Fútbol italiano

article title

El gran quebradero de cabeza de la Roma

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique Julián Gómez – La estabilidad no ha sido ni mucho menos uno de los puntos fuertes de la Roma en los últimos años. Ni a nivel deportivo, ni técnico, ni institucional. Y eso que mantienen sobre el campo a dos de los mejores representantes en el fútbol actual de todo lo contrario, como son los jugadores-bandera Daniele De Rossi -habrá que ver por cuánto tiempo- y el capitán Francesco Totti.

Quien más ha sufrido esa inestabilidad ha sido sin duda la portería romana. Probablemente desde Francesco Antonioli, portero del último Scudetto romano en 2001, y que se retiró el pasado mes de diciembre a la respetable edad de 43 años, la Roma nunca ha encontrado un portero de garantías con continuidad a la altura del nombre del club.

Solo Ivan Pelizzoli, suplente de Antonioli hasta que este dejó el equipo, y el brasileño Doni, porteros de bajo perfil, han tenido una cierta continuidad en la última década. Por allí han pasado con más pena que gloria otros porteros como Júlio Sergio, Artur Moraes, Gianluca Curci o Bogdan Lobont. En 2011, la llegada del portero de la selección holandesa Maarten Stekelenburg parecía terminar con esas dudas de una vez por todas. Sin embargo, sus problemas personales con Zeman le apartaron de la titularidad, obligando a colocar como titular al nada fiable Goycoechea, y Stekelenburg fue vendido el mes pasado al Fulham.

Por tanto, numerosos nombres han surgido este verano para ocupar la tormentosa portería capitalina. Se negoció con Rafael, prometedor meta brasileño del Santos infructuosamente. Con Julio Cesar, titular de la canarinha en la última Copa Confederaciones, aunque salió por la puerta de atrás del Inter y descendió en Inglaterra con el QPR, se rompieron las negociaciones en el último instante, cuando el jugador ya estaba listo para volar a Roma. Tampoco se realizaron con éxito los intentos por Emiliano Viviano y Stefano Sorrentino, dos de los mejores porteros del panorama italiano y que el Palermo, recién descendido a Serie B, tiene en el mercado.

Finalmente, a la Roma se le apareció la gran oportunidad en el sur. El Napoli, con las contrataciones del propio Rafael y la cesión de Pepe Reina, a su vez desplazado por Mignolet en el Liverpool, tiene perfectamente cubierta la portería para la próxima temporada y daba vía libre a la salida de Morgan De Sanctis. Así, la Roma se hace por un precio ínfimo, medio millón de euros, con un portero de garantías, titular indiscutible en el exitoso Napoli durante los últimos años. Internacional, de solvencia sobradamente probada, sin embargo su edad, 36 años, provoca que sea una apuesta a cortísimo plazo. Después, el problema de la portería de la Roma continuará.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados