La Liga

article title

La Liga y un calendario esperpéntico

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Vivimos a lo largo del sábado cuatro de febrero situaciones y comportamientos esperpénticos que por surrealistas jamás se podrían imaginar. El temporal de lluvia pero sobre todo de viento que afecta a Galicia, provocó en el día de ayer la suspensión del encuentro que debía abrir la Jornada 21 en la Liga Santander. Un encuentro que enfrentaba al Deportivo de la Coruña con el Real Betis. Al no encontrarse ninguno de los dos equipos inmersos en ninguna otra competición, las consecuencias de la suspensión no fueron más allá del mero hecho de la necesidad de fijar una nueva fecha para el encuentro. El riesgo de desprendimiento de las cubiertas de Riazor era real y la necesidad de correr riesgo alguno, nula.

Sin embargo, en la mañana de hoy, el Alcalde de Vigo comunicaba la inviabilidad de la disputa en el día de mañana del encuentro que debía cerrar la jornada dominical y que enfrentaría al Celta de Vigo con el Real Madrid. En el día de ayer, en el mismo caso, los responsables de La Liga, no tardarían más que unas horas en confirmar la suspensión o aplazamiento del encuentro. Por el contrario, en el día de hoy, La Liga aún no se ha pronunciado y se suceden una serie de rocambolescas situaciones dignas de ser calificadas de esperpento.

Por un lado, el Real Madrid no desea aplazar el encuentro bajo ningún concepto, por lo que está trascendiendo. El club ha tomado la determinación de viajar hasta Vigo para la disputa del encuentro de mañana, pese a que el Alcalde de Vigo, como hemos reseñado, ya ha anunciado que no es viable la disputa del mismo en Balaídos. Desde el club madridista, habrían propuesto varias alternativas para que se pueda celebrar el envite, como podrían ser el cierre de la zona del graderío afectada o incluso que el encuentro se dispute en El Molinón. El club blanco no desea el aplazamiento,, dándose la circunstancia de que en caso de que el equipo vaya avanzando rondas en la Champions League y el Celta en la Copa del Rey, no habría fechas viables para la disputa del partido. Además, era más que probable que el club vigués realizara mañana un gran número de rotaciones, situación de la que podría aprovecharse el Real Madrid para intentar solventar el encuentro con mayor solvencia, siempre a priori.

LEER MÁS: De Shoji a Kiyotake: los fracasos nipones de La Liga

Por su parte, el Celta de Vigo no se pronuncia. Aunque podría beneficiarle el aplazamiento del encuentro, dada la cercanía de la disputa del encuentro de vuelta de Copa del Rey ante el Alavés, se encuentra en la misma situación del Real Madrid, ya que en caso de que consiguiera avanzar rondas en UEFA Europa League, sería prácticamente imposible fijar una nueva fecha para el enfrentamiento liguero.

Finalmente, se añadiría el Deportivo Alavés, que ante la posibilidad de que el Celta tuviera más días de descanso para preparar el encuentro de Copa, también habría solicitado el aplazamiento del duelo copero para favorecer la igualdad de condiciones en dicha eliminatoria.

Y, mientras los rumores referentes a los clubes implicados van en aumento, La Liga no se pronuncia. Para agregar una pequeña dosis de desconcierto más, el equipo arbitral no reciben notificación alguna de aplazamiento y también se desplazan a Vigo, a la espera de acontecimientos.

 

Más allá de opiniones subjetivas que puedan surgir, y del inevitable debate ‘futbolero’ que la situación está generando, algo es objetivamente innegable en el análisis de la situación provocada en las últimas horas. Algo eternamente planteado, pero a lo que no se da solución: lo apretado del calendario. Bien harían los responsables del fútbol español en reflexionar y tratar de dar solución a un calendario tan exigente y apretado, sin margen de maniobra para dar solución a posibles imprevistos como los acaecidos durante la Jornada 21 y que termina por desembocar en situaciones tan complejas como la de hoy, de no fácil solución y cuyos tiempos de reacción dejan a nuestro fútbol, el fútbol español, en un lugar más que discreto ante la atónita mirada del exterior.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados