Real Madrid

article title

El derbi madrileño en clave de Shakespeare

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

‘Ser o no ser, esa es la cuestión’. La lucha entre la vida y la muerte que Hamlet libra dentro de sí mismo tras la muerte de su padre, el Rey de Dinamarca, en la famosa obra de Shakespeare, podría representar de manera fidedigna el significado del derbi de mañana para el Real Madrid. Continúa su soliloquio Hamlet en la obra maestra del escritor insinuando que la muerte es deseable porque es como dormir, y cuando duermes es inevitable soñar. El aficionado madridista rechaza dicha muerte aunque sí anhela soñar que hay vida tras la travesía por el desierto en que se ha convertido el inicio liguero madridista. Un arranque irregular que algunos sentencian como una muerte prematura para las opciones de título del conjunto merengue, aunque, como bien se escenifica en Hamlet, en la vida se soportan una lista de horrores y sufrimientos en la conciencia de la existencia de algo que desconocemos. Y a ello se aferran en el club presidido por Florentino Pérez, a la posibilidad de una reacción que haga olvidar las dificultades atravesadas hasta la fecha. Evitar pensar en los errores del pasado para actuar con energía en la consecución de objetivos futuros, en remendar los errores cometidos durante el camino, y las circunstancias, que también influyen en el devenir de los acontecimientos. Abandonemos la equiparación shakesperiana para analizar los detalles del clasico en clave madridista.

RECUPERACIÓN DE PIEZAS CLAVE

Uno de los factores indiscutibles que han influido en los tropiezos ligueros del conjunto blanco han sido las bajas en forma de lesión. Jugadores como Carvajal, Marcelo o Varane, indiscutibles y necesarios en la retaguardia merengue, han atravesado por problemas físicos que les han impedido actuar en diversas fases del campeonato o hacerlo mermados. Para el derbi, los tres estarán disponibles y de su rendimiento, especialmente el de los laterales, fundamentales en los esquemas ofensivos del equipo dirigido por Zidane, dependerán gran parte de las opciones de victoria madridista. La presencia de Keylor Navas se antoja improbable, que se uniría a la conocida baja de otro baluarte madridista, el galés Gareth Bale.

EL ENGRANAJE DE LA MEDULAR

Sin duda, el factor determinante de los éxitos del Real Madrid reside en la fortaleza de su medular, en la riqueza técnica y táctica de sus componentes. En este inicio de temporada tan sólo Casemiro e Isco han rendido al nivel esperado o incluso por encima de él, como es el de caso del jugador de Arroyo de la Miel. Por su parte, Modric y Kroos no han terminado de encontrar su verdadero nivel y el equipo lo ha acusado. El Madrid necesita de la mejor versión de ambos para recobrar la hegemonía en el desarrollo de los encuentros, fundamental en las recientes conquistas madridistas. De su nivel futbolístico dependerán en un alto porcentaje las posibilidades de triunfo de los de Zidane.

KARIM BENZEMA O MARCO ASENSIO, LA GRAN DUDA

Que el nivel mostrado por el delantero francés se encuentra lejos del esperado en la presente temporada es una evidencia que no requiere mayor análisis. Si a su rendimiento estadístico sumamos la apatía que se desprende de su actitud en el campo, las dudas sobre la idoneidad de su inclusión en el once inicial son más que razonables. Si sumamos el empuje de Marco Asensio, las únicas dudas que quedan por disipar estriban en la predilección del entrenador francés por las cualidades del atacante galo.

CRISTIANO RONALDO Y LA RECUPERACIÓN DEL OLFATO

Si algo está acusando especialmente el Real Madrid en el inicio del campeonato es la pérdida del olfato goleador de su estrella, Cristiano Ronaldo. El portugués inició la temporada arrastrando una dura sanción tras su expulsión en la Supercopa y a su vuelta no ha terminado de encontrar su nivel de acierto de cara a la portería contraria. Su capacidad es innata, por lo que en cualquier momento, el gol volverá a mostrarse como la mayor virtud del delantero luso. Las esperanzas madridistas pasan porque ese momento sea el derbi, que puede desnivelarse si Cristiano encuentra su mejor versión.

EL FACTOR MENTAL, FUNDAMENTAL

Tanto el Madrid como el Atlético afrontan el derbi como un partido de vital importancia para no descolgarse y perder aún más opciones de alcanzar el campeonato. El factor psicológico será fundamental. Aquel equipo que logre una mejor gestión de la presión mental que supone la disputa de un derbi en una situación límite en la clasificación aumentará sus opciones de salir victorioso del envite. En este sentido, el Atlético tendrá a su favor el factor ambiental, que le otorga su condición de local.

En cualquier caso, el derbi se presenta, como siempre, como un enfrentamiento apasionante, una fiesta del fútbol en la que se depositan grandes expectativas de disfrutar de un gran espectáculo para el aficionado a este bendito deporte que es el fútbol. Un encuentro que representa una rivalidad inmensa e histórica, del que se presupone una intensidad superlativa. Supone para ambos, aunque especialmente para el Real Madrid, un ‘ser o no ser’, vivir o morir en el intento. El espectáculo está servido. Sólo queda disfrutarlo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados