FC Barcelona

article title

El fútbol de la posverdad

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La salida de Neymar, el sextuplete del Madrid o la humildad del Atlético son buenos ejemplos del fútbol actual y del tratamiento que dentro y fuera de los clubes se hace del mismo. La posverdad se ha instalado también en este universo, reticente a muchas innovaciones pero al mismo tiempo proclive a aceptar justificaciones a sus desmesuras. El ahora brasileño del PSG empleó tácticas disuasorias ante sus compañeros y directivos, una gran parte del madridismo acepta el reto de igualar al Barça de Guardiola, solo que desafiando a la matemática al partir de inicio con un título menos, y todo aquel que se entienda con el club colchonero defiende su modestia, pese a ser una entidad que en los últimos años ha destacado por su capacidad de gasto.

Por norma general, los protagonistas son los mejores conocedores de la realidad, también en el fútbol. Existe, no obstante, un pulso eterno entre estos y todos aquellos que les rodean, de forma directa o indirecta. Entre la verdad de dentro y la verdad de fuera siempre existe la verdad completa porque los implicados tienen una caprichosa tendencia al desapego de la realidad por cualesquiera intereses. Esta actitud conlleva que cada vez es más equidistante la diferencia entre la verdad indiscutible y las versiones interna y externa de los hechos.

La junta del Barcelona, por ejemplo, encaja con la profesionalidad de un sparring los golpes de la certeza intuida por el entorno y calla con deliberación la verdad con la que cohabitan quienes manejan el club. No desentona, en este sentido, con el resto de gestores del fútbol, más dados a la intriga que a la transparencia. La consecuencia de estas conductas es que la verdad real nunca se conoce. Con ello, las críticas y los elogios son tomados como frívolos o pertinentes según sople el viento.

La mentira ha conquistado a los humanos con el mensaje de que siempre es menos dolorosa que la verdad. Solo de esta manera se puede entender la querencia al engaño que asalta al mundo y, como parte de él, al fútbol. La patraña ha adoptado una nueva personalidad en el globo de la posverdad, y ya se la puede conocer con el eufemismo de hechos alternativos, aquellos de los que se nutren organizaciones y personajes para arrogar credibilidad a sus tejemanejes pese a que no son ciertos. A grandes rasgos, Neymar supo colocar a su padre en el lugar adecuado para culpar a la directiva de su deslealtad. El Madrid se aprovecha de muchos medios de comunicación para todo tipo de tareas, y el Atlético, siguiendo los ejemplos de la introducción, de una afición espléndida que jamás se desalienta.

Claro que los periodistas tenemos responsabilidad en el entramado, y no solo por la militancia que ahora emborrona la tarea de tantos clásicos de la profesión. El periodismo ha malentendido su papel: prefiere la velocidad a la verdad. Esta afición por la primicia, que no la inmediatez, ha difuminado las fronteras de lo publicable y, en su lugar, ha dado fuelle a ese término, la posverdad, que tras toda una década de uso gris se convirtió en la palabra del año 2016 para Oxford Dictionaries.

Así evoluciona el lenguaje y degenera la sociedad. Mientras el fútbol infla los precios de cualquier jugador con la coartada del dinero fácil y abre la puerta al gasto desmedido, que beneficia y perjudica a los clubes en la misma medida, el mundo cierra la puerta a la certeza, lo que en realidad nos damnifica a todos. Es la nueva humanidad, inventora de palabras que suavizan el significado de otras y maniquí de informaciones de todo tipo, ya sean verdad o posverdad.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados