Fútbol inglés

article title

El Ferrari que no tenía reproductor de .mp3

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Es una de las casas más bonitas, resplandecientes, lujosas y caras de la calle, pero sufre una plaga de ratas en su interior que tiene a sus inquilinos muy preocupados y angustiados. Es el coche más potente y de mayores prestaciones del mercado, pero no cuenta con reproductor de .mp3 para escuchar música.

El Manchester United es una de las potencias por excelencia del fútbol inglés, y sin duda ha vuelto al primer plano mediático tras un verano de lo más movido. Con un gasto de casi 200 millones de euros, fue sin duda el equipo que más dinero invirtió en reforzar su plantilla. Futbolistas de primerísimo nivel mundial como Ángel Di María o Radamel Falcao, entre otros, llegaban a Old Trafford con el único objetivo de devolver el prestigio perdido tras una dura temporada 2014/15.

En un terreno devastado por las llamas, con alguna que otra ceniza todavía latente, las expectativas sólo podían ser positivas, mejores. Todavía más cuando se había invertido tanto dinero. Pero no, parece que no. Parece que una plantilla que tiene un escaparate perfecto tiene productos en mal estado en su almacén.

Tras un gran encuentro contra el Queen Parks Rangers, en el que era el primer partido con todas las estrellas recientes (y ya conocidas) a las órdenes de Louis van Gaal, la ilusión explotó. Los Red Devils goleaban 4-0 y todo parecía ir cogiendo forma poco a poco. Pero el destino les tendría una muy desagradable sorpresa sólo 7 días después.

El Manchester United se ha convertido en uno equipo con muchos flases para esta presente temporada por dos razones: fracaso anterior y grandes fichajes. Es por ello que el pasado fin de semana volvieron a reunir grandes focos en su visita al King Power Stadium, donde visitarían a uno de los equipos revelación de la Premier League, pese a que sus resultados no eran del todo perfectos.

El inicio fue el esperado, el gratificantemente esperado. Los de van Gaal lograban adelantarse en el marcador con un cómodo 0-2, con Falcao asistiendo a van Persie en el 0-1 y con Di María marcando un soberbio gol para el segundo. Los planes volvían a salir bien. Ganaban, ponían tierra de por medio pronto y las estrellas rendían. Pero una hora después las sonrisas y tics nerviosos por la alegría se volverían en lágrimas de impotencia, de sorpresa, incluso de tristeza.

El Leicester, tras ir perdiendo posteriormente 1-3, lograba empatar el encuentro en apenas minutos 3-3, logrando un éxtasis generalizado en la grada local, y sacando de nuevo sobre el césped los peores síntomas de debilidad. La pesadilla era un hecho, pero faltaba lo peor, lo más doloroso, e incluso lo más humillante. Los Foxes no se conformarían, vieron el estado de show del Manchester United y lograron adelantarse en el marcador, e incluso abrir brecha, marcando el 4-3 y el posterior y final 5-3.

El bombazo era un hecho. La tormenta había descargado toda su potencia, toda su rabia climatológica sobre el césped, dejando KO, absolutamente noqueado a un equipo de Manchester que, días después, todavía no ha encontrado soluciones ni explicaciones. Las caras del banquillo visitante en Leicester eran todo un poema. Giggs no encontraba objetivo fijo para su mirada perdida. Van Gaal no dudaba en taparse el rostro mezclando incredulidad y casi sensanción de vergüenza. Sus máximas estrellas, ya sustituidas, como Di María y Falcao mostraban un rostro serio que pondría la piel de gallina incluso a Tim Burton.

Muchos dudaban de que se pudiese empeorar la etapa de David Moyes en Old Trafford, durante la cual no sólo registró cifras negativas a nivel deportivo, sino que además acabaría en una triste clasificación que les dejaría fuera de torneo europeo. Pero el Manchester United 2014/15 ya empeora las cifras del técnico escocés en sus primeras 5 jornadas. La actual plantilla suma 5 puntos de 15 disputados, con sólo 1 victoria en 5 partidos. Datos y cifras totalmente indignas de una plantilla de su máximo nivel, de su exquisitez deportiva, y sobre todo de su estratosférica inversión.

Manchester United, una mansión querida por todos, que esconde limitaciones en su interior.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados