Miscelánea

article title

El enésimo retorno de Luca Toni maravilla en Verona

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZLuca Toni no es de esos jugadores que llegaron al fútbol destacando desde que era adolescente, como tantos y tantos que aparecen en la élite con edades cada más impactantemente tempranas. Se aleja de ese cliché de futbolista al que se “veía venir” y del que se rescatan vídeos haciendo alguna maravilla con el balón sin levantar más de un palmo del suelo. De los que aparecen desde jóvenes ya en las alineaciones de los mejores equipos del continente. Qué va.

Luca Toni tampoco es de esos futbolistas que, una vez superada la treintena, se dejan llevar por una lógica decadencia, acomodándose en el banquillo agarrado a algún contrato millonario o atrapado por los petrodólares en algún club del golfo pérsico. De hecho, ni seis meses duró en el Al Nasr la única vez que cayó en la tentación, retornando a Italia tras la tragedia de su hijo. Ni seis meses tampoco duraron sus agrias experiencias, especialmente la segunda, en la Roma y el Genoa, con contratos de varios ceros.

Un goleador que creció en el barro de los campos de las categorías inferiores italianas, tras salir de su apenínico pueblo natal con 13 años para jugar en la vecina Modena. Empoli, Fiorenzuola, Lodi, Treviso… Luca Toni se fue labrando un nombre a base de goles hasta debutar, ya con 23 años, en Serie A con el Vicenza. Un inicio agridulce, con nueve tantos, el descenso de categoría y su traspaso al Brescia, que apostó fuerte -pagó la cantidad más alta de su historia- por sus goles.

No cumplió con las expectativas en el equipo del último Roberto Baggio, en gran parte por culpa de una grave lesión. Y no sería hasta tres años más tarde cuando explotaría definitivamente, anotando medio centenar de goles con el Palermo en dos temporadas a caballo entre Serie B y Serie A. Y ya recién cumplidos los 29 años daba el salto final a la élite futbolística en la Fiorentina: Bota de Oro, Campeonato Mundial con Italia, o dos años más tarde capocannoniere de la Bundesliga -solo dos italianos habían conseguido antes ser máximo goleador en el extranjero- con el Bayern. Casi imposible encontrar una trayectoria similar en el fútbol actual. 

Ni salir sin hacer ruido del Bayern, ni por la puerta de atrás en el Genoa, ni quedarse fuera del nuevo y victorioso proyecto de Conte en la Juventus. Nada terminó con Luca Toni, un tipo de delantero centro, clásico. Tan clásico como poco común en estos tiempos, ese rematador puro, que enchufa todo lo que encuentra en el área, por alto o por bajo, y que hace de cada protección de un balón una empresa heroica en su habitual lucha con centrales de todo tipo para beneficio de sus compañeros. En su retorno a la Fiorentina la pasada temporada ya se vio, a dosis limitadas, eso sí, que ese Luca Toni no se había perdido con el paso de los años ni el desprecio de algunos entrenadores. Tampoco se había perdido cuando eligió Verona como su ¿último? o al menos siguiente paso en su dilatada trayectoria. 

Ambicioso, dejaba la Fiorentina este verano en busca de más minutos a sus 36 años. Todavía podía ser importante en el Calcio. Y todavía lo es. Luca Toni se ha erigido como líder de un equipo con tanta historia de trás como el 'bomber' italiano. Campeón en los '80 y recién ascendido a Serie A tras una década vagando por las catacumbas del Calcio, el Verona está sorprendiendo y maravillando en este inicio de temporada, con Luca Toni como gran representante dentro y fuera del campo.

Su sola presencia en el área infunde miedo a cualquier central, más en una liga italiana en la que, en paradoja con los tópicos, las defensas son cada vez más débiles. Una presencia que permite a sus compañeros, jóvenes y talentosos secundarios de lujo como Jorginho, Martinho o Iturbe, lucirse a sus espaldas. Un Verona que con Luca Toni como estandarte ha conseguido hacer del Bentegodi de nuevo un fortín -cuentan todos sus partidos por victorias- y colocar a la armada gialloblù junto a Roma, Juventus o Napoli en la zona alta de la clasificación. Como en aquellos maravillosos '80. En su enésimo retorno a la élite, Luca Toni sigue marcando una forma de ver el Calcio. Y sigue marcando goles, por supuesto. Que es lo suyo.

[Sigue toda la actualidad del fútbol italiano en @CalcioSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados