Fútbol inglés

article title

El éxito o el fracaso en los despidos de la Premier League

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La decisión de Crystal Palace de despedir  a Frank de Boer después de sólo cuatro partidos de Premier League ha generado acusaciones de corto plazo refiriéndose a la escasa paciencia de los nuevos tiempos que vemos en el fútbol inglés, pero ¿existe un mejor momento para cambiar de manager?

El mandato de Frank De Boer con tan solo cuatro partidos es el más corto en la historia de la Premier League, incluso Les Reed entrenó durante siete partidos antes de ser despedido por el Charlton en la víspera de Navidad del 2006, pero Steve Parish no ha tenido paciencia y el Palace argumentó que no han podido esperar al no ver signos de mejora en el equipo.

En las últimas cinco temporadas, solo el Sunderland ha despedido a un manager en el segundo mes de la campaña, echando a Paolo Di Canio el 22 de septiembre de 2013. Funcionó bien para los Black Cats, que mejoraron notablemente su mal arranque para terminar cómodamente por encima de la zona de descenso (14º) después de que Gustavo Poyet asumiera el cargo de los del Stadium of Light.

De hecho, en los últimos cinco años, la mayoría de los equipos que despidieron a su mánager en la primera mitad de la temporada disfrutaron de repuntes y mejoras al finalizar las temporadas.

De los cinco equipos que hicieron un cambio en octubre, solo uno sufrió el descenso a Championship al final de temporada, fue el Aston Villa en la lamentable temporada 2015/2016 cuando despidieron a Tim Sherwood en la decimonovena posición pero acabaron esa temporada últimos en la tabla.

Sin embargo, el Swansea City tuvo que despedir a dos entrenadores el curso pasado para mejorar, su decisión inicial de reemplazar a Francesco Guidolin por Bob Bradley en octubre no fue positiva, y en diciembre fue Bradley despedido y reemplazado por Paul Clement que logró una milagrosa salvación.

De los otros tres equipos que cambiaron de mánager en octubre desde 2012, Sam Allardyce y Jurgen Klopp mejoraron las posiciones de Sunderland y Liverpool en dos posiciones respectivamente en la 2015/2016, mientras que el propio Crystal Palace pasó de la 19ª a la 11ª después de despedir a Ian Holloway y nombrar a Tony Pulis en 2013/2014, ya saben que el ‘Pulismo’ es un seguro de vida.

Los dramáticos despidos, en cambio, vislumbran que hacer la nueva contratación en el mes de octubre sea, en promedio, el mejor mes para haber despedido a un entrenador de la Premier League durante las últimas cinco temporadas.

Con mucho menos tiempo para cambiar las cosas, sólo dos de los clubes que han despedido a un mánager en marzo o abril desde el comienzo de la 2012/2013 han terminado la temporada en una posición más alta, y uno de ellos fue el Newcastle United en 2015/2016, quien a pesar de mejorar su clasificación descendió tras retener demasiado en el cargo el Newcastle a Steve McClaren.

El Middlesbrough (Aitor Karanka, marzo de 2017), Aston Villa (Remi Garde, marzo de 2016), Manchester United (David Moyes, abril de 2014) y Reading (marzo de 2013) terminaron en la misma posición que cuando hicieron el cambio, mientras que el Sunderland (Gus Poyet, marzo de 2015) y Norwich City (Chris Hughton, abril de 2014) cayeron un lugar.

Diciembre ha sido el mes más popular para los despidos en las últimas cinco temporadas, con 10 banquillos caídos para darle la oportunidad a una nueva gestión con el mercado invernal presente para intentar el cambio de rumbo.

Despidos por mes (antes de Frank de Boer) durante las últimas cinco temporadas

Septiembre: 1
Octubre: 5
Noviembre: 2
Diciembre: 10
Enero: 3
Febrero: 5
Marzo: 6
Abril: 2
Mayo: 1 (Roberto Martínez despedido un partido antes de acabar la temporada)

Media de posiciones ganadas

Septiembre: 6
Octubre: 3.2
Noviembre: idéntica
Diciembre: 1.9
Enero: -0.66
Febrero: 0.8
Marzo: 0.16
Abril: idéntica
Mayo: 1

Los más afortunados a lo largo del último lustro con el cambio de entrenadores han sido, el Swansea que fue de la decimonovena posición a la decimoquinta bajo la dirección de Paul Clemente. El Crystal Palace, por su parte, subió del 17º al 14º después de reemplazar a Alan Pardew por Sam Allardyce.

El Chelsea pasó de la 16ª a la 10ª posición en la temporada previa tras despedir a José Mourinho y poner a Guus Hiddink a cargo, mientras que Swansea subió tres puestos del 15º al 12º puesto tras despedir a Garry Monk.

El West Brom subió del decimosexto al decimotercero tras echar a Alan Irvine en diciembre de 2014, mientras que el Crystal Palace volvió a beneficiarse de un cambio en esa temporada cuando sustituyó a Neil Warnock por Alan Pardew y subió de la zona de descenso para terminar 10º.

Solamente en 2013-14 los despidos de diciembre salieron menos bien, con la decisión de Cardiff City de despedir a Malky Mackay y nombrar a Ole Gunnar Solskjaer  bajaron a Championship cuando se encontraban en la decimosexta posición

El Hull City mejoró dos posiciones, pero no lo suficiente para salvarse después de echar a Mike Phelan la temporada pasada y contratar a Marco Silva, mientras Southampton sólo subió un lugar después de despedir a Nigel Adkins en enero de 2013, pero no lamentó la decisión, terminando octavo bajo Mauricio Pochettino la siguiente temporada.

Conclusión

De los 35 cambios de mánager en la Premier League en las últimas cinco temporadas, sólo 10 resultaron en que el club terminara más bajo que la posición en que estaban cuando hicieron el despido. Siete terminaron exactamente en la misma posición, pero un poco más de la mitad (18) mejoraron a su antecesor.

Y aunque muchos han acusado al Palace y a Steve Parish de entrar en pánico, no son nuevos en esto habiendo hecho tres cambios a mitad de temporada en las últimas cuatro campañas, y más aun sabiendo que los Eagles siempre mejoraron cuando vino otro mánager a mitad de temporada. Hasta siempre, Frank.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados