Huesca

article title

El Cucho, electricidad cafetera de futuro

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El fútbol colombiano suele producir grandes futbolistas, generalmente de garra, velocidad, eléctricos, de fútbol vertiginoso y capacidad creativa. También, como no, de talento. Willington Ortiz, Valenciano, Leonel Álvarez, Mario Yepes, Higuita, Valderrama, Asprilla… Los más recientes, Radamel Falcao y James Rodríguez. Todos ellos jugadores importantes que, eso sí, se presentan con cuentagotas en el espacio temporal. Protagonistas emergentes en cada época grabados en el recuerdo de los amantes del balompié.

Con menor asiduidad, se presentan en España futbolistas procedentes de Colombia a edad temprana, jóvenes promesas que comienzan a forjar su futuro y deslumbran en territorio español. Muchos aspectos han variado en las últimas décadas que facilitan la posibilidad de importar talento futuro procedente de países lejanos, con el enriquecimiento que ello supone tanto para los diamantes foráneos como para la competición doméstica.

Cucho

‘Cucho’ | Eléctrico

Uno de esos casos se ha presentado esta temporada en la Liga 1|2|3, y concretamente en Huesca, alumbrado por los focos de El Alcoraz. Se trata de Juan Camilo Hernández Suárez, aunque si le llamamos ‘Cucho’ a buen seguro que su nombre les comienza a resultar familiar. Iniciado futbolíticamente en la selección Risaralda juvenil, pronto el Deportivo Pereira de la segunda categoría colombiana se fijaría en las cualidades de un joven descarado que con tan sólo 15 años debutaba con el primer equipo. Sólo unos meses después anotaría su primer gol para dar la victoria a su equipo por 2-3 ante el Real Santander. El siguiente curso, Cucho explotaba. Ya tenía 16 añitos, y en sólo tres meses del 2016 se había convertido en la estrella y referente del club, con dos dobletes y un hat trick que aupaban al Deportivo Pereira a liderar la tabla, y a jugarse el ascenso en una última jornada en la que Itagüí Leones les privaría del ascenso en los últimos minutos. Con todo, Cucho culminó la temporada como máximo realizador con 21 tantos y daría el salto a Primera División de la mano de América de Cali, al que llegaría cedido por el Granada CF, en una de aquellas operaciones a varias bandas protagonizadas por Giampaolo Pozzo. También sería vital en su nuevo club, al que llevó a Semifinales de los cuadrangulares finales con un gol que eliminaba al Deportivo Pasto, aunque caerían en semifinales ante su rival vecino, Deportivo Cali, con el joven Hernández volviendo a destacar para su escuadra.

Cucho

‘Cucho’ Hernández, jugador explosivo

Y el 8 de julio de 2017, ‘Cucho’ llegaría a España de la mano de la SD Huesca, a través de una cesión de su club propietario, el Watford inglés. El Cucho llegaba como un gran desconocido para la mayoría de los aficionados del país y de la categoría, pero no ha demorado demasiado la presentación de su tarjeta de visita para no ser indiferente a nadie. Una pretemporada prometedora comenzó a dejar pinceladas de lo que el joven colombiano de 18 años podría ofrecer a su nuevo equipo. Polivalente, Cucho se adapta a cualquier posición de la segunda línea ofensiva, pudiendo desenvolverse igualmente con maestría como referencia de ataque. Con las lógicas reticencias que ofrece el rendimiento que se puede mostrar en una pretemporada, las expectativas crecían en torno a la figura del atacante con el inicio liguero. Y ‘Cucho’ no ha decepcionado a los que confiaron en su capacidad para destacar en una categoría tan complicada como la Liga 1|2|3. Han transcurrido ya diez jornadas ligueras y los números ofrecen una aproximación al verdadero nivel que Hernández está ofreciendo a la SD Huesca, tanto en El Alcoraz como a domicilio. Ya son cinco los tantos que ha anotado, destacando el doblete conseguido en Almería, y tres las asistencias repartidas a sus compañeros que finalizaron en el fondo de las mallas rivales. Un futbolista referencial.

Hablamos de aproximación, ya que la dimensión de su juego se extiende exponencialmente por encima de sus números. Reúne todas las características necesarias para triunfar en el deporte rey, con la ventaja que le ofrecen su juventud y margen de progreso y mejora. A sus cualidades individuales suma excepcionales capacidades para asociarse con sus compañeros, forjando sociedades realmente enriquecedoras para el conjunto con futbolistas de gran nivel como Gonzalo Melero o Álvaro Vadillo. Dicen que los jugones se entienden por inercia y éste parece ser el caso. Con una línea atacante de tal calibre la afición de El Alcoraz vive expectante la espera para disfrutar de su equipo actuando como local.

Cucho

‘Cucho’ Hernández | Ambición

Y es que ‘Cucho’ es un futbolista especial. Diferente, dotado de cualidades innatas que comienzan a deslumbrar. Unas caracerísticas que hacen de la polivalencia una de sus fortalezas. Actuando como extremo, añade la calidad y velocidad en conducción a su riqueza técnica. Explosivo en la arrancada, veloz en carrera, atrevido en los duelos individuales, su persistencia y la fe en sus posibilidades lo convierten en un extremo temible para las defensas rivales. Con capacidad para amenazar la línea de fondo, extiende su peligro a los desmarques diagonales hacia el interior que ofrecen a los pasadores grandiosas oportunidades de facilitar asistencias a un futbolista que suele convertirse en letal en la definición. Su riqueza de recursos y sus fundamentos tácticos le hacen comprender el juego de ataque a la perfección, lo que le convierte en un futbolista extremadamente peligroso actuando por detrás del punta, en la zona central, a través de la cual puede añadir llegada desde segunda línea, a la que suma visión de juego que posibilita habilitar al referente ofensivo a través de medidas asistencias de gol. La guinda la establece cuando se sitúa como referencia ofensiva, en una versión cercana a la de ‘falso nueve’, en la que su velocidad, capacidad de desmarque, potencia de disparo y variedad de recursos en el remate le llevan a convertirse en un goleador diferencial.

Un futbolista realmente completo al que, a sus 18 años, hay que sumar una ambición infinita. En su ADN no aparece la conformidad, buscando la mejora constante, convencido de que su techo se encuentra aún lejano. Hace tan sólo nueve meses confesaba que su sueño era jugar en un grande, no en uno cualquiera: en el Real Madrid. Y es consciente de que una meta de tal calibre sólo es alcanzable a través del esfuerzo, el sacrificio y la evolución constante. Nos encontramos ante un futbolista explosivo, tanto en la faceta futbolística como en la mental.

Así es el ‘Cucho’. Y de esta forma se ha presentado en sociedad en España, ambicioso, explosivo, repleto de motivación, cargado de sueños por cumplir a través de una madurez descarada que deslumbra allá por donde pasa. Internacional sub-20 con Colombia, su futuro está en la absoluta. Es el ‘Cucho’, la electricidad ‘cafetera’ del futuro.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados