Sakho está viviendo un infierno.

El primer capítulo negativo tuvo lugar el 17 de marzo de 2016. Ese fue el día en el cual ‘Mama’ -apodo con el que se le conoce cariñosamente en Merseysidedio positivo por una sustancia prohibida; un quemagrasas. La UEFA decidió sancionar de forma provisional a Sakho durante 30 días a fin de investigar sobre su culpabilidad e imponer una sanción mayor o desestimar el recurso. El Liverpool perdió a su central titular, había formado una pareja fiable con Lovren, para la final de la Europa League y todos los informes apuntaban a una futura sanción de, al menos, seis meses.

Parecía el fin de la carrera de Mamadou Sakho en Anfield; Jürgen Klopp es un entrenador muy estricto, de principios firmes y no iba a tolerar a un “tramposo” en su vestuario. De hecho, ya se conocía que Joel Matip se incorporaría a la disciplina del Liverpool cuando su contrato con el Schalke expirase el 31 de junio. ¿El reemplazo de Sakho?

LEER MÁS: Leónidas, vendrán tiempos mejores

Cuando nada podía ir peor; sin equipo, sin Eurocopa, sin la final de un título europeo que los aficionados Reds ansían desde hace más de 10 años y con su imagen seriamente dañada, la Comisión de Control, Ética y Disciplina de la UEFA trajo la buena nueva a casa de Mamadou. El 8 de julio se hizo pública la desestimación del recurso que sancionaba al central francés por lo que Sakho no hizo trampas, el producto no era ilegal y no sería sancionado. A apenas dos semanas de que el Liverpool regresase a los entrenamientos, Mamadou Sakho podía volver con total normalidad. Cambió su dorsal por el ‘3’, el de central titular, y afrontaba la temporada 16-17 con la ilusión de un debutante.

Pero algo olía raro desde el principio de la pretemporada. Una extraña lesión en el talón de aquiles le apartó de los primeros amistosos de preparación aunque si estaba apto para realizar el stage en Estados Unidos y voló con el resto del equipo rumbo a tierras norteamericanas. El 27 de julio, Jürgen Klopp expulsó a Sakho de la concentración a causa de su indisciplina. Los casos fueron tres, y fueron confirmados por el propio técnico: Sakho casi pierde el vuelo, también llegó tarde a una comida de equipo y faltó a una sesión de entrenamiento. El rígido código ético mencionado que Klopp atesora, no permite esta irreverencia y podemos imaginar cómo fue su reacción viendo los enfados que muestra en el propio terreno de juego. Cuando todo debería ir mejor que nunca, sobreponiéndose a una sanción y con la titularidad (casi) asegurada, Mamadou Sakho está viviendo su peor momento en Liverpool.

El jugador actualmente está entrenando por su cuenta y en el club consideran que debe reencontrarse consigo mismo después de seis meses muy duros. Klopp cuenta con Lovren, Klavan, Matip y espera la recuperación de Joe Gómez e incluso Lucas Leiva como opciones para el eje de la zaga. Una cesión corta podría ser la solución (?) que el Liverpool busque para Sakho, para intentar recuperarlo. El tiempo determinará su futuro pero la situación de Sakho ha pasado en menos de un año de ser amado por la afición y colega de Klopp a repudiado y excluido. Malos tiempos para ‘Mama’.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados