Fútbol italiano

article title

El hermanamiento más longevo del Calcio

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Menos mal que el fútbol entiende de amistades. Si no, qué sería de este deporte sin poder ver un partido en el bar, cerveza en mano, cantando los goles de tu equipo junto a unos amigos. Sería aburrido. Nada más. Porque el disfrute en conjunto es lo que llena. Tanto que a veces se fraguan grandes amistades con gente de otros equipos, como la que hay en el Calcio.

Y si no que se lo digan a los aficionados de Genoa y Napoli, dos históricos italianos -el primero el decano de Italia- a los que la chispa de la amistad les tocó una tarde de Mayo de 1982, con un 2-2 como resultado entre ambos que salvaba del descenso a los rossoblù y condenaba a la Serie B al Milan.

Norte y Sur: unidos por el Calcio

No obstante, esa amistad sellada en la recta final del Siglo XX entre genoveses y napolitanos se terminó convirtiendo en un hermanamiento en 2007, cuando ambos equipos llegaron a la Jornada 30 de la Serie B necesitando un empate -gracias al mismo cosechado por el otro implicado, el Piacenza- para regresar a la primera división del Calcio italiano.

Aquel día, ambos equipos dibujaron un 0-0 sobre el césped con el fin de asegurarse el ascenso a la Serie A. Fue, de hecho, tan claro el pacto existente y el deseo de ascender de la mano ambos clubes que los ultras del Genoa recibieron a los napolitanos en el Stadio Luigi Ferraris con una pancarta que rezaba: “benvenuto fratello napoletano“. Así, 90 minutos después, ambos equipos, ambas aficiones, ambas ciudades, celebraron juntos. La Serie A aguardaba a dos hermanos de distinta sangre.

Más de 30 años de unión

Pero fueron las campañas de marketing y todo el bombo que se dio en la prensa lo que alimentó este hermanamiento entre aficiones de la Liguria y Campania, trasladado también al seno institucional, en el que también existen buenas relaciones. Así las cosas, desde entonces es habitual ver imágenes de hinchas del Grifone y de Il Ciuccio compartiendo momentos en los prolegómenos de partidos y viendo juntos el encuentro.

Encuentros, muchos, los que han disputado ambas squadras sobre el césped en el último tiempo, pero también en los despachos, dónde han llegado a surgir pequeños rifi-rafe entre directivas por temas de fichajes, como ocurrió por ejemplo con aquel de Franco Zuculini en el verano de 2010.

En cualquier caso, pese a las rencillas recientes y normales que ha habido (no obviemos que en realidad ambos conjuntos compiten entre sí), los más de 30 años de hermanamiento están ahí, rellenando la historia del Calcio. Y todo indica a que aún quedan muchas páginas de amistad por escribir por genoveses y napolitanos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados