Polideportivo

article title

El Grand Slam femenino de golf

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Esta semana ha empezado en la localidad californiana de Rancho Mirage el primero de los torneos que conforman el Grand Slam femenino de golf, cuyo nombre comercial es ANA Inspiration (antiguo Nabisco). Estos torneos comenzaron en 1930 con el Western Open que durante siete años fue el único torneo grande. Desde entonces ha habido dos, tres, cuatro e incluso cinco torneos de Grand Slam como ha ocurrido en las dos últimas temporadas. Y 75 años de historia han dado para muchos datos.

Monopolio de Estados Unidos

El golf femenino en general, y el profesional en particular, nació en Estados Unidos y el dominio de este país en los primeros años de los grandes torneos fue absoluto. Estados Unidos organizó los primeros 125 majors, hasta que el Du Maurier Classic de 1979 se disputó en Québec City, Canadá. Y los primeros 51 títulos, todos hasta el Western Open de 1955, fueron conquistados por estadounidenses.

Match play

Actualmente todos los torneos tienen 72 hoyos pero no siempre fue así. En cinco ocasiones se disputaron a 54 hoyos, las dos últimas –el LPGA de 1996 y el Evian de 2013– por causa de fuerza mayor.

Y 27 torneos se celebraron bajo la modalidad match play, en duelos uno contra uno por hoyos y no por golpes. La gran especialista en este formato fue Patty Berg con cinco títulos, cuatro en el Western Open y el único US Open jugado en match play, el de 1946. Tras Berg están Babe Didrikson y Louise Suggs con cuatro títulos cada una, todos en el Western Open. Y es que este es el torneo match play por excelencia porque disputó así 25 de sus 38 ediciones.

El último torneo match play fue el LPGA Championship de 1955 conquistado por la estadounidense Beverly Hanson.

Campeonas amateur

Casi todos los torneos invitan a jugadoras amateur pero es casi imposible que luchen por el título con las profesionales. Pero antiguamente era posible y ocurrió en 16 ocasiones siendo Babe Didrikson, con tres títulos en el Western Open, la jugadora que más majors logró siendo amateur.

El último caso se produjo en el US Open 1967 donde la francesa Catherine Lacoste protagonizó una de las mayores sorpresas en la historia de su deporte. La hija del mítico tenista René Lacoste cogió una sólida renta de cinco golpes tras la segunda ronda que mantuvo hasta el final. Lacoste nunca pasó al campo profesional y tiene en su palmarés los torneos amateur más prestigiosos, el US Open, el British Open y el Espirito Santo Trophy, la principal competición femenina por equipos.

Ganadoras pioneras

Esta sucesión de nombres tiene que empezar por Lee Mida, la campeona del primer grande, el Western Open de 1930, y la primera amateur que logró un título.

Patty Berg, la mujer con más títulos de Grand Slam (15), fue, en el Tittleholders de 1937, la primera campeona en un torneo por golpes y al año siguiente y en el mismo torneo la primera campeona en bajar del par del campo.

El primer playoff se disputó en el US Open de 1953 y la ganadora fue Betsy Rawls que consiguió de esta forma el tercero de sus ocho grandes.

La primera campeona no estadounidense fue la uruguaya Fay Crocker, de origen norteamericano, pero nacida en Montevideo. Crocker logró dos títulos, el US Open de 1955 y el Tittleholders de 1960.

Otros tres continentes, aparte de América y salvo África que sigue buscando un título, tienen campeonas. La primera europea fue la mencionada Catherine Lacoste en el US Open de 1967, la primera asiática fue la japonesa Chako Higuchi en el LPGA Championship de 1977 y la primera oceánica fue la australiana Jan Stephenson en el Du Maurier Classic de 1981.

Y, por último, hay que acordarse de la primera ganadora de un torneo celebrado en Europa, la surcoreana Se-Ri Pak que ganó el Open Británico de 2001.

View image | gettyimages.com | Patty Berg en 1951.

Grand Slam con asterisco

El gran reto del golf es ver a una jugadora ganar los cinco grandes del año. Sería una de las mayores hazañas de la historia del deporte porque ni tan siquiera ocurrió cuando había cuatro grandes torneos ni tampoco se ha visto caso alguno en el circuito masculino.

Lo más próximo son las gestas de Babe Didrikson y de Mickey Wright. En 1950 Didrikson ganó los tres grandes de esa temporada, Tittleholders, Western Open y US Open. Y Mickey Wright, al ganar el US Open y el LPGA Championship de 1961 y el Tittleholders y el Western Open de 1962, se mantiene como la única jugadora campeona de cuatro grandes consecutivos.

Especialistas en un torneo

Ocho torneos han formado parte del Grand Slam. El más nuevo, el Evian francés con solo dos ediciones, no tiene a jugadoras con más de un título. La taiwanesa Tseng y la surcoreana Ji-Yai Shin han conquistado el Open Británico un par de veces. El Du Maurier Classic lleva el sello de Patty Berg con tres títulos. En el Nabisco hay tres tricampeonas, la sueca Sörenstam y las estadounidenses King y Alcott. Mickey Wright tiene el récord de cuatro títulos en el LPGA Championship y en el US Open, este último compartido con Betsy Rawls. Pero la mejor de las especialistas es Patty Berg, capaz de ganar en siete ocasiones el Western Open y el Tittleholders.

Records positivos y negativos

El récord de menor número de golpes en un torneo de 72 hoyos lo mantiene Betsy King desde que ganase el LPGA Championship de 1992 con 267 impactos (17 bajo par), pero el récord de mayor número de golpes bajo par esta compartido por Dottie Pepper (Nabisco 1999), Karen Stupples (Open Británico 2004), Cristie Kerr (LPGA 2010) y Ya-Ni Tseng (LPGA 2011) con 19 bajo par.

Los records en negativo los posee Helen Hicks en el Tittleholders de 1940 al ganarlo con 336 impactos, 36 sobre el par del campo, que fue el Augusta Country Club (no confundir con el Augusta National, la sede del Masters) de la localidad de Augusta, Georgia.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados