Copa de África 2017

article title

Héroe a los 44: El Hadary, el mito de Egipto

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Oficialmente se llama Essam El Hadary, pero al veterano arquero de Egipto se le conoce también por numerosos apodos como “El Mito”, “El Buffon Africano” o “El Gran Dique”. Ahora, a sus 44 años y 17 días, se ha convertido en la gran sensación de la, hasta ahora, gris Copa de África de Gabón.

En semifinales, en la tanda de penales ante Burkina Faso en semifinales, el portero egipcio detuvo dos lanzamientos y condujo a su equipo al partido por el título. Allí, El Hadary podría conquistar su quinto título de campeón de África, pues el arquero ya estaba en la selección cuando ‘Los Faraones’ vencieron en 1998. En la final de 2006, el egipcio detuvo tres penales ante Costa de Marfil, lo que llevó a un frustrado Didier Drogba a decir: “Este es el mejor arquero contra el que he jugado jamás”.

El auténtico Gianluigi Buffon quizá no esté de acuerdo, pero El Hadary ha dado al hasta ahora poco espectacular torneo en Gabón justo lo que le necesitaba tras la ausencia de jugadores como Drogba o la temprana eliminación de otras estrellas como Pierre-Emerick Aubameyang: una gran historia, una figura descollante. En realidad, el veterano jugador viajó a Gabón solo como suplente. Pero la lesión en el hombro el primer partido del arquero titular, Ahmed El-Shenawy, lo llevó de nuevo a la portería, en la que estuvo 433 minutos sin recibir un gol hasta que Aristide Bancé, de Burkina Faso, le hizo el 1-1 en semifinales.

Mucho más no concedió El Hadary. Durante los 90 minutos detuvo cuatro grandes ocasiones de gol y luego los penales cuatro y cinco. “Tuvimos los mejores nervios y el mejor arquero”, dijo el entrenador de Egipto, el argentino Héctor Cúper. Nombrado MVP del partido, el héroe del día tomó luego la palabra para hacer un par de declaraciones sencillas y rutinarias: “El espíritu de equipo y el carácter distinguen a este equipo egipcio. Esas fueron siempre nuestras fortalezas”.

 

El Hadary puede decirlo. Cuando en 1996 jugó su primer partido internacional, compañeros de la actual selección como Ramadan Sobhi ni siquiera habían nacido. El delantero del Stoke City es de la edad de la hija del arquero, 20. La nueva generación de futbolistas alrededor de Mohamed Salah (Roma) o Mohamed Elneny (Arsenal) se fijan en un portero que juega en el club provincial de Wadi Degla, en Egipto, y cuyas únicas dos experiencias en el extranjero fueron en el Sion suizo y el Al-Merrikh Khartum sudanés.

Sin embargo, todos ellos vieron sentados frente al televisor cuando eran niños cómo El Hadary vencía tres veces seguidas entre 2006 y 2010 en la Copa de África. “Les cuento las historias de nuestros éxitos pasados. Cómo lo conseguimos. Cómo ganamos”, dijo el veterano jugador. “Me escuchan con atención. Eso les da una motivación extra”. ¿Y qué es lo que lo impulsa a él? “Yo he ganado ya muchos títulos en el club y en la selección, pero un futbolista debe ponerse siempre nuevos objetivos ambiciosos”, explicó el arquero al portal de la FIFA.

Sus objetivos son un quinto título africano y algo que ni siquiera él ha logrado todavía: una participación en el Mundial con Egipto. En Rusia 2018 tendría 45 años y podría establecer un nuevo récord: el futbolista más viejo en disputar una Copa del Mundo fue el arquero colombiano Faryd Mondragón, que en Brasil 2014 tenía 43 años.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados