EURO 2016

article title

Francia, el gallo del corral

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Francia no será gallo en corral ajeno, será gallo y anfitrión y nadie quiere rechazar la invitación. A falta de dos jornadas para echar el cierre a la clasificación para la Eurocopa, algunas selecciones como Austria, Inglaterra, Islandia o República Checa ya han reservado su billete para asegurar su presencia en tierras franceses dentro de diez meses. La Eurocopa dará comienzo el 10 de Junio y finalizará el 10 de Julio. En su inauguración, diez años se cumplirán de la última presencia digna de una selección como la francesa en el panorama futbolístico, finalista en 2006 del Mundial de Alemania. De la última conquista europea en la Eurocopa de Bélgica y Países Bajos en el 2000, un Zinedine Zidane con el diez a la espalda despuntaba por encima del resto siendo elegido mejor jugador del torneo. Un año antes de que Florentino Pérez convirtiese en órdenes los deseos de la afición madridista y Zidane recalase en la capital española. De 1984, año de la primera conquista europea de los bleus destacaba también un diez. Era Michael Platini, varón de pelo rizado y virtuoso de la pelota. Máximo goleador de la fase final de la historia de las Eurocopas con nueve tantos, todos ellos marcados en la Eurocopa de 1984 que llevaron a Francia a levantar el trofeo por primera vez en su historia.


Italia, una pesadilla que se repite

Zidane fue el último. El último gallo que levantó al público del asiento. Fue su carta de despedida y pudo tener un final mucho más romántico, fue antes de hora, con pena y sin gloria, el francés abandonó el Olímpico de Berlín en el 110′ de partido tras atestar un cabezazo en el pecho del italiano, Marco Materazzi. Pese a ello, fue el mejor de los franceses esa noche y durante todo el torneo siendo Balón de Oro del torneo pese a que la copa fuera para los italianos. Desde entonces, el pueblo duerme en una pesadilla. Nadie ha despertado de la agonía de aquella tanda de penalties, el 9 de Julio de 2006. En 2008, en la Eurocopa de Austria y Suiza, los franceses cayeron en la primera fase tras no superar la fase de grupos. Fueron últimos del “Grupo de la muerte” un grupo que completaban Países Bajos, Italia y Rumanía. El destino deparaba una segunda oportunidad en la última jornada donde poder resarcirse los franceses. No fue así, los italianos volvían a atestar el golpe definitivo y por segunda vez en menos dos años, los franceses quedaban noqueados y por ende eliminados tras perder en la última jornada.

 

 

Desastre en Sudáfrica y renovación sin éxito

La tensión y la crítica había empezado mucho antes. Tras no conseguir el billete directo para Sudáfrica. Francia tuvo que jugar la repesca ante Irlanda y fue Henry y su mano izquierda los encargados de llevar a los franceses al mundial. Ya de pleno en el Mundial,  Francia fue el hazmerreír del Mundial. Gallo que no canta, algo tiene en la garganta. Ajeno al terreno de juego, Anelka fue expulsado de la concentración, Evra se peleó con el preparador físico, los jugadores se negaron a entrenar. “Los jugadores no quieren entrenarse. Es una vergüenza. En estas condiciones he decidido volver a París y dimitir”, dijo el delegado de la Federación, Jean-Louis Valentin. En el grupo de la anfitriona, Sudáfrica y junto a México y Uruguay. Los franceses quedaron últimos de grupo, anotando únicamente un gol durante su participación en el torneo. Un gol a veinte minutos del final de la tragedia que no sirvió ni para maquillar semejante desastre.

 

 

No solo fue Jean-Louis Valentin, delegado de la Federación. Jean-Pierre Escalettes, presidente de la Federación Francesa de fútbol dimitió y Raymond Domenech fue cesado del cargo de seleccionador, dejando paso a Laurent Blanc. Los objetivos del combinado a corto plazo eran asegurar la clasicación para la Eurocopa de 2012 y dar un lavado de cara necesario a un combinado mermado desde la marcha de Zidane. Blanc cumplió y llevó a Francia a la Eurocopa de 2012, celebrada en Polonia y Ucrania. Francia fue segunda en el Grupo D por detrás de Inglaterra y avanzó a los octavos de final de la competición donde pondría punto y final a su travesía por Polonia y Ucrania tras perder por 0-2 frente a la Selección española de Vicente Del Bosque.

Deschamps , Brasil y una máquina por engrasar

Si con Blanc se había limpiado, faltaron las esquinas. Llegó Deschamps con el objetivo de clasificarse para el Mundial de Brasil 2014 y de pasó limpiar todas aquellas esquinas con polvo que dejó Blanc. Una vez más, con tensión y angustia lo hizo en la fase de repesca ante Ucrania. Tras conseguir un resultado negativo, los galos consiguieron darle la vuelta por 3-0 y así asegurarse la presencia en la fase final del Mundial. Hasta doce caras nuevas se vieron en el Mundial de Brasil respecto a la lista de la Eurocopa. Varane, Sakho, Mangala, Schneiderlin, Pogba o Griezmann eran algunos de los que comenzaban a asomar la cabeza para salvar la flota francesa. Honduras, Suiza y Ecuador fueron los combatientes restantes del Grupo E. No hubo tensión, ni angustia, ni rebeldías, ni expulsiones. Francia anotó ocho goles en los primeros dos partidos y no le hizo falta más para acabar liderando el Grupo E. Esta vez, el número diez lo portaba Karim Benzema. La selección mostró un buen fútbol, tanto que por minutos opositó como una de las candidatas a llevarse el Mundial. En Octavos, costó más. Sorprendió el orden de los nigerianos y el rigor táctico que mostraron hasta que Pogba cerca del final y un autogol en el descuento permitiera a los franceses avanzar. Fue Alemania en Cuartos de final quien pusiera punto y final a un bonito cuento que llevaba camino también de tener un idílico final. Matts Hummels con un gol de cabeza tempranero cerró un partido sin grandes ocasiones. Desde el 2006, había sido la mejor participación de Francia. Benzema estuvo a la altura y el lavado de cara surgió efecto. Puede que fuera una selección demasiada joven o inexperta ante la poderosa Alemania. De todas formas, Deschamps parecía haber encontrado el camino.

 

 

Cada gallo canta en su gallinero, y el que es bueno, en el suyo y en el ajeno

Cierto es, que sera en su gallinero como ya lo fuera en la 1º edición de la Eurocopa donde Francia acabó semifinalista y más tarde en 1984 donde los galos terminaron campeones con un Platini pletórico. Todos apuestan por la selección francesa. Si en Brasil faltó tiempo y experiencia, en Francia no hay pegas. El potencial del combinado nacional es máximo, cuenta con alternativas en todos sus puestos, jugadores de talla mundial para liderar la selección y un entrenador que lleva desde 2012 y conoce muy bien el conjunto. El once inicial parece cada vez más definido y la idea de juego parece que también. Desde la retaguardia, Raphael Varane será el encargado de liderar y defender territorio francés. El madridista tendrá un papel fundamental acompañado de Koscienly/Mangala/Sakho todavía no se sabe con exactitud quién sera su acompañante, mucho depende de la participación de Otamendi en el City y el nivel que rinda Mangala. En el medio del campo, la idea parece que cuaja. Morgan Schneiderlin será el encargado de hacer funcionar esta máquina, el reciente fichaje del Manchester United estará acompañando por dos pulpos que deberán asumir más galones que los requeridos. Blarem Matuidi y Paul Pogba, la segunda línea de combate del conjunto galo, llegadores, diferentes y hasta parecidos, cooperarán con Morgan para ofrecer el equilibrio necesario. Y arriba, dinamita pura. Griezmann ha adquirido un papel tan sumamente importante que causa peligro haya por donde aparezca. En el Atlético se ha convertido en el buque insignia, cada partido deja un detalle o varios y el gol lo tiene entre ceja y ceja. El movimiento será constante con Benzema a quién le gusta caer banda tanto como a Griezmann terminar de punta. Valbuena, tan pequeño como necesario, es un fijo en los esquemas de Deschamps por causas notorias. El desborde que ofrece y la entrega de cada partido resultan un fijo en los planes del seleccionador. Y arriba, de nuevo un diez. Debe ser la Eurocopa de Karim Benzema. Ese pequeño paso que le queda para alcanzar la cúspide. Nadie duda de ello pero Francia y los franceses se derriten por ver a Benzema con los mismos ojos que vieron a Platini y Zidane. Si falla alguno, hay armario para rato. No hay dudas, el gallo va a cantar y está en su corral.

Sin título

Jugadores que podrían estar en la próxima Eurocopa

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados