Se habla de:

Champions League

article title

El don de aquel chico de Mannheim

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

“Hay un chico que juega de maravillas. Es de la escuela turco alemana. Éste llegará lejos seguro”. Esas fueron las palabras exactas de un amigo que por aquel entonces, hacía negocios por la zona de Baden-Wurtemberg. A los pocos días de aquella conversación, nuestro protagonista ficharía por el Hamburger SV, aunque seguiría cedido en su club de origen, el Karlsruher SC.

Al escuchar aquellas palabras, decidí ver un partido de aquel futbolista. Mi amigo estaba en lo cierto. El chico, además de jugar al fútbol de manera brillante, tenía un don especial. Es cierto que hablamos de la 3.Liga alemana, pero a un joven de 18 años que jugaba con ese desparpajo, no había que perderle de vista. Pero además, estaba ese don. Cada vez que el balón se paraba en la frontal del área tras una falta del rival, Hakan Çalhanoglu, nuestro protagonista, sabía que tenía una oportunidad más de demostrar su habilidad.

‘The Free Kick King’. El ‘Rey de los tiros libres’. Su apodo no podía ser otro. La colocación de la barrera, la distancia del esférico a la portería, un guardameta de nivel. Independientemente de los factores externos, a Hakan Çalhanoglu no le afecta nada para sacar a relucir su don. Con el balón en movimiento es capaz de utilizar sus dos piernas, pero para manifestar su facultad, la derecha es la elegida. Golpes de balón letales, efectos dañinos, decisiones inesperadas.

Hakan no necesitó de adaptación para jugar en la máxima competición alemana. Su primer año con la mítica camiseta del HSV estuvo al nivel de los esperado. 38 partidos disputados, 11 tantos y 5 asistencias, en un equipo que luchó por no descender a 2.Bundesliga. Çalhanoglu exhibió la pasión y la magia turca, a la vez que la constancia y la metodología alemana. Algo más de 14 millones de euros decidió pagar el Bayer 04 Leverkusen por el futbolista nacido en Mannheim el pasado verano. El proyecto de las aspirinas pretende girar alrededor de Hakan y de manera instantánea, se convirtió en el nuevo jugador franquicia de los de la Bayer.

Y sigue mostrando su don. Çalhanoglu no pierde cada oportunidad que se le presenta. Sus rivales, al igual que evitan hacer penaltis, intentar no hacer faltas en la frontal. El estadio susurra cada vez que esto ocurre. Hakan aspira. Probablemente, segundos más tardes todos hagan lo mismo: ¡TOR!.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados